MAYORDOMIA DEL DINERO

Dr. Luis Alberto Gómez Chávez

Ya hemos estudiado acerca de la administración de la vida, el tiempo, la familia, y el trabajo. Hoy nos dedicaremos a tratar el tema de la mayordomía del dinero. En primer lugar, es necesario administrar el dinero y los bienes materiales regidos por algunos principios financieros. Es importante saber en segundo lugar lo que ingresa y lo que egresa mensualmente. En último lugar al considerar el tema del dinero, hay dos vías de enfoque, en relación a Dios: lo que damos en calidad de ofrenda y diezmo. Y en relación al hombre la manera como lo distribuimos o gastamos.

Muy pocas cosas miden la madurez espiritual de un cristiano y el dinero es una de ellas. Un pastor fue invitado por una iglesia para que la pastorease. En su primera predicación dominical dijo a la congregación, ¿desean que la iglesia crezca? Todos contestaron, ¡Amén! El pastor les dijo que para lograr el crecimiento necesitaba que todos los miembros de la iglesia trajeran al templo tres cosas: la Biblia, el himnario y la chequera o cartera del dinero.

En primer lugar, es muy importante y necesario administrar el dinero y los bienes materiales regidos por algunos principios financieros.

El dinero en el hogar siempre ha sido motivo de discusión, problemas y desacuerdos matrimoniales y familiares. Si un matrimonio logra ponerse de acuerdo con respecto al dinero, ha logrado mucho. Pero si no hay acuerdo, entonces se dará una mala administración, despilfarro, mezquindad, abuso y muchos problemas.

El Dr. Guillermo Taylor en su libro, “La familia auténticamente cristiana”, p. 119 dice: “La mayordomía cristiana es el servicio que le cristiano rinde a Dios, reconociendo que todo lo que es y se tiene es un regalo de Dios y debe ser administrado de acuerdo a su voluntad y para su gloria”. Al analizar esta definición unido a otros pensamientos y pasajes de la Biblia, surgen muchos principios sobre la administración del dinero en el matrimonio, la familia e iglesia.

1. Debemos reconocer que todo lo que somos y tenemos es de Dios.

Unido el salmo 24:1 a Santiago 1:16-17 se comprueba que nosotros somos dueños de nada. El dinero jamás será suficiente para satisfacer las necesidades, aspiraciones, anhelos y deseos. Así que, lo mejor que podemos hacer es entregarnos a Dios, depender de él y esperar solo en él.

2. Debemos fijar prioridades concretas basadas en las necesidades descubiertas.

Significa definir y diferencias lo que es más importante de lo que es urgente (Lc. 12:22-34). No afanarse por lo material al punto de olvidarse de Dios. ¿Qué es lo más importante que debemos tener en el hogar de acuerdo a las necesidades y las posibilidades? Haga una lista de las necesidades en el hogar y luego póngalas en orden de prioridad y finalmente proponga posibilidades para resolverlas.

3. Cultive y disfrute un espíritu de contentamiento y de conformidad en Dios.

Tanto el matrimonio como la familia debe aprender a vivir satisfechos con lo que son y con lo que Dios les ha dado (Mt. 6:31-34; Fil. 4:6,19). Cuando se aprende a dar generosamente a Dios, se vive confiando en que Dios proveerá para todas las necesidades. Esto no debe matar el espíritu de superación, deseo de mejorar, solo que se debe cuidar de no estar impulsado por la codicia o la avaricia.

4. Liberarse cuanto antes de las deudas es sabiduría de Dios (Prov.22:7).

Las deudas empobrecen, engañan, quitan el sueño, esclavizan y traen problemas. Estas roban la libertad, la paz y nos hace abusar del futuro que no es nuestro. Se aclara que comprar una casa no es deuda, es inversión y comprar un carro aunque no es inversión, es una necesidad. Consejos, consolide las tarjetas, no compre al crédito, esfuércese por ahorrar antes. Las tarjetas de crédito son de ayuda y útiles en casos de emergencia, sin embargo, es un imán que lleva a las personas a endeudarse y esclavizarse.

5. Prepare cuanto antes un presupuesto familiar financiero mensual y aprenda a regirse a este con disciplina.

6. Practique todo consejo en pro de un bienestar familiar y que refleje nuestra espiritualidad.

a. No olvidar que delante de Dios sólo somos “siervos y administradores” de lo que tenemos y somos porque Dios es el dueño (1 Co. 4:1-2).

b. El principio de la bendición está en el ejercicio de la generosidad en la práctica de dar (Hch. 20:35).

c. Comprar y gastar es un arte que debe saberse controlar. Comparar precios y decidirse por el mejor precio es derecho de todo consumidor y decidirse por lo más barato no siempre es la mejor decisión. Sin embargo, obsesionarse por lo caro significa algunas veces sacrificar las prioridades del hogar. No gaste por deseos y marcas, sino en base a las necesidades, posibilidades y la calidad.

d. Enseñe a los hijos el valor del trabajo, del dinero, la importancia del ahorro y los buenos resultados del saber usar el dinero.

e. Tener y regirse por un presupuesto familiar al principio le parecerá en vano, aburrido e innecesario, pero al final desfrutara del orden, de reposo, de la paz que saber que no se debe a nadie, que el dinero le alcanza para todo, y lo mejor es que está dando lo mejor a Dios lo que es de Dios.

En segundo lugar, es muy importante averiguar con exactitud lo que ingresa mensualmente a la familia y luego reconocer lo que está saliendo, evaluar la manera en que se está distribuyendo. Significa que cada persona, matrimonio o familia debería tomarse un tiempo para hacer un presupuesto familiar tomando en cuenta las partes más fundamentales.

En tercer lugar, al hablar de la mayordomía del dinero, ha de establecerse el enfoque administrativo siguiendo dos vías o direcciones. Uno que tiene que ver con la manera en que damos en relación a Dios: ofrendas y diezmos. Y luego la manera en que nosotros gastamos, o invertimos el porcentaje que nos queda para nuestro sustento. En este caso, iremos a la Biblia para que sea ella misma la que nos instruya a cerca de estas dos relaciones.

Como ya lo he anticipado, el dinero es una de las cosas que más mide la madurez espiritual o la buena relación de un cristiano con Dios. Contestemos las siguientes preguntas. ¿Cómo me siento cuando me corresponde dar mucho dinero de ofrenda en la iglesia? ¿Qué significa dar a Dios? Es a) Una obligación, b) Una tarea, c) Una responsabilidad, d) Un deber, e) Una carga, f) Un privilegio, o g) Una bendición.

¿Qué diferencia hay entre dar y ofrendar? ¿Qué es más importante entre ofrendar y diezmar? ¿No será que en la acción de dar está incluido el ofrendar y diezmar? En el Nuevo Testamento hay unas palabras básicas, importantes y poderosas que ayudan al crecimiento espiritual del creyente. Primero está la palabra “Creer” que aparece 272 veces. Segundo está la palabra “Orar” con 371 veces. Tercero está “Amar” con 714 veces. Por último está la palabra “Dar” con 2,162 veces. Significa entonces que la acción de “Dar” es superior a todas. Las cuatro son importantes pues al hacerlas un hábito ayudan al crecimiento espiritual y miden el nivel de madurezEl dar u ofrendar es una demostración de madurez espiritual y amor (2 Co. 8:1-15).

a. La Iglesia de Macedonia “dieron, ofrendaron” como un ejemplo de su madurez espiritual (v.1-5). La gracia, y la capacidad de dar u ofrendar Dios la dan y viene como fruto de tener una relación adulta, intima, estrecha y madura con él (v.1). Observe como Pablo describe la forma en que estos hermanos dieron u ofrendaron a Dios como resultado de su amor hacia él (v.2-5): “dieron estando en grande prueba o tribulación”“dieron en abundancia de gozo” “desde su profunda pobreza” “abundaron en riqueza de generosidad”.

Ofrendar, diezmar es dar a Dios y para que esto tenga valor no solo debe ser resultado de la madurez espiritual sino que debe darse con una actitud adecuada, correcta y admirable. Ponga atención al ejemplo hermoso de esta iglesia, dieron con tanto gozo y esmero que se esforzaron más allá de sus capacidades. Ellos se pidieron a Pablo con ruego, humildad e insistencia que se les diera la oportunidad de participar en el privilegio de dar para las necesidades y la obra de Dios.

Se destacan otros aspectos a sobresalir. No solo suplicaron que se les permitiera participar, sino que generosamente dieron desde su profunda pobreza. ¿Cuándo sería? El énfasis no está en la cantidad sino en la actitud de esta gente. Otra cosa, no solo dieron lo que tenían, sino que ellos mismo se dieron primero a Dios. ¿Qué significa esto a la luz de Ro. 12:1-2? Para estos hermanos, el ofrendar o el dar para Dios era un privilegio, bendición, placer y no era gravoso, obligación, carga o algo forzado.

En resumen, ninguna persona hará tal cosa como la anterior si no está en una relación adulta, intima, profunda y madura con Dios por medio del Espíritu Santo. Cuando se ama a Dios en verdad, no solo se da lo que se tiene, sino lo que se es. Cuando lo hace es con gozo, generosidad, alegría y sinceridad.

b. El dar u ofrendar es una demostración de amor hacia Dios (v.6-15). El ejemplo máximo da dar generosamente es Jesucristo. El v.9 dice: “Jesucristo por amor a vosotros se hizo pobre siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueses enriquecidos”. Luego al leer Juan 3:16 y los v.8-11 “Porque de tal manera amo Dios al mundo que HA DADO a Su HIJO”.

Pablo puso a prueba el amor de los cristianos de Macedonia a través del ejercicio de dar u ofrendar para los más necesitados (v.8). Para que una persona o una Iglesia aprenda a ofrendar o dar necesita: amar a Dios, disposición y deseo de corazón y tener algo que dar (v.12). El amor está ligado al dar y el dar está relacionado con una vida madura en Cristo (v.7, 12-15; Ef. 4:15-16).

El dar u ofrendar es un privilegio que cosecha grandes bendiciones.

¿Por qué es un privilegio dar u ofrendar? Cuando una persona aprende a dar u ofrendar con amor, generosidad, sinceridad y disposición, se recibe mucha bendición de Dios. Hay satisfacción interna por el hecho de haber servido a los demás y por estar haciendo lo que Dios espera que hagamos, Dios promete bendiciones (Ga. 6:7,9; Hch.20:35, Lc. 6:38).

Algunas de las bendiciones que se recibe por dar a Dios con amor y voluntad: fortalece nuestra fe (Pro. 3:5,9), trae bendición a la vida presente (Pro 22:9, 11:25), da felicidad y satisfacción (Hch. 20:35), el dar nos acerca más a Dios (Mt. 6:21) y es una inversión temporal y eterna (1 Ti. 6:18-19). Cuando ofrendamos o damos con amor, generosidad y gratitud, no será una carga, molestia, sino una preciosa bendición.

El dar incluye el diezmar a Dios.

La acción de dar incluye no solo el ofrendar no como una obligación religiosa sino como un privilegio de amor, pero también incluye el diezmar. Al respecto, en la Biblia hay instrucción específica, antes de Moisés o de la Ley, el hábito de diezmar ya era practicado. Cuando Dios revela la Ley, ésta exige que todo judío diera la décima parte de todos sus bienes. En el Nuevo Testamento enseña que lo que Dios espera es el 100% a diferencia del 10% en tiempos de la Ley y del 22% en el tiempo de Abraham.

Formemos un debate entre dos grupos, uno apoya la práctica del diezmo solo en el AT y el otro que es para el Nuevo Testamento. Al finalizar, preguntas a la congregación sobre cuál es su sistema de preferencia: 22% de Abraham, 10% de la Ley o el 100% del Nuevo Testamento.

a. Origen y práctica del diezmo.

Una definición sencilla de diezmo es: “Es la décima parte de las entradas, y ganancias netas dedicadas a Dios para fines religiosos y como una expresión del amor y la adoración a Dios”.

Primera mención de diezmo(Ge.14:17-20).

¿Quién instruyó a Abraham sobre el diezmo si aún no estaba escrita la Ley de Dios? La Biblia no nos lo dice, pero se deduce que él lo fue aprendiendo del ejemplo de sus antepasados: Abel, Noe. Hay quienes sugieren que las naciones aledañas lo practicaban. Lo que si se aprende de este pasaje es que Abraham diezmaba con motivación de gratitud, adoración y responsabilidad.

Fue oficializado bajo el sistema mosaico (Lv. 27:30; Dt. 28:1-13).

Cuando Dios dio su Ley al pueblo de Israel, la disciplina de diezmar vino a ser parte de las obligaciones de cada judío. Era una demanda de Dios para todo judío, dar la décima parte de todo lo recibido. Y aunque no se castigaba a quien no lo daba, pero si hay promesas de mucha bendición para quienes lo hacían.

¿Qué elementos relacionados al diezmo encuentra en Lv. 27:30, Dt. 14:1-13, Malaquías 3:9-10; Números 18:21-28?

¿Qué se debía incluir en el diezmo? Recordar que los diezmos son de y para Dios (Lv. 27:30-32)? Se daba de la tierra, producto, animales, dinero e hijos (Lev. 27:30). Los fariseos y escribas eran exagerados porque pedían más (Mt. 23:23). Los israelitas los daban a los Levitas para que ellos lo suministraran (Núm. 18:21-28).

El principio fundamental detrás de la práctica del diezmo es que se debe saber que desde el inicio, el diezmo servía para el sostén económico de la obra del Señor, para la expansión del evangelio (2 Cor. 9:11-14) y era administrado con honradez, porque Dios vigilaba (2 Cor. 9:16-24). Se debe dar, ofrendar y diezmar con amor y para Dios.

b. Lineamientos para practicar el diezmo para Dios.

En el Nuevo Testamento, no hace gran énfasis como una obligación de la Ley, sino como una demostración de gratitud y amor hacia Dios. Es como el resultado de estar en buena comunión con Dios y de la madurez espiritual. Algo interesante es que en el NT, mayormente en los escritos dirigidos a la Iglesia, no se exige literalmente diezmar, mas bien, hay una demanda clara a que nos demos el 100% a Dios (Ro. 12:1-2). Sin embargo, hay principios y lineamientos que infieren la necesidad de diezmar para Dios.

¿Cómo debe darse la ofrenda o el diezmo?

Con generosidad y espontaneidad (2 Co. 9:3-6).
Con alegría, no con tristeza o por interés (2 Co. 9:7).
Con voluntad y no por obligación y como una carga (2 Co. 9:7).
Según haya prosperado (1 Co. 16:2).
Ponerlo aparte de lo que ha ganado que corresponde a Dios (1 Co.16:2).
Darlo el primer día de la semana, Domingo (1 Co. 16:2).
Traerlo alfolí, arca de la iglesia donde se congrega (Mal. 3:10).

Como se puede observar, los elementos sugieren una práctica común dentro de la iglesia, que no merecía mayor exigencia. Esto es producto de nuestro amor y agradecimiento hacia Dios. Cuanto más se ama, mas se da.

c. ¿Por qué el cristiano debe y puede diezmar?

Sería muy interesante que cada uno de los presentes tomaran una decisión en cuanto a la forma de dar que la Biblia ensena: 1) El 22% del tiempo de Abraham, 2) El 10% del tiempo de la ley o de Moisés, 3) El 100 % del tiempo del Nuevo Testamento. ¿Por qué el cristiano debe diezmar aunque en el NT no se ordena hacerlo como se hace en el AT?

Dios lo ordena (Le. 27:30) y el es mayor que Abraham, la Ley y el NT.
Jesús lo ordena (Mt. 23:23), El es la mayor autoridad para Iglesia.
Es muestra de fe, el amor y la gratitud hacia Dios (Dt. 14:23, 16:17; Sal. 116:12).
Todo lo que tenemos es de Dios y él lo da (Dt. 8:18; Sal. 24:1; Col. 1:16-18).
Trae bendición (Mal. 3:10)
No hacerlo significa que se está robando a Dios, es pecado y perdida de comunión con el (Mal. 3:8-10).

d. ¿Qué otras razones hay para que todo cristiano diezme y ofrende para la obra de Dios?

CONCLUSIÓN

Piense por un momento sobre lo que Jesucristo dio por amor a nosotros (Jn. 3:16; Ro. 5:8, Fi. 2:5-9; 1 Jn. 3:16, 4:7-11). Él se diezmo el 100% por amor a nosotros. Asi que, en la medida que amemos y agradezcamos a Dios, así daremos para su obra.

Demos a Dios no de lo que nos sobra, lo que ya no queremos, lo que no sirve, sino lo mejor y lo primero (Prov. 3:9-10), porque esto honra a Dios. Debemos dar porque de gracia recibimos amor, salvación y vida eterna y de gracia debemos dar.

¿Cuánto ama a Dios? La mejor ofrenda que Dios espera no es lo que da, sino como usted se da, la mejor ofrenda es usted (Ro. 12:1-2).

Anuncios

Algo se te está olvidando

Dr. Luis A Gómez Chávez

Hay una enfermedad que generalmente llega a las personas de 65 años edad en adelante llamada Alzheimer que se manifiesta en un 60 a 80% en demencia, aunque en un 5 % también llega a personas más jóvenes, entre los 50 y 50 años de edad. La capacidad de recordar la información almacenada en la memoria permanente y la de retener la nueva información la va perdiendo en la medida que va envejeciendo. Bueno, no solo pierde esta capacidad de recordad, pues olvida mucha información, sino que más tarde pierde la habilidad de desarrollar una conversación por los vacios mentales que experimenta. Alzheimer es la sexta causa de muerte en los Estados Unidos. Generalmente, las personas que son diagnosticadas con esta enfermedad en promedio mueren 10 años más tarde, aunque puede variar entre 4 a 20 años que pueden sobrevivir.

¿Sera que la Iglesia está padeciendo en cierta forma de una Alzheimer espiritual? Digo esto porque un mayor porcentaje de los miembros de la Iglesia evangélica a nivel mundial ha olvidado la misión que Jesús le encomendó. Jesús lo dijo con claridad, “Y me seréis testigos cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo” (Hch. 1:8). Y el Espíritu lo recibe toda persona en el momento que creer en Jesús como Salvador personal. La Biblia dice que el Espíritu Santo da poder, valentía, palabras, carácter y habilidad para hablar de Cristo. Por consiguiente, todo hijo de Dios no solo le ha sido encomendado esta tarea sino que ha sido capacitado para hacerlo. La orden de predicar el evangelio a toda persona la da Jesús, “Id y haced discípulos a toda criatura” (Mt. 28:18-20).

Al ver la realidad mundial, donde solo el 25% de la población mundial es parte de la Iglesia Universal, y el 75% restante aún no ha creído en Jesús, y saber que la Iglesia ha estado sobre la tierra casi 2000 años cumpliendo esta misión, definitivamente, aun seguimos estando en grande deuda. Lo más triste de todo es que un buen porcentaje de la Iglesia está enferma de Alzheimer porque ha olvidado que la tarea de predicar el evangelio a toda criatura es responsabilidad de todos, de cada hijo de Dios. Pues si todos hiciéramos caso al obedecer esta orden divina, estoy seguro que el porcentaje de los no creyentes sería mucho menos. Alguien ha dicho que solo el 20 % de los cristianos cumplen la tarea fielmente y que el 80% restante participa esporádicamente pero sin compromiso alguno.

EL problema es que la enfermedad de Alzheimer conforme pasan los años va deshabilitando a las personas, y si la iglesia se conforma a vivir controlados por el olvido, llega el momento que Jesús nos podrá ver como innecesarios en esta tierra. Dios se reserva el derecho soberano de movernos de lugar, quinarnos de donde estamos si no estamos haciendo lo que él nos ha ordenado hacer. Hay muchas congregaciones que han desaparecido porque dejaron de cumplir la misión por la cual Dios las tenía en ese lugar. Hay otras que solo están ocupando une espacio, un edificio, un presupuesto, pero lo que menos hacen es cumplir la misión real que justifica su existencia. Es más, hay pastores, maestros, misioneros, y lideres que solo están ocupando un espacio pues no están haciendo lo que realmente deberían estar haciendo. Con ellos, y con estas iglesias, Dios se reserva el derecho soberano o de moverlos de lugar temporalmente o de moverlos de residencia definitivamente. Y todo, porque se nos ha olvidado la razón de nuestra existencia.

¿Para qué te tiene Dios en la tierra? ¿Estás haciendo lo que Dios te ha mandado hacer? ¡Cuidado con la enfermedad del olvido!

ASUNTOS DUDOSOS EN LA VIDA PRÁCTICA DE LA IGLESIA

Dr. Luis Gomez Chavez

En cuanto a esta clasificación de asuntos dudosos, enfocaremos tres aspectos fundamentales: la opinión popular, la base bíblica y la decisión correcta. En este apartado hay muchos asuntos dudosos, pero nos limitaremos a estudiar aquellos que en cierta forma están dando problemas a los cristianos por crear incertidumbre e inseguridad. Sin embargo, el objetivo es demostrar bíblicamente la veracidad o la falsedad de muchas de las cosas que tradicionalmente se creen o se rechazan. Entre algunos de los asuntos dudosos a estudiar brevemente están: la vestimenta, las modas, corte de cabello, comidas, bebidas, fiestas sociales, cigarro, etc.

Antes de todo, recuerde el enfoque anterior sobre el fundamento que respalda nuestras decisiones. Las decisiones las hacemos conscientes o sabedores de que es bueno o es malo y por ende los resultados pueden ser buenos o malos. Pero además, es necesario recordar el eje divino que debe contralar nuestras acciones y decisiones: en la Biblia hay mandamientos que si se desobedecen es pecado, hay prohibiciones que si las practicamos es pecado y hay asuntos dudosos que cuando se hacen dudando, con incertidumbre y falta de seguridad es pecado. Para esto último, ni hay mandamientos a obedecer ni prohibiciones a no hacer. Así que, basados en los parámetros claramente identificados, cada asunto dudoso será analizado con base bíblica, y con una perspectiva abierta bajo el marco bíblico para escuchar la opinión popular no cristiana, la opinión cristiana y lo que dice la Biblia.

1. La forma de vestir

¿Cuál es la opinión popular o no cristiana?

¿Cuál es la opinión de los cristianos?

¿Qué dice la Biblia? Lev. 19:19; Dt. 22:5; Col. 2:16,18; 1 Ti. 2:9.
Conclusión general. En el Antiguo Testamento parece que era una obligación que el hombre y la mujer se vistieran conforme la ley lo establecía. No se registran problemas con respecto al vestido en todo el Antiguo Testamento lo cual implica que esta regla fue aceptada como algo normal. Era una obligación obedecer los mandamientos y practicar las prohibiciones, porque el desobedecerlos significaba pecado y castigo como consecuencia. En el Nuevo Testamento, no hay pasajes bíblicos claros que no prohíban ni que lo permitan. Esto lo hace más difícil porque ni hay prohibición ni libertad, todo queda en la jurisdicción de la conciencia del hombre. Sin embargo, hay algunos pasajes que regulan la conducta y el comportamiento con relación a la forma de vestir, los cuales ofrecen algunos principios reguladores. Ro.12:1-2; 2 Co. 5:17; Ga.5:1,16,25; Col. 3:1,5,8; 1 Juan 2:15-17; Fil. 4:8-9: 1 Ti. 2:9-10; 1 Pe. 3:3-4.

2. Manera de usar el cabello.

¿Cómo prefiere usar el cabello usted? ¿Para qué nos dio Dios el cabello? Es para proteger, embellecer e identificar a las personas.

¿Cuál es la opinión popular? ¿Cómo debo usar el cabello?

¿Cuál es el pensamiento cristiano al respecto?

¿Qué dice la Biblia? El A. T. hay algunas referencias tales como: 2 Samuel 14:26; Isaías 3:24. La costumbre era tener el cabello muy largo tanto hombre como mujeres, los hombres se dejaban crecer la barba hasta donde quisieran. Los barberos en Israel era más de adornar que de cortar el pelo (Ez. 5:1). El tiempo cuando se lo cortaban era en tiempo de duelo (Esd. 9:3; Am. 8:10). La calvicie en el A.T. era un motivo de vergüenza por asociarla con la enfermedad de la lepra. Por el contrario, en Egipto los hombres se rasuraban la cabeza y la barba como señal de elegancia y autoridad. José tuvo que practicar esa costumbre por su nueva posición (Gé.41:14). Hay algunos casos donde se dejaban crecer el cabello, por un voto de consagración a Dios (Jue. 13:5).

Sin embargo, en el N. T. el cabello largo era motivo de vergüenza en la cultura helénica (1 Co. 11:14). Es así que, se establece una norma muy clara: las mujeres deben usar el cabello largo con diversos adornos como señal de sometimiento y los hombres cabello cortó como señal de autoridad y respeto. Los apóstoles tuvieron que amonestar en cuanto a esta práctica entre los cristianos (1 Ti. 2:9; 1 Pe. 3:3). (NDIB), p. 871.

Conclusión general: Ante esta realidad hay varias opiniones. Hay mujeres que se cortan el cabello por asuntos de salud. Otras por hacer uso de su libertad cristiana que tiene todo cristiano. Un tercer grupo se basa en que la Biblia no dice que esto es pecado y que esas prohibiciones se aplicaban solo para el tiempo de la ley y ya están bajo la gracia. Esta es la misma opinión de muchos hombres cristianos. Finalmente, otras mujeres dicen que se cortan el cabello para lucir mejor ante sus esposos o novios. En cuanto a los hombres, el dejarse crecer el cabello o raparse bien es más por moda que por costumbre judía.

¿Qué dice 1 Co. 10:31 y Fil. 4:8-9? Sin embargo, es bueno e interesante entender el contexto y el sentido que Pablo enseña en 1 Co. 11 con referencia al uso del cabello. Cuando una mujer está en el culto y desea orar, predicar o enseñar, debe cubrirse la cabeza o dejarse el cabello largo que funge como velo. En fin, 1 Co. 10:31 y Gá. 5:13 establece el eje monitor. La decisión que tome debe basarse en estos principios, use la decencia y evite que otros caigan por causa de su libertad o su decisión.

1 Pe. 3:2-6 revela una nueva perspectiva sobre varios elementos dudosos…. ¿Qué busca Dios de nosotros con mayor prioridad? ¿De que cosas debo preocuparme más? ¿Dónde comienza el cambio en el estilo de vida que Dios está esperando?

3. Comidas y bebidas.

Nuevamente, estos asuntos dudosos de práctica eclesial son de segundo grado de prioridad en delicadeza y habrán de practicarse o dejar de practicarse basados en tres cosas: madurez espiritual, libertad cristiana y práctica del amor. Leamos 1 Co. 8:1-13; Gá. 5:13-14; Col. 2:16-23, 4:14-17 es la base.

Sobre las comidas. Hay una lista de prohibiciones sobre comida en el AT (Lv.17:10,14; Dt. 14:3-21; Dn. 1:8-9). El NT tiene el mismo contexto con regulaciones que están vigentes las que Jesús y los discípulos respetaban. Sin embargo, las iglesias mixtas, gentiles y judíos tenían tensiones por este problema (Gá.2:11; Hch. 10:9-18; 1 Co. 10:11-17) lo que llevó a los líderes religiosos a celebrar el primer concilio en Jerusalén en el que se declaró a los gentiles libres de estas costumbres (Hch.15:24-29). Pablo fue un impulsor de esta nueva doctrina. La conclusión en cuanto a la comida ya no es problema después de la nueva perspectiva que da Dios a Pedro, donde podemos comer de todo (Hch.10).

¿Cuál debe ser la actitud del cristiano ante la comida ofrecida a ídolos y después vendida en los mercados al público? El tema en contexto y de mayor relevancia es la libertad cristiana y sus limitaciones por causa del amor. El problema es que habían cristianos que sentían tener derecho de comer de toda clase de carne por su libertad cristiana y otros decían que hacer eso era pecado (1 Co. 8:1; Ro. 15:1-6). Estas dos apreciaciones sobre la comida: la burla de los fuertes y el legalismo de los débiles, solo se soluciona con el amor (Gá. 5:13).

1 Co. 8:1-8, el conocimiento o ciencia envanece, más el amor (agape) edifica. El que por tener gran conocimiento toma decisiones sin pensar en el daño de los demás, es porque no actúa por amor. Trenchard, p. 128 dice: ´El que llega a creer que sabe algo desconoce lo mucho que le falta por aprender´. Es necesario tener claro la doctrina de que solo hay un Dios (v.4-6) y la falsedad de los ídolos (v.7-8). Unos por su conciencia débil, (facultad interna que desempeña la función de distinguir entre el bien y el mal) creen que es pecado comer esta clase de carne por haber sido ofrecida a los ídolos.

1 Co. 8: 9-13, el amor y la conciencia limita la libertad. Sin embargo, el maduro en el Señor, decide limitar su libertad por causa del amor y el bien de los que aún no han llegado a tener madurez o conocimiento (discernimiento sobre lo bueno y lo malo) suficiente sobre estas doctrinas. La conclusión de Pablo es, por ser nada los ídolos, bien pueden los creyentes comer carne ofrecida a los ídolos con sus amigos incoversos. Sin embargo, basados en el amor, la libertad, la conciencia y la madurez espiritual, es mejor abstenerse de comer ciertas comidas si está en juego la vida de algún nuevo creyente.

Sobre el vino y las bebidas alcohólicas.

¿Qué opina la gente sobre el uso del vino?

¿Qué opinan los cristianos sobre el uso del vino?

¿Qué dice la Biblia sobre el vino u otras bebidas alcohólicas?

En cuanto al vino, este era una bebida común en Palestina, producto de la fermentación de la uva. En la vinicultura, lo hebreos pisaban las uvas en un lagar para exprimirlas. En la Biblia, vino, se traduce de varias palabras (yayin, tirosh en hebreo, oinos y síkera en griego) hacen alusión a bebidas fuertes donde está incluida el vino en contraste con (Lv.10:9). Algunso dicen que tirosh que se refiere al mosto, vino nuevo, no era bebida fuerte. Sin embargo, el concenso hoy es que toda referencia al vino en la Biblia indica una bebida fermentada y cuando se refiere al jugo de uva, nunca se usa la palabra vino (Ge. 40:11).

Leamos los siguientes pasajes para descubrir la opinión de Dios en la Biblia. Gé. 27:28; Dt. 12:17; Nm. 15:7; Jue. 9:13; Sal. 104:15; Jn. 2:9; 1 Ti. 5:23. ¿Cuál cree que es la posición de la Biblia hasta este punto? Sin embargo, es necesario analizar los peligros del vino en las historias vergonzosas (Ge. 9:20-27; 19:32-38; 2 Sa. 11:13; 20:1, 23:29-35; Is. 28:7). En el NT pareciera existir libertad de usar libremente el vino, pero con la moderación (1 Co. 10:31). Sin embargo, a los líderes de las iglesias se exhorta a no ser dados al mucho vino y dar un buen testimonio (1 Ti. 3:3,8; Ti. 1:7,2:3). La interpretación del N.T. ´no dados al vino ´es ni te acerques al vino, ni donde están los que toman vino´ compare esto con Pro. 23:20-35.

¿Cuál es la mejor posición a la luz de Prov. 23:20-21(Ro.14:21); 23:30-35 (Is. 5:22), Ef. 5:18 y comparado con la necesidad de ser irreprensible, dar buen testimonio, con la realidad de los malos resultados por ser borracho y los elementos de conciencia, libertad, amor del cristiano? Si hace algo dudando, ya le es pecado porque su conciencia (CONOCIMIENTO) le acusa de haber hecho algo indebido. La conclusión es que todo buen cristiano que busca agradar a Dios, edificar el Cuerpo de Cristo y proclamar el Evangelio de Cristo, por amor y madurez se limitará a no usar vino y toda clase de bebida alcohólica. Piense… si algunos sectores de la sociedad repudia el uso de bebidas alcohólicas y vinos, ¿cómo no es natural que la iglesia, el pueblo santo de Dios, lo prohiba a sus miembros? ¿Qué efectos causa en el cuerpo el uso del vino u otra cosa? De lo peor a lo más leve haga una lista de resultados…

4. Fiestas sociales, tabaco o drogas.

¿Qué opina la gente sobre las fiestas sociales, uso de tabaco y drogas?

¿Qué opina la iglesia sobre las fiestas sociales, uso de tabaco y drogas?

¿Qué dice la Biblia sobre las fiestas sociales, uso de tabaco y drogas?

Es paradójico saber que hay países que permiten extensos terrenos para la plantación de tabaco y en algunas drogas cuando por otro lado está tienen leyes e impuestos y hasta castigos para los vendedores, distribuidores y consumidores de estos productos. Más delicado aún, existen países que ya han declarado legal el uso de drogas como medio de subsistente otros como medicina y otros un medio regulador al problema que causa por ser ilegal. En la Biblia, no hay mención directa de plantaciones de tabaco, o drogas. Sin embargo, no es de extrañar que las naciones paganas vecinas pudieran haber descubierto este tipo de producto, tal vez no como recurso comercial sino para el uso de medicina casera. Por ejemplo, los botánicos han identificado tres mil quinientas especies de vida vegetal en Palestina y Siria. En casi cada libro de la Biblia se mencionan plantas o productos derivados de estas, más no se menciona ni tabaco o drogas. DILAB, p. 899.

Algunas de las más comunes plantas son: acacia (Éxodo 36:20,37:1) árbol espinoso y áspero con flores fragantes en el desierto, ajenjo es un arbusto cubierto de hojas verdes, sabor amargo y aroma fuerte (Jer. 9:15), de esta se hacía una bebida embriagante (Lam. 3:15), el ajo que se utiliza como condimento en las comidas (Nú. 11:5), Alamo es un arbor muy crecido y con mucha hoja (G´r. 30:37), algarroba en tiempos de hambre se podia comer ( Lc. 15:6), alheña, usada par colorante (Ct. 1:14,4:13). Muchos otros más tales como: almendro (Gé. 43:11), áloes, planta de dónde sacan fragancias y servía para embalsamar (Pro. 7:7; Jn. 19:39), azafrán era para perfume, y colorante (Ct. 4:14), Bálsamo (Gé. 37:25), calabacera (2 Re. 4:39), canelo de la familia del Laurel (Éx. 30:23), caña aromática (Jer. 6:20), caña, junco son troncos ahuecados (Mt.11:7, 27:29), casia (Éx. 30:24), castaño, cebada, cebolla, cedro, ciprés, cizaña, comino, encina, enebro, eneldo, espelta, higuera, granado, gálbano, haba, hisopo, incienso, lenteja, lino, lirio, mandatory, melón, menta, mijo, mirra, mirto, mostaza, nuez, roble, olivo, ortiga, pepino,puerro, rosa, ruda, , sauce, sicomoro, tamarisco, uña aromática, y uva.

Vamos por pasos:

¿Qué dice la Biblia sobre las fiestas sociales? ¿Cuáles fiestas sociales son consideradas no adecuadas para que un cristiano participe de ellas? ¿Por qué no podemos ni debemos ser parte de fiestas así? Un cristiano no debe asistir a fiestas donde es expuesto a prácticas que van en contra de Dios, de la Biblia, del Espíritu Santo y de la fe. Si asiste a una de estas debe ser maduro espiritualmente, mantener un comportamiento recto, tener propósitos como los de Jesús, agradar con todo lo que haga, pensar, sentir y actuar conforme al Espíritu Santo que está dentro de usted y a Dios de quien no puede esconderse (1 Co. 10:31; Ro. 12:1-2; 1 Jn. 2:15-17; 1 Pe. 2:1; Ef. 4:1,17-25). Jesús asistió a una boda, estuvo con pecadores, visitó a un corrupto, estuvo cerca de una prostituta; pero siempre mantuvo su comportamiento recto, buscó presentar el evangelio, y agradó a Dios en todo.

¿Qué del uso del tabaco y la droga? ¿Quiénes comúnmente usan tabaco y drogas? ¿Cuál es el resultado físico, emocional, psicológico, moral, social, y espiritual para los que practican este tipo de vicio? ¿Vienen de Dios estas cosas que no solo dañan el organismo, la mente, y el destino mismo de la persona, sino roban el sentido de la existencia de Dios, se vuelven necios e insensibles ante la realidad de la sociedad, la familia, los valores y de Dios mismo. Pierden la razón y la motivación para vivir, se vuelven títeres del vicio, y del Diablo (Prov.6:12-19, 7:7-27;9:16-18; 10:10, 12:11, 20:1, 23:20-21, 30-35; 31:4-9; Sal. 75:8).

En conclusión, aun cuando encontráramos base para practicar alguna de estas cosas; por madurez espiritual, por libertad cristiana y el amor, es mejor obedecer la Biblia que ofrece principios correctos que favorecen la posición que el cristiano no debe practicarlas. Es mejor concluir que nuestra iglesia debe evitar asistir a fiestas donde es expuesta la fe, conciencia, testimonio e identidad cristiana, trayendo como resultado, la caída de un recién convertido o débil en la fe, debilitamiento en la proclama, confusión a los no cristianos e incongruencia con las sagradas Escrituras (1 Co. 6:19-20, 2 Co. 5:17, 6:14-18). Finalmente, no podemos permitir libertad o concesiones en cuanto al uso del vino y del tabaco, pues por el uso de esto, la misma ley humana limita su uso y castiga a quienes las usan inadecuadamente. Nosotros, pues, amparados en la Biblia, no nos acomodados o regidos a culturas o costumbres sociales, para agradar a Dios, edificar el Cuerpo de Cristo y para que el evangelio se proclame en todo el mundo conforme a la Biblia. No debemos practicar este tipo de cosas, porque son vicios, inventos de los hombres y estrategia del Diablo (2 Jn. 2:15-17).

Conclusiones sobre esta primera parte: ¿Quien puede pecar más, el que basado en su libertad y conocimiento de la Biblia concluye que ninguna de estas cosas es pecado y las hace o el que decide no hacerlo aún cuando sabe que la Biblia no dice que sea pecado pero puede afectar a otros?

1. Todo pensamiento, decisión, actividad y practica del cristiano está limitado o
determinado por lo espiritual. El ser humano es responsable por todo lo que haga y nunca es libre para hacer lo que quiera hacer.

2. Todo asunto debe ser tratado, revisado y analizado a la luz de la revelación de Dios, la Palabra y la guía del Espíritu Santo.

3. En cuanto a la forma de vestir, la Biblia manda vestir con decoro, decencia, orden, modestia, no provocativa, no con vanidad, sino para agradar a Dios, edificar a los demás y proclamar el evangelio. De manera que, las mujeres Deben evitar usar faldas cortas, o pegadas, vestido exageradamente escotado y los hombres usar pantalones adecuadamente. Es más exigente el buen vestir para los que tienen ministerios públicos. Evitemos seguir las modas que van en contra de los valores cristianos.

4. Sobre el uso del cabello, en términos generales, es necesario mantener la regla natural: cabello largo es para identificar a las mujeres (señal de belleza y obediencia) y el cabello corto para identificar al hombre (señal de autoridad y respeto). En las excepciones, debe ser por motivos de salud, embellecimiento para Dios, y no por motivaciones de la carne. Ej: ¿El cabello largo en los años 60-70 con quienes se relaciona? ¿Qué tipo de ideología está tratando de impulsar este tipo de gente?

5. Con todo lo dicho, 1 Ti. 2:9-14;1 Pe. 3:2-6 ofrece la mejor perspectiva, Dios se
preocupa más por un corazón sincero, puro, honesto que por la forma de vestir o uso del cabello. Lo más importante es la vida interior que la exterior. Sin embargo,
quien ama a Dios, y obedece su Palabra, se esfuerza por vestirse adecuada, ordenada, y discentemente. Se esfuerza por lucir bien para agradar a Dios, para edificar a los creyentes y dar buen testimonio.

6. Como cristianos maduros, deseosos de practicar el amor y contribuir a la edificación pacífica de la iglesia, deciden abstenerse de comer ciertas comidas.

7. Todo buen cristiano que busca agradar a Dios, edificar a los demás y dar buen
testimonio, basado en el amor y la madurez, no usará vino y toda clase de bebidas alcohólicas. Lo haremos porque ya somos nuevas criaturas (2 Co.5:17) y es nuestra responsabilidad no acomodarnos al mundo (Ro. 12:1-2) sino dar buen testimonio a los de adentro (1Ti.4:12) y a los de afuera (Mt.5:13-16;1 Ti. 4:16).

Iglesia Simple

Escrito por  Thom S. Rainer y Eric Geiger

Publicado por B&H Publishing Group, Nashville, TN, 2007.

Resumido por Dr. Luis Gómez Chávez

 

            El presente libro es el resultado de una investigación de campo realizada con 400 iglesias que comprueban que la iglesia simple es la que responde a la Gran Comisión al definir que el diseño del proceso que esta de acuerdo al propósito de la misión es el discipulado.  Así que, desde el inicio los escritores afirman que se debe buscar una relación con Dios, porque resultado de esta es que viene el crecimiento que Dios da.

            En la primera parte se define que la iglesia debe ser el ambiente donde es probable que se produzca un cambio de vida.    Y de las iglesias investigadas, se concluye que la iglesia simple es la que ha diseñado un proceso simple que lleva a cada cristiano al crecimiento espiritual.  Claro se aclara que sin un punto de crisis no puede darse el cambio.   La iglesia simple enseña a amar a Dios, enseña a amar a los demás, y enseña a servir al mundo.    La iglesia debe derramar la gracia de Dios en el mundo para que las personas puedan crecer en esa gracia.

            La iglesia simple establece un diseño que desarrolla oportunidades para que las personas encuentren la gracia de Dios, donde son desafiados los líderes y diseñan un proceso ministerial que personalmente he llamado filosofía ministerial, la cual tiene como meta el crecimiento espiritual. No solo se sabe que la madurez espiritual se logra por el proceso de cambio espiritual sino que actúan conforme a esta realidad.  El proceso simple es necesario para crear un ambiente apropiado para que se dé el crecimiento espiritual de cada persona.

La iglesia simple es una congregación que se diseña en torno de un proceso sencillo y estratégico que conduce a las personas atreves de las etapas del crecimiento espiritual.  El liderazgo y la iglesia tienen bien en claro el proceso (claridad) y están comprometidos a llevarlo a la práctica.  Este fluye de manera lógica (movimiento) y se implementa en todas las áreas de la iglesia (alineación). La iglesia abandona todo lo que no está en el proceso (enfoque).

La iglesia simple, entonces, establece un diseño que es descrito por cuatro aspectos: claridad, movimiento, alineación y enfoque.    Veamos un poco más despacio los cuatro aspectos que forma el diseño del proceso.   En otras palabras, explican a que se refiere cada uno de estos aspectos:

 

Claridad: es la capacidad del proceso de comunicar y de ser comprendido por la gente.

 

Movimiento: son los pasos secuenciales en el proceso que hacen que las personas avancen hacia mejores áreas de compromiso.

 

              Alineación: es la disposición de todos los ministerios y del personal alrededor del mismo proceso simple.

 

Enfoque: es el compromiso de abandonar todo lo que este fuera del proceso ministerial.

Ejemplo de una iglesia simple  A

                  Claridad: tienen un proceso simple de discipulado.  Buscan que las personas logren conectarse con Dios, crecer en su relación con las personas, y lleguen a ser personas de servicio.

 

                  Movimiento:promueven el avance por los cultos de adoración dominical luego buscan que los creyentes estén conectados con Dios.  Son cultos diseñados para que los creyentes entren en relación con Dios y con los demás creyentes. Además se anima a los hermanos a que se unan a los grupos pequeños de estudio bíblico los domingos y luego a uno de crecimiento entre semana donde se estudia a ser creyentes de servicio.   La meta es tener creyentes conectados con Dios, creyentes en crecimiento y creyentes de servicio.

                  Alineación: colocar cada cosa según el orden, secuencia y energía de las personas.

                  Enfoque:enfocan toda su energía y recurso en este proceso simple.

Beneficios: Alta moral por saber definir la Gran Comisión en forma de un proceso simple de discipulado.   Urgencia, un sentido mayor de urgencia por hacer que las personas alcancen madurez espiritual y sirvan en el ministerio de la iglesia.  Crecimiento espiritual, saben quiénes son y hacia donde van y que es lo que buscan. Son personas proactivas en el desarrollo espiritual, invitan a amigos y hay muchos más convertidos.  Mas convertidos y mayor crecimiento numérico, la mayordomía mejora y se vive en unidad.

Ejemplo de una Iglesia Simple   B

Primero definieron la clase de discípulos que querían formar.  Así que establecieron que buscarían un discípulo con una relación intima con Dios, que este en comunión con los demás, que este comprometido con el servicio y pueda influenciar a los no cristianos.  Por lo tanto, definieron los cuatro aspectos del proceso:

Claridad:   Que los cristianos  amen a Dios (conexión con Dios), que ame a los demás, (conexión con los demás) y que como resultado anhele servir.  Por último, que se entregue a Dios para que sienta la carga por evangelizar como un estilo de vida.

Movimiento: Conectarse con Dios por medio de los cultos, conectarse con los demás por medio de los grupos pequeños, conectarse con el ministerio por medio del servicio, y conectarse con los no cristianos por medio del evangelismo y las relaciones.  Esto demanda asistir a los cultos de adoración, a los grupos de crecimiento,  y servir en el ministerio.

Alineación: La EBD sigue el mismo proceso y también las sociedades (conectarse con Dios, con los demás, con el servicio y con los no cristianos).

Enfoque: Eliminar todas las actividades que no encajan con el proceso: culto de domingo por la noche, EBD, combinar grupos de discipulado con grupos de crecimiento o pequeños.    Un liderazgo con una filosofía.

                                            Proceso para una Iglesia Simple

Claridad: comenzar con un proyecto ministerial

  1. Definir el proceso ministerial que se desea para la iglesia.   Hacer que una persona pase de la salvación a la madurez espiritual y un ministerio significativo.  Es lo que personalmente he llamado, filosofía ministerial que surge del diagnostico de la realidad que se hace.    Se define el propósito del proceso, define como cada actividad semanal forma parte del proceso.
  2. Ilustrar el proceso con claridad para que cada miembro de la iglesia no solo lo entienda sino lo apropie como su estilo de vida.  La ilustración debe reflejar el proceso, mostrar progresión,  y debe ayudar a la simplificación.
  3. Medir los resultados ayuda a clarificar.  Mida de manera horizontal no vertical, lo que significa el grado de responsabilidad de compromiso, de avance y de entrega de los hermanos en vez de ver la cantidad de personas que asisten a determinada actividad.
  4. Discutir significa que todo el liderazgo ha de estar no solo empapado del proceso sino comprometido participando de este.
  5. Aumenta el entendimiento del proceso.  Significa que debe cada persona entenderlo, y para ello se debe hablar en general, de persona a persona, y vivirlo.

