Servicio, dones e integridad

Dr. Luis Gómez

Entender el corazón de Dios cuando dice: “Porque no quiero sacrificios de labios sino un corazón sincero”, es algo fundamental.  Entender, “Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y que pide Jehová de ti, solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante Dios” (Miqueas 6:8) es de suma importancia. ¿Cuán equivocados estamos al creer que todo lo que hacemos es de agrado a Dios? ¿Cuán herrados estamos al creer que todo lo que hemos preparado con mucho tiempo está llegando al trono de Dios como olor grato? ¿Cuán engañados estamos al sentirnos satisfechos solo porque muchos nos felicitan por la manera como cantamos, dirigimos, enseñamos, predicamos y servimos? ¿Cuán ignorantes somos al creernos todo lo anterior?

¿Cuándo el servicio y el uso de los dones cumplen el propósito de Dios?

Viene a mi mente de nuevo las mismas palabras del profeta, “Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y que pide Jehová de ti, solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante Dios” (Miqueas 6:8).  Como una exhortación, amonestación y confrontación, resuenan en mi oído y en mi corazón las palabras del profeta.   Es  triste, peligroso y dañino para el ministerio, caer en tal decadencia espiritual, de irresponsabilidad moral al creernos lo del primer párrafo.  Eso es pecado, sí es un horrendo  pecado, pero cuantos estamos al frente sirviendo a Dios, sin ser honestos. Pues, ¿acaso nos  preguntamos qué tan honestos, íntegros, sinceros somos con nosotros mismos, con Dios, con el ministerio y con los demás, antes de hacer el más pequeño ministerio como es el entrar en el santuario de Dios y mucho más cuando me paro frente a los demás para hablarles acerca del amor hacia Dios o de la vida de santidad, del buen ejemplo, de la vida de integridad y buena relación?

Bien lo dice San Pablo, que sin fe (He. 11:6), sin amor (1 Co. 13:1-3) y sin santidad (He.12:14), ningún ministerio, ningún don,  ningún servicio o habilidad será  recibida, aceptada,  aprobada y aplaudida por Dios.   Esta parte es a la que nosotros los cristianos no hemos puesto cuidado.  Tácitamente concluimos que  por el simple hecho  de ser el hijo de fulano, o por haber estudiado en tal lugar, o por ser el mejor de todos,  tener tantos años de experiencia o por ser miembro de X grupo, o porque no hay otra persona que lo haga mejor que yo,  creemos que Dios está obligado a aplaudirme en cada vez que cerramos los ojos,  o a reconocerme por lo que pienso, o a premiarme aunque no haga bien las cosas o aunque esté haciendo algunas cosas no tan aceptables.

Cuidado, Pablo dice que en una casa grande hay diferente clase de utensilios, unos de oro, otros de plata, otros de bronce, y otros de heno y hojarasca.  Unos son para usos de honra y otros para deshonra. Un artículo puede ser del mejor material pero si no está limpio, es desechado.  Dios ha decidido que cada uno tenga una tarea que cumplir, y lo ha capacitado con dones espirituales para lograrlo.  Solo que el simple hecho de tener dones y ponerlos al servicio de Dios no es suficiente. Es indispensable una vida de integridad para que Dios lo reciba.

¿Qué significa una vida de integridad? 

Job dijo estas palabras en el capítulo 31: “Hice un pacto con mis ojos, ¿Cómo, pues, había yo de mirar a una virgen?”. Este es un pacto de integridad.  La palabra no indica perfección, sin pecado, pero si irreprensible y de buen testimonio.  Todo siervo de Dios, toda persona que realiza un ministerio en su iglesia local o fuera de esta, si es un ministerio dedicado a Dios, es necesario que quien lo haga, este respaldado por una vida de integridad y rectitud.  Una vida de comunión con Dios y con los demás. Una vida de buen testimonio, de buena relación, conducta recta, comportamiento adecuado y relación solvente con los demás.

Así que, aun que usted tenga el mejor don espiritual y lo ponga al servicio de toda la iglesia no ganará el agrado de Dios si guarda en su corazón sentimientos de rencor, enojo, ira, deