El valor de las redes sociales

Dr. Luis Gomez

Cuando hablo de redes sociales me estoy refiriendo a uno de los medios de comunicación más modernos y más usados de la actualidad. Entre todos los medios sociales quiero mencionar los que sobresalen: el twiter, facebook, gmail, yahoo, myspace, etc. La pregunta que da inicio a la discusión, ¿es bueno que los niños, adolescentes y jóvenes usen con libertad estas redes sociales? ¿Son más los beneficios que los efectos negativos por usar estas redes sociales? ¿Deberían los padres controlar a sus hijos usuarios, deberían las escuelas regular el uso de estos, deberían las leyes regular el uso de estos, deberían las iglesias prohibir o regular el uso de estos? ¿Ayudan al desarrollo integral de las personas el concederles libertad para que naveguen en el internet y relacionarse con amigos y desconocidos, y que sean expuestos a toda clase de información?

Existe una gran cantidad de redes sociales como resultado de la tecnología, el modernismo y el avance de la ciencia. No hay duda que los inventores en su inicio no contemplaron las dimensiones y alcance, ni midieron los efectos de estos. Es más, creo que los creadores de estas redes sociales no vieron las implicaciones de tenerla, solo se gobernaron por su idea original que podría ser el dinero o la fama. Con todo, hemos de reconocer que las redes sociales, tienen su valor positivo, pero tienen sus efectos negativos. No son los aspectos positivos lo que me ha movido a hacer un análisis de las redes sociales sino los efectos negativos.

a. Valor positivo de las redes sociales

“Las redes sociales podrían jugar un papel importante” cuando suceda el advenimiento, estimó Franklin Graham, que añadió: “Miren lo que pasa en Libia o en Egipto. Todos sacan sus teléfonos móviles, graban y envían sus imágenes a YouTube. Así todo el mundo puede ser testigo” de estos hechos. Juan Carlos Jiménez, en el 2008 sintetizo los beneficios del uso de las redes sociales en siete: actualidad, interconexión, comunicación, entretenimiento, protagonismo y control.

1) Nos actualiza. “Juan vive en otro lugar” “mi mama viajo” “Ya no son novios”.

2) Nos orienta, si se tiene buenos orientadores. “Busca solución en Dios” “Visita nuestra iglesia”.

3) Nos forma, “lee este tema” “mira este video” “reflexiona en este paisaje” ‘muchas versiones”.

4) Nos conecta, con personas que nos importan de todas partes… sin costo alguno.

5) Nos subsidia, económicamente, enviando una tarjeta, peluche, un abrazo, fotos, sin costo.

6) Nos advierte del peligro… “No te vengas hoy” sustituye al telegrama, teléfono, no necesito aparatos portátiles, solo la memoria. Controla ciertas cosas, filtra a los ciber amigos…

7) Nos divierte, chistes, juegos, competencia, debates, discusiones, enlaces, fotos, videos, historias, experiencias, etc.

b. Valor negativo de las redes sociales

1) Se gasta demasiado tiempo, “el tiempo es oro y hasta los muertos lo lamentaran” La Biblia dice, “Aprovechando bien el tiempo porque los días son malos” (Ef. 5:16). Lo que ocurre en estos sitios web, que hace que la gente quede como hipnotizada y navegue mucho tiempo a través de sus páginas, no es algo nuevo. Ocurre desde que se inventó el correo electrónico como sistema (en 1971) y tomo más auge cuando surgió la “World Wide Web”, en 1992.

2) Encontramos malos consejeros o consejos. Nos quedamos embelesados y “pegados” en las “redes sociales” porque en ellas satisfacemos, de una u otra forma, y en una u otra medida, las siguientes necesidades básicas: Actualidad, Interconexión, Comunicación, Entretenimiento, Protagonismo y Control. A veces, curiosidad, ansiedad, problema de autoestima, insatisfacciones, sensaciones, emociones, etc.

3) Pérdida de privacidad personal al ser expuesto públicamente nuestra información.

4) Peligro de la piratería: venta clandestina de información, compra y venta de producto en mal estado, robado, o falsificado.

5) Hipnotización maligna que puede terminar en secuestros, robos, fraudes, engaños, y hasta muerte.

6) Amistades o relaciones fraudulentas, peligrosas, pecaminosas, pornografía, incitación a la violencia, malas conductas, etc.

7) Sustitución de valores y absolutos morales, éticos, espirituales y civiles. Noviazgos, matrimonios, amistades virtuales, maneras de pensar, actuar y vivir.

c. Sugerencias y consejos ante la demanda de Dios y las redes sociales.

1) No olvidar que somos representantes de Dios en la tierra y que nuestra responsabilidad es dar a conocer a Dios ante los demás. De manera que si hace uso de las redes sociales, hágalo para cumplir la tarea de Dios, darlo a conocer.

2) Cada vez que se conecte por el internet, facebook, twiter, yahoo, pyspace, Hi5, etc. recuerde que usted debe dominar estas redes y no las redes a usted. Significa que debe saber usar el tiempo, no olvidar el propósito, y tomar en cuenta que debe traerle beneficios positivos. Aproveche estos medios para honrar a Dios, edificarse espiritualmente y proclamar el evangelio.

3) Como hijo de Dios que es, no debe involucrarse en cosas que no agradan a Dios ni con personas que no comulgan la misma fe ni los mismos valores éticos. Por consiguiente, debe usar el internet y las redes sociales solo para asuntos de interacción, fortalecer la amistad con quienes ya es amigo, proclamar la fe en Cristo. No comparta sus datos personales, no de información privada, manténgase alerta para detectar todo asunto sospechoso, malicioso, y sepa decir no, o turn off, cuando algo presiente que es malo.

4) Papas, mantengan la mirada, el cuidado con sus hijos, máxime cuando estos son menores de 18 años. Exprese su autoridad, actúe con sabiduría, con rigidez, y detenga toda acción maliciosa. Ponga reglas, supervise regularmente, llame la atención con autoridad, sabiduría y amor. Es mejor que se enojen porque no pueden navegar el barco con un timón que los controle que naveguen ellos solos en un barco sin dirección con el peligro de ir al naufragio. Enseñe a los hijos valores: respeto, temor a Dios, importancia de la rectitud, vida de santidad, y de hacer las cosas buenas (Fil. 4:8-9).

5) Aprovechemos la tecnología para cumplir la misión de Dios. Este es un buen recurso moderno para hacer evangelismo, dar consejería, hacer discipulado, crecer en la relación con Dios, fortalecer la amistad y la comunicación con los hermanos y familiares. El evangelio puede ser difundido, defendido y distribuido en todo el mundo por medio de las redes sociales sin costo alguno.

Conclusión

Dios quiere darse a conocer a todas las personas del mundo. Lo hizo por medio de la creación, la Biblia, Jesucristo, la iglesia, y ahora por medio de la ciber comunicación. Jesucristo se propuso dar a conocer a Dios y el mensaje de amor, uso todos los recursos disponible de ese tiempo para comunicar el mensaje tan claro que todos lo entendieran, hoy lo hace por medio de la televisión, el internet y los celulares.

La familia es uno de los medios de comunicación de Dios que jamás pasan de moda, lo poco o lo mucho que se haga por transmitir el mensaje de Dios a su familia, siempre será más que no hacer nada. El gran desafío hoy es que tanto los padres como los hijos deben saber usar los medios tecnológicos para no ser sorprendidos por este mundo astuto. Deben comunicar el mensaje y vigilar que sus hijos lo hagan también.

Los hijos, sean mayores o menores, todos los que ya somos hijos de Dios, representemos a Dios y hablemos de él en cada vez que naveguemos por el internet, siempre que nos conectemos con algún conocido, y si no lo es, háblele del amor de Dios. Dios está salvando a muchos por medio del internet y las redes sociales. Estas no son malas, los malos son los que con mala intención las manipulan, las redes son solo redes sociales. Quien determina el uso a darle somos los seres humanos, el cual puede ser bueno o malo. Cuando se está controlado por el Espíritu Santo, haremos el mejor uso, al grado que Dios será glorificado, la iglesia edificada y el evangelio proclamado.

Anuncios

La iglesia donde deseo estar

Dr. Luis Gómez
05-04-14
En mi vida he sido miembro de por lo menos 7 iglesias de 3 diferentes países. En cada iglesia donde he sido pastor, he sido miembro activo también. En todas esas iglesias he conocido diferentes familias, matrimonios, hombres, mujeres, jóvenes, señoritas y niños. También, en estas 7 iglesias viví diferentes experiencias por variadas circunstancias, unas de alegría y satisfacción pero otras de tristeza y dolor. Ninguna iglesia considero que ha sido mala, unas más difíciles que otras, pero todas necesarias para la formación de mi persona y ministerio. Las siete iglesias forman la escuela que Dios ha designado para mi formación pues todas han dejado huellas en mi vida, unas más profundas que otras.

¿Desearía estar de nuevo en alguna de estas 7 iglesias o me gustaría estar en una iglesia grande y famosa? ¿Cuál iglesia escogería tú para ser miembro entre una grande en número en la cual no se conocen unos con otros, pero que el ambiente es agradable, el predicador es famoso, hay muchos ministerios, aunque nunca sepas cómo funciona en realidad o en una iglesia pequeñita donde todos los miembros se conocen, pero que por estar dirigida por unas pocas familias, todo el tiempo se percibe un ambiente tenso, de rivalidad, y de prepotencia aunque hay posibilidad de servir a Dios? ¿Deseas ser parte de una iglesia famosa por tener miles de miembros o en una iglesia casi desconocida donde solo hay unas cuantas familias? ¿Te gustaría ser parte de una iglesia donde cada domingo recibes Palabra, eres alimentado, eres bien atendido, pero nunca te permiten ser parte del liderazgo porque ya está completo los espacios o en una iglesia donde por falta de líderes, puedes servir a Dios en diferentes cargos?

¿Te gustaría estar en una iglesia saludable independientemente del tamaño en número o de la fama o éxito? ¿Cómo saber que una iglesia es saludable? ¿Serán las iglesias grande como La Fraternidad Cristiana de Guatemala con 12,000 miembros o la Casa de Dios de Cash Luna con 16,000 miembros, El Tabernáculo Amigos de Israel con más de 35,000, o la ELIM con más de 100.000, o serán aquellas de 200 miembros, o la del campo con solo 40 miembros en un pueblo de 100 habitantes? ¿Serán las iglesias pequeñas, las que no buscan fama, protagonismo, sino que en conformismo continúan funcionando por años sin preocuparles crecer?

Un análisis cuidadoso de las iglesias grandes y pequeñas nos llevan a reconocer una realidad, que ambas no están teniendo un crecimiento normal ni un cumplimiento real de la misión de Dios, y por ende ambas no son iglesias saludables. Las grandes han sacado a Jesús de sus templos, las pequeñas no le han permitido entrar. Las iglesias que son fieles a Dios, su palabra y la misión son las que experimentan un crecimiento saludable, bíblico, natural y constante. Además, son iglesias con profunda preocupación por que cada nuevo creyente crezca espiritualmente hasta la imagen de Cristo. Cuando cada cristiano está creciendo a la imagen de Cristo, la sociedad donde vive experimenta cambios favorables.

En conclusión, la iglesia donde Dios desea que estés es aquella donde la máxima prioridad es ser fiel a Dios en todo. Es la que tiene una actitud dócil para obedecer la voluntad de Dios (doxológico), está comprometida en el crecimiento integral de cada miembro (edificativo) y aprovecha toda oportunidad para dar a conocer a Dios por medio de Jesús, el único Salvador (soteriológico). Es la iglesia donde tú puedes hacer aquello para lo cual Dios te escogió. Una iglesia donde honras a Dios, creces espiritualmente, y compartes tu fe con otros. Una iglesia donde Cristo es el Señor, la Biblia es la máxima autoridad, el Espíritu Santo el guiador, y la misión de Cristo la gran tarea. No es la iglesia donde tu deseas estar sino en la que Dios quiere que estés, una iglesia donde él te pueda formar y usar.