Dr. Luis Alberto Gómez Chávez

Solo tienes que decirlo

No puedo dejar de pensar en las palabras que Jesús dijo a diferentes personas después que él les hacia algún milagro. A unos les prohibía decir lo que habían experimentado, a otros les decía que lo contaran. Es más, a otros solo les dice que sigan creyendo, lo cual significa, dar a conocer lo que él ha hecho en sus vidas. Por ejemplo, al leproso de Mateo 8:4 le dice que “no diga a nadie sobre el milagro”. Cuando dio vista a dos ciegos en Mateo 9:30 les dijo que nadie lo supiera. Mientras que en Marcos 2:11 al paralitico solo le dice que se fuera a su casa. Al hombre de la mano seca le dijo, levántate y ponte de píe en medio (Marcos 3:3).

¿Ya se dio cuenta de este detalle? Sin embargo, en otros casos, él mismo ordenó ir a las personas y decirles cuan grades cosas ha hecho él. A la mujer samaritana en Jn. 4 le dijo que contara a los suyos lo que Jesús hizo en su vida. A los discípulos les ordeno contar a todo el mundo acerca de su amor y su perdón (Mt. 28). A nosotros se nos ha ordenado hacer lo mismo, decirle a las persona que Jesús dio su vida en la cruz por amor, y que desea que ninguno se pierda (Hch. 1:8; 2 Ti. 4.2). A Pablo le dice que no pase por Macedonia, y en otros casos le ha impedido ir a determinado lugar. Sin embargo, en términos generales, a todos se nos ha ordenado contar lo que Dios ha hecho en nuestra vida.

Más de 5 mil millones de personas en el mundo aun no han recibido esta noticia de salvación. Más de 7 mil etnias en el mundo ni si quiera han escuchado sobre Jesús mucho menos que se les explique en qué consiste el evangelio. Y aunque son miles de miles los misioneros alrededor del mundo llevando el mensaje que cambia vidas, aun hay países que han cerrado sus puertas al evangelio. Con todo, la tarea continua, y mientras la Iglesia este sobre la tierra porque Jesús no ha regresado para llevarla con él, solo tenemos que decir al mundo, contar a las personas que en Jesús hay salvación.

Solo tienes que decirlo, si solo tenemos que contarlo, pero cuéntalo bien, paso por paso. Diles a las personas que Jesús les ama, que sin él están en pecado, que el pecado mata, pero que Jesús ya pagó en la cruz para dar oportunidad para tener vida eterna por medio de su sangre. No cuesta mucho, todo está en que sintamos compasión y pasión por las almas perdidas. De ellas tenemos muchas, estas personas son no alcanzadas aún. Están por todos lados, no tienes que caminar mucho, no tienes que gastar muchos, solo tienes que hacer un compromiso, hacer un poquito esfuerzo, solo tienes que decirlo, solo tienes que decir quién es Jesús y el amor que tiene para todo el mundo y que se necesita creer en él.

Claro, debes aprender a saberlo decir, pues no todos te entenderán, sea por el idioma, o por la clase de personas. Cerca de ti hay personas no alcanzadas, por todas ellas Jesús dio su vida. Ámalos como Jesús los ama, y si te rechazan, tranquilo (a), Jesús vivió esa experiencia mas no se detuvo. Así que, simplemente, solo di ese mensaje de Juan 3:16, no te detengas, hazlo una y otra vez, paso a paso, no te detengas, solo diles quien es Jesús y cuanto puede hacer por las personas. Eso si, dilo ahora y mañana, porque si no lo haces, puede ser tarde para alguien que tu amas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s