                    Movimiento: eliminar la congestión

La congestión    aun en el ministerio, en las actividades y en todo lo que se hace dentro de la iglesia es desgastante, penoso, cansado, y frustrante.   Para evitar el descongestionamiento:

  1. La programación debe ser estratégica.  Evitar actividades por tradición.  Con un proceso claro, selecciona actividades que estén de acuerdo a las fases del proceso y que ayude a avanzar un aspecto especifico del proceso y que tengan un orden secuencial o de progresión.
  2. La programación debe ser secuencial.  Ordena la secuencia de tus actividades de manera que reflejen tu proceso siguiendo su propio orden.   La secuencia debe indicar un punto de llegado y los niveles de progresión en la programación según el proceso.
  3. Movimiento intencional.- Para lograr esto, se debe dar pasos a corto plazo, capitalizar las relaciones, conectar a las personas con los grupos.   La idea última es que del culto de adoración se conecte con los grupos de estudio bíblico y con los grupos de discipulado o de crecimiento.
  4. Clase de los nuevos miembros. Ensene el proceso simple, y anímelos a comprometerse con el proceso como un estilo de vida.  La idea es volver al modelo de Jesús, el llamado (Lc.5-6), la edificación (Lc. 7-8), el envío (Lc.9).

Alineación:aprovechar al máximo la energía de todos

Si deseamos aprovechar al máximo las energías de todos, se debe reclutar de acuerdo al proceso, ofrecer responsabilidad ante el liderazgo, implementar el mismo proceso en todas partes, unir a los líderes en torno al proceso y asegurase que los nuevos ministerios encajen.

  1. Reclutar de acuerdo con el proceso.-  Colocar en cada ministerio personas comprometidas con el proceso simple para que disfruten el alineamiento y así la energía de todos se movilizan hacia la misma dirección.
  2. Ofrecer responsabilidad.-  Un buen punto es rendir cuenta de la responsabilidad, lo cual no debe ser penoso sino liberador. Es buscar alternativas para mejorar.
  3. Implemente el mismo proceso en todas partes.-  Esto no solo trae beneficios: aumenta el entendimiento, promueve la unidad, sincronización familiar porque cada una experimenta el mismo proceso.
  4. Alineación de los nuevos ministerios.-  Hacer pruebas de ajustes, ampliar ministerios, incorporar los ministerios al proceso.

Enfoque: decir que no a casi todo

Este es el aspecto más difícil de implementar y de llevar a la práctica, significa muchas veces decir no.  Decir no es difícil, y a ningún líder le gusta que lo vean como el malo de la película.  Es difícil porque molesta a las personas, todos tienen un corazón lleno de emociones, y les afecta cuando se les dice no a sus propuestas o deseos.  Así que, al decir no, se debe hacer con sabiduría, tacto, amor, mucha prudencia y buenos argumentos basados en la Biblia y en el proceso.

  1. El enfoque elimina lo que no ayuda al proceso.-
  2. El enfoque limita las adiciones ya sea por tradición y que son innecesarias.-   Se debe hacer aquello que contribuye, da avance al proceso, porque a veces menos es más, restar a veces es mejor que sumar.   Agrega más opciones y no actividades.  Agregar otro grupo no es otra actividad sino otra oportunidad para avanzar en el proceso.  Genera nuevas opciones para que se conviertan en oportunidades para avanzar.
  3. Reduce los eventos especiales.-   Entre más eventos y actividades especiales se agregan menos tiempo queda para darle seguimiento al proceso, porque es interrumpido y esto debilita le secuencia y el desarrollo.   Canaliza el evento dentro de un programa existente, combina el evento con un programa existente.  Ejemplo de combinar, celebrar la navidad en un día de culto de adoración ya programado.   Día de la familia donde se unen todos los eventos festivos, día de la madre, padre, hijo, etc.  Usemos el evento especial de manera estratégica para que dé resultado.
  4. Comunica de manera sencilla.-  El proceso simple se comprenderá mejor cuando eliminemos, uses las actividades existentes y reduzcas los eventos especiales.  El proceso se entenderá mejor cuando se produzcan estos cambios, pero se debe comprender antes que se produzcan los cambios.
  5. Ha de ser sencillo de comprender.-  Sencillo  de comprender no solo en la manera como se comuncita sino fácil de entender de parte de quien lo escucha.  Elegir un lenguaje fácil, ha de ser breve el proceso.

El contenido de este libro mezcla conceptos de administración con el crecimiento espiritual de la Iglesia.    Desde mi punto de vista, es un libro adecuado para seguir  por su simplicidad al centralizar todo en el diseño de un proceso. Yo he  llamado a esta idea en mi tesis de maestría, filosofía de ministerio. Recomiendo este libro, y una vez sea entendida la metodología, con adaptación, y ciertas modificaciones, puede llegar a ser muy efectivo e importante para la iglesia que desea ser simple y eficaz a la vez.

 

Sábado, 19 de Julio 2014.

Iglesia y comunidad según la Biblia

Dr. Luis Gómez

La Iglesia y la Comunidad son dos entes separados pero unidos a la vez. Personas de la comunidad son parte de la Iglesia, y basados en la definición de comunidad, la iglesia es parte de la comunidad. Es por ello que, según la Biblia hay relación de existencia entre la Iglesia como pueblo redimido por Dios y la comunidad como la tierra donde sembrar la semilla del evangelio y donde dar a conocer a Dios. El concepto de comunidad no se limita a las personas que viven en ese espacio geográfico sino que incluye la cultura, historia, herencia, idiosincrasia, relaciones y proyectos. El enigma está en descifrar la relación que a la luz de la Biblia debe existir entre comunidad e iglesia.

Por un lado, la Biblia ordena no acomodarnos al sistema de este mundo (cosmos-sistema de cosas de la comunidad), mientras que por el otro lado Jesús ruega al Padre que no nos quite del mundo (cosmos- planeta tierra). Por último, el Espíritu dice que la Iglesia es la luz de este mundo (personas de la comunidad sin Cristo). En este caso, creo que exagero al comparar la comunidad con el mundo, sea sistema de cosas o personas sin Cristo. No obstante, usar esta comparación me ayuda para explicar el enigma que ha existido por muchos años.

La explicación justa sobre la relación entre la Iglesia y la comunidad se obtiene, primero con la definición de algunos términos. En seguida, descubriendo que en la Gran Comisión, está implícita la relación entre la Iglesia y la comunidad. En tercer lugar, se comprobará que es necesaria la relación entre la Iglesia y la comunidad según la Biblia. Por último, daré algunos parámetros comportamiento a tomar en cuenta para que la relación entre ambas sea la que Dios ha estipulado que se dé.

Definiciones necesarias

Comunidad.- Una comunidad es un grupo de seres humanos que tienen ciertos elementos en común, tales como el idioma, costumbres, valores, tareas, visión del mundo, edad, ubicación geográfica (un barrio, por ejemplo), estatus social o roles. Conjunto de personas que viven juntas bajo ciertas reglas o que tienen los mismos intereses o características: unacomunidad de vecinos; una comunidad religiosa. ¿Qué elementos observa usted en las definiciones anteriores que son necesarias para formar una comunidad? ¿Son todos cristianos las personas que integran la comunidad o hay incrédulos? Quiere decir entonces que miembros de la iglesia son parte de la comunidad y de alguna manera no los podemos separar de esta, porque son parte de la misma. Por consiguiente, la labor de la iglesia ha de estar encaminada hacia el bienestar de los miembros de la comunidad, es un bien social y espiritual.

Iglesia.- La Iglesia es el pueblo de Dios en la tierra, comunidad de santos redimidos para ser luz y sal, agente redentora en este mundo que está controlado por el príncipe de maldad. La Iglesia es el conglomerado (conjunto) de creyentes llamados para cumplir la voluntad de Dios (universal) y reunirse en un lugar geográfico definido (local) con el propósito de: adorar a Dios, instruirse en el conocimiento de Cristo por la Palabra (Hch.2:42), dar a conocer el evangelio a toda criatura (Hch.1:8), edificarse unos a otros como Cuerpo (Ef. 4:12-16) y servirse unos a otros en amor (Ga. 5:13,6:9). La Iglesia dice Wilfredo Calderón, “Es la compañía total de los regenerados de todos los tiempos, en el cielo y en la tierra” (Mt. 16:18, Ef. 1:22).

Porque la Iglesia no puede cumplir la misión si ésta no se adentra en la comunidad como el objeto de redención. Solo que ha de tener cuidado de impactar a la comunidad para no ser impactada por esta. La Biblia dice que la Iglesia es la sal y la luz (testimonio) de este mundo (personas). La comunidad está formada por personas temerosas de Dios y personas que no creen en Dios.

Mundo.- Para comenzar, el término mundo viene del vocablo latín mundus, que a su vez tiene su raíz en un vocablo griego y se refiere al conjunto de todas las cosas creadas. Sin embargo, además de referirse al planeta tierra (Salmo 24:1), cuando se habla de mundo en otros casos se está refiriendo a la totalidad del género humano o de la sociedad humana. Esto mismo afirma la wiki pedía, que la palabra mundo se usa para referirse a la civilización humana. Una tercera manera que la Biblia define el mundo es todo aquello que es pecaminoso, el mundo es enemigo de Dios, junto a la carne y el diablo. Es la definición relacionada con las personas la que nos atañe en el desarrollo del tema de la iglesia y la comunidad, pues ha de tenerse en mente que la comunidad está formada de personas cristianas y no cristianas. La misión de la iglesia si es integral ha de abarcar la parte espiritual, social, y material de las personas.

Misión.- La misión que tiene la iglesia, la misma que Dios encomendó a Jesús que dé a conocer a Dios no solo como el único que perdona los pecados del hombre y que puede salvar al hombre de la muerte eterna, sino que solo en él se encuentra la vida de paz, justicia, salud, bienestar, y santidad en Cristo. Que todos los seres humanos (criaturas) lleguen al conocimiento de Dios. ¿Hasta qué punto la iglesia ha de relacionarse con la comunidad bajo la mirada de cumplir la misión encomendada por Jesús?

Servicio Social.- La perspectiva de una iglesia en cuanto al cumplimiento de la Misión de Jesús debe ser integral; con prioridad en lo espiritual, pero sin descuidar la parte material o social. Jesús le dio prioridad en la salvación del alma antes de la sanidad del cuerpo, la alimentacion del alma antes que saciar el cuerpo con comida, el presentarle el evangelio antes que restablecer una carretera, ayudar a las personas a salir de la esclavitud del pecado antes que conectar el agua potable. Una es urgente, la otra es importante, la urgente es la temporal, la importante es la eterna.

Es por ello que la prioridad de la Iglesia es llevar el evangelio a toda criatura y en segundo lugar ayudar a las personas a superarse como seres humanos de manera integral. Cada cosa tiene su tiempo, su lugar y su importancia. Mat. 6:13- 34 establece este orden, la preocupación de la iglesia no debe ser la comida, el vestido y la bebida de las personas , sino el darles el mensaje de salvación. Tome en cuenta, que Jesús le dio un lugar a las cosas materiales de la comunidad, en su lugar, en su tiempo, segun el orden de prioridad.

Es por ello que la Iglesia debe preocuparse por la mejoria de su comunidad sigueindo el orden de prioridad ejemplificada por Jesús. Ahora, mi propuesta es que la iglesia ofrezca una proyección social en tres niveles, una ayuda social que solo ayude a saciar la necesidad urgente como el hambre, la sed, lo inmediato, pero que muy pronto volveran a tener la misma necesidad más tarde. Segundo nivel, una ayuda hacia el desarrollo sostenible, ayudarles a aprender un oficio, tener otra alternativa de sobrevivencia, para que ellos mismos sepan como hacer el pan en vez de esperar que otros se los den. Por último, despues de la ayuda social con enfasis al desarrollo sostenible, impulsar a un desarrollo vocacional de superacion y ayuda a la cumunidad. Los mismos que ya saben un oficio seguir enseñando a otros y velando por la superación de la misma comunidad.

Claro todo bajo una guia espiritual, la iglesia, el pastor, la Biblia, los lideres, y la cooperación comunitaria.

La gran comisión, la iglesia y la comunidad (Mt. 28)

La Biblia dice, “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura” (Mt. 28:19). La encargada de ir a las personas que viven en un pueblo que forma la comunidad es la Iglesia. ¿Puede existir la Iglesia sin la comunidad? No puede, ya que la comunidad está formada por un lugar geográfico donde residen personas cristianas y no cristianas, y que están unidos por su cultura, herencia, historia, parentescos, relaciones, etc. De manera que, la Iglesia como ente y agente redentora, y como fiel responsable de dar a conocer a Dios, debe predicar la Palabra a tiempo y fuera de tiempo a toda persona que es parte de la comunidad que le rodea.

Relación Iglesia y Comunidad

René Padilla en su libro, Misión Integral, ofrece dos posiciones sobre el concepto de la “iglesia y su relación con el mundo”. El mundo podría verse como la comunidad aunque no estrictamente, ya que aun la comunidad está integrada por miembros de la iglesia. La primera posición es que la separación no es tal sino una simple distinción epistemológica. La iglesia es una comunidad reconciliada con Dios, pero el mundo o la comunidad no lo saben. La otra posición sostiene que la separación es una valla infranqueable entre dos ciudades o comunidades que solo se comunican entre sí en términos de una cruzada por parte de una para conquistar a la otra. En fin, la primera dice que no existe tal separación y que no debemos verla, y la otra posición destaca la existencia de esta separación que no puede ser traspasada.

De la manera de entender la naturaleza de esta separación entre la Iglesia y el mundo es que definiremos la manera como presentaremos el evangelio y el significado real de la vida cristiana. Dice Padilla: “Urge la recuperación de una evangelización que haga justicia al binomio mundo e iglesia, visto como una evangelización que se oriente al rompimiento de la esclavitud del hombre en el mundo y que no sea una expresión de esclavitud de la iglesia al mundo”.

El problema está en que de entre la comunidad hay mucha mundanalidad que no beneficia a la Iglesia ni contribuye a la expansión integral del evangelio. Todos los elementos legalistas tanto de la comunidad como de la iglesia son de carácter carnal y mundano. Si la relación de la iglesia con la comunidad está basada en conceptos legalistas, rudimentos mundanos, supersticiones humanas, y practicas anti bíblicas; esta relación debe redefinirse partiendo de la Biblia, del significado de Iglesia, de los valores de la Biblia, y de las permisiones divinas.

El problema no es el antiguo concepto dualista del docetismo quienes separaban drásticamente entre materia y espíritu, porque veían a un Dios bueno por naturaleza entrar en relación con la materia, mala por naturaleza, herejía gnóstica, epicúrea y estoica del tiempo de Juan. El problema hoy es el secularismo que cree que el mundo natural representa la totalidad de la realidad, por lo tanto el único conocimiento es el científico.

Integración fraternal para una formación espiritual

Dr. Luis Gómez

Uno de los aspectos de la vida cristiana más enfatizados por el apóstol Pablo es la necesidad de crecer día a día en Cristo (Ef. 4:13). Tristemente, en este tiempo donde la Iglesia ha sido envuelta por la influencia postmodernista, este aspecto, ha sido relegado a un segundo plano, cuando hoy más que nunca debería estar ocupando un lugar predominante en la vida de cada cristiano y en el ministerio de la Iglesia. Crecer en la vida cristiana es un deber natural de todo hijo de Dios, y el vivir en fraternidad ayuda a lograr este objetivo.

El creciendo numérico de la iglesia es un ingrediente que revitaliza, anima, y promueve el entusiasmo de los demás pero éste viene acompañado de la responsabilidad de recibir, cuidar y atender la vida de cada uno de los nuevos miembros. Integrar los nuevos miembros a la nueva comunidad fraternal es parte de formación espiritual que la iglesia debe realizar. Así que, nos detendremos para reflexionar sobre lo que significa vida en comunidad de la iglesia cuando se está experimentando crecimiento. Además, el costo de vivir en comunidad es la eliminación de las cosas que nos separan y el fortalecimiento de aquellas cosas que los unen.

Este es un primer intento de reflexionar sobre la manera en que podemos integrar a los nuevos creyentes al estilo de vida de su nueva comunidad de convivencia como parte de la formación espiritual. El fin de todo es que cada cristiano avance responsablemente en su relación personal con Dios por medio del crecimiento espiritual.

Vida en Comunidad como iglesia

La primera comunidad que nos da un ejemplo de ese estilo de vida la encontramos en el libro de Hechos 2 al 4, refiriéndose la iglesia recién inaugurada por nuestro Dios a partir de la llegada del Espíritu Santo. Personas de todas partes, de diferentes regiones, con otras costumbres y/o hasta con otros idiomas, pero al recibir a Cristo en sus corazones aprendieron a vivir en comunidad. ¿Qué significa y que implica vivir en comunidad? ¿Hay más respaldo bíblico para que la Iglesia aprenda a vivir en comunidad y que cada vez que una persona reciba a Jesús de inmediato sea recibido por la congregación para contribuir a su formación espiritual? ¿Cómo podemos nosotros en este siglo imitar ese estilo de vida, la cual es súper necesaria? Toda la iglesia ha de estar en un proceso de discipulado que le obliga a recibir, cuidar y atender con amor y responsabilidad a todo nuevo convertido que Dios agrega a la iglesia hasta que este dentro del proceso de crecimiento por el discípulo.

Definición

La palabra comunidad, tiene su origen en el vocablo latino communitas, y es a un grupo de seres humanos que comparten elementos, intereses, propiedades u objetivos en común, tales como el idioma, costumbres, valores, creencias, tareas, visión del mundo, edad, ubicación geográfica, estatus social o roles. Generalmente, una comunidad se une bajo la necesidad o meta de un objetivo en común, como puede ser el bien común; si bien esto no es algo necesario, basta una identidad común para conformar una comunidad sin la necesidad de un objetivo específico. Los 120 discípulos que esperan la promesa del Espíritu, se quedaron en Jerusalén, son los que forman la primera comunidad cristiana identificada por ser creer y seguir a Jesús, regirse a Su Palabra, someterse al Espíritu y saturarse del amor y comprometerse con la misión que Jesús les encomendó (Hechos 1:1-11).

Este es un reto que enfrenta la iglesia a raíz de la llegada de nuevos miembros, la integración fraternal. ¿Cómo integrar fraternalmente a la comunidad cristiana a aquellos que procedían de otras comunidades con otras costumbres, hábitos, educación y creencias? (Dramatizar esto) Vienen tres personas de diferentes posiciones y quieren unirse a la iglesia.

Implicación

Por ejemplo, vivir en un internado, en una universidad, en una casa que no es su casa, en un grupo de discipulado, en un equipo de futbol, en la iglesia, implica responsabilidad, demanda esfuerzo, e implica cierto tiempo de transición no siempre satisfactorio. Por un lado, quien se integra a un nuevo grupo de personas debe estar dispuesto a adoptar la idiosincrasia que le dará nueva identidad. (Forma de pensar, hablar, vestir, actuar, etc.), (2 Co. 5:17).

Es experimentar la vida juntos. Consiste en amarnos desinteresadamente, compartir con un corazón sincero, servir en la práctica, hacer sacrificios, consolar y socializar con los que sufren y practicar todos los mandamientos que terminan ¨unos a otros”. La Nueva Versión Internacional traduce el Salmo 133:1 con esta idea de que comunión es experimentar la vida juntos: ¡Cuan bueno y cuan agradable es que los hermano convivan en armonía!

La palabra que el Nuevo Testamento utiliza para comunión es Koinonia y donde se usa por primera vez es en el libro de los Hechos casi de manera conjugada o vivencial. El NDB dice que esta palabra se puede traducir como comunicación, participación, contribución, compañía, y común. La connotación de la palabra koin es la de participar de algo (genitivo) con alguien (dativo), de allí las ideas de “tener participación con” o “dar participación a alguien” y “compartir con alguien”. La primera indica la vida cristiana corporativa con la idea de que los creyentes participen juntos de ciertas realidades objetivas. La segunda expresa la idea de contribuir para la necesidad de los demás (2 Co. 9:13) y se acerca a la idea de dar. La última, (Hech. 2:42, Ga. 2:9, 1 Jn. 1:3) se refiere a compartir con alguien algo.

En fin, ¿Qué implica convivir juntos como iglesia? Yo sé que no se puede convivir con toda la iglesia juntos, aunque estemos reunidos el domingo, nos saludemos, conversemos, pero si podemos acoger en amistad, amor, calor, confianza a los nuevos convertidos hasta que ellos se sientan parte de la nueva comunidad. El proceso de integración se da cuando todos entendemos que desde el momento que una persona cree en Jesús automáticamente adquiere nueva identidad, es un hijo de Dios, miembro de la familia de Dios (2 Co. 5:17, Jn. 1:12; Ef. 2:19). Así que, tal como pasa, cuando nace un miembro más en la familia, se le da la bienvenida, es recibido con todo amor, es protegido, cuidado, y atendido mientras este no pueda valerse por sí mismo. Pensando en los nuevos creyentes, después de lograr su completa integración, logrando un gran avance en el proceso de formación espiritual, puede pertenecer a un grupo más pequeño, el ministerio de la alabanza, a una clase de EBD, un grupo de discipulado, un grupo de crecimiento, un grupo de oración, etc, con quienes puede intensificar la amistad, experimentar la prueba del otro, sensibilizarme con la pena de los demás, podemos llorar, convivir, sufrir, reír, y orar juntos.

Esto y mucho más implican tener vida en comunidad. Se requiere paciencia, compasión, amor, disposición, compromiso y sobre todo, saber que hay un precio alto que pagar. Se debe estar muy consciente que es nuestra responsabilidad como miembros de la comunidad cristiana, dar la bienvenida a todo nuevo miembro que viene a la iglesia, acobijarlo en amor, protegerlo, ayudarlo y guiarlo con ternura y sabiduría; enseñarle paso a paso el proceso de la vida cristiana.

Comprobación bíblica

1. Juan 1:12 “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre les dio potestad de ser llamados hijos de Dios”.

2. Efesios 2:13-15ª. “Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo. Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, aboliendo en su carne las enemistades.”
3. 2 Corintios 5:17 “De modo que si alguno esta en Cristo nueva criatura es las cosas viejas pasaron he aquí todas son hechas nuevas”….

4. Efesios 2:19 “Así que ya no sois extranjeros advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de la fe”.

5. Hechos 2:42, 44, 47 “Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones”. “Todos los que habían creído estaban juntos y tenían en común todas las cosas”. “Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos” “y eran de un mismo sentir” (1 Co. 1:9).

6. Hechos 4:32 “Y la multitud de los que habían creído (comunidad de cristianos) eran de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común”.

Aplicación personal o apropiación real

¿Qué hará usted para que los nuevos creyentes se sientan en confianza, en familia, en amistad, y en paz? ¿Qué debemos hacer para atraer más personas a nuestra comunidad redentora y evitar que otros se nos vayan? Agregue la palabra “Ellos” en cada una de las 4 acciones:

* Convivir con las personas

* Participar con las personas

* Contribuir para el bienestar de las personas

* Compartir con las personas

Nota: Esto es experimentar la vida espiritual juntos.

La verdadera comunión se da cuando somos auténticos. Ser autentico implica reconocer lo que soy, lo que hago, lo que no puedo hacer. Es reconocer las virtudes y debilidades. Es la expresión genuina de lo que somos, sin apariencia, sin temor y sin esconder. Warren dice que el verdadero compañerismo ocurre cuando la gente es honesta con lo que es, lo que tiene y con lo que sucede en su vida: comparte sus penas, revela sus sentimientos, confiesa sus fracasos, manifiesta sus dudas, reconoce sus temores, admite sus debilidades y pide ayuda y oración de los demás.

¿Qué valor hay para que la iglesia se esfuerce en practicar la comunión como un estilo de vida? Por favor, hagamos la lista de las cosas que se dan cuando hay un verdadero compañerismo o autentica comunión.

Jesús ya lo hizo, hazlo tú también

Jesús ya lo hizo, hazlo tú también

Dr. Luis A Gómez Chávez

¿Qué es lo que ya hizo Jesús?  Jesús pasó 3 años y medio haciendo lo mismo, cumpliendo la voluntad del Padre, llamando, haciendo discípulos  y luego enviándolos a repetir todo el proceso.  La demostración más profunda y clara de su entrega al cumplimiento de la misión fue el hecho de que se entregó a la muerte con el firme propósito de dar salvación.  Jesús hizo todo lo que el Padre le mandó hacer; se dedicó a preparar a 12 discípulos quienes a su vez  serían, más tarde, serían enviados a hacer lo mismo, discipular hasta entregar su vida por los demás.

La obra de Cristo es la base y la razón de la misión de la Iglesia y el discipulado es la esencia y la estrategia para cumplirla.  Estos dos grandes aspectos deben estar fusionados en el ser y quehacer de la iglesia.  Ya Jesús hizo lo que debía hacer, preparar a 12 discípulos, luego morir en la cruz para confirmar su obra salvífica, y antes de regresar al cielo con el Padre quien lo envió, encomendó  no solo a los doce la tarea, la misión, y la responsabilidad de hacer lo mismo que él hizo, discipular.   Es por ello que es imprescindible que  iglesia se ocupe con prioridad de la máxima misión, es dar a conocer a Dios por medio de Jesucristo.

Hoy nos toca a nosotros, sí, a ti que ya eres hijo de Dios, y a mí también, nos toca a todos los que ya hemos recibido  a Jesús como Salvador de nuestras vidas, y nos hemos sometido al proceso de formación espiritual, que es el discipulado.  Como iglesia debemos cuidarnos del activismo sin propósito, pero si aprovechar toda actividad en/de la iglesia para dar a conocer a Dios  y  discipular  a todo el que ya ha creído en Jesús.  La iglesia debe cuidar de mantener esta misión como la esencia de su filosofía ministerial.

El tiempo en que vivimos amerita mayor atención a esta responsabilidad.   La depravación de la humanidad es mayor, la incredulidad de las personas ha aumentado,  la oposición en contra del evangelio, la Biblia, la verdad, la obra de Jesús y de Jesús mismo es sorprendente.  Hombres y mujeres que antes se denominaban cristianos, evangélicos, teólogos, pastores están apostatando de la verdad para volverse a sus propias opiniones, creencias y razonamientos. Esto es cumplimiento de lo que Pablo mismo escribió en 2 Ti. 4:3-5, que se amontonarán falsos maestros, y que apartarán de la verdad el oído y se volverán a fabulas, cuentos, y razonamientos  de hombres.   Lo tristes es que a muchos engañarán, no solo a los simples, neófitos, sino hasta aquellos que se alejan de la verdad, la Biblia, y dejan de creer en esta como la máxima autoridad.

Así que, nuestra responsabilidad es dar a conocer a Dios como el único que puede dar vida eterna por medio de Jesucristo.  Luego, discipular a todo aquel que recibe a Jesús como su salvador personal.    En esto se resume la esencia de la misión de la iglesia de la cual no se ha de apartar, no ha de dejar de hacer, evangelizar y discipular. Todos lo podemos hacer, todo está en dejarnos guiar por el Espíritu Santo.  Jesús ya lo hizo, hoy nos toda a nosotros, por lo tanto, hazlo tu también.    Jesús vivió y murió para darnos vida, ahora te toca vivir y morir para dar vida a otros que estan muertos espiritualmente.