Increíble pero cierto

Dr. Luis Alberto Gómez Chávez

Jesús, siendo el Eterno Dios, el poderoso e invencible Señor, el justo y sin pecado Cristo, fue condenado a morir en una cruz como un criminal.  ¿Cuál fue su pecado?  No hubo pecado en él, ni en sus pensamientos, ni en sus acciones, pues todo lo que hizo estaba dentro de las dimensiones de lo correcto, de lo moral, de lo justo, de lo que Dios le habían ordenado hacer.   Entonces, ¿Por qué el Santo e Inocente Jesús venido del cielo fue condenado a morir como un criminal y malhechor?   ¿Por qué el Padre permitió que su Hijo muriese de esa manera, en una cruz cuando toda su vida en la tierra fue solo hacer Su voluntad, vivió solo para amar, servir, y obedecer?

Es muy natural que una persona sea juzgada y hasta condenada cuando lo que hizo merece ese tipo de castigo o condena.  Por ejemplo, un ladrón merece cárcel, un violador merece cárcel, un narcotraficante merece cárcel, todo el que viola las leyes o hace cosas que dañan al prójimo, merece ser castigado.   Muchos Estados de este país contemplan la ley de la pena de muerte para ciertos criminales,  pero también hay muchos otros países que la  aplican.     Los dos criminales colgados a ambos lados de Jesús, ellos mismos reconocieron que estaban en ese lugar por sus pecados porque lo merecían mientras que Jesús, ¿por qué lo estaban crucificando?

Increíble pero cierto, Jesús siendo inocente, sin pecado, sin culpa alguna, fue crucificado  como uno de los más grandes criminales de ese tiempo.    Es la paradoja más increíble pero necesaria en la historia de la humanidad.   ¡Que Dios mimo, el Santo y sin pecado, el más grande de todos, quien dedicó su vida para ayudar a las personas, fue condenado a morir de esa manera!    ¿Qué es lo que motivo al Padre a entregar a su Hijo a una muerte como esta, dolorosa, vergonzosa,  y humillante?  ¿Qué es lo que motivó a Jesús a someterse al Padre, al designio del Padre, y al plan eterno de Dios  y morir sin reclamo, sin decir nada, sino que simplemente como que si fuera verdaderamente culpable se dejo crucificar?

Lo que motivó al  Padre a hacer tan increíble decisión  y a Jesús a someterse voluntariamente a tan perfecto plan del Padre fue su amor eterno y la condición  del hombre.   La Biblia dice que el amor de Dios  es perfecto, no tiene medida  es inmenso, no tiene limitantes es eterno (Ef. 3:18-21), es tan grande que no puede ver que el hombre se pierda  sin tener oportunidad para ser liberado de la muerte eterna (Jn. 3:16).     Dios por amor tomó forma de hombre, dejó su trono, y se sometió a un estilo de vida muy diferente al de un rey y que  lo llevó a morir en una cruz.   Juan dice, “En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que El nos amó a nosotros y envió a su Hijo como propiciación por nuestros pecados.” (1 Jn. 4:10).

Increíble pero cierto, Jesucristo murió para darnos vida.  Del trono a la cruz, dejo su trono para morir en una cruz, y todo por amor.    Esta es la paradoja más grande y profunda que se ha dado.   Te toca a ti, después de creer en Jesús, tomar la decisión de vivir solo para servir, vivir crucificado para él. Y ya no vivir tu, sino que Cristo ha de vivir en ti.   Increíble pero cierto, si quieres vivir, necesitas morir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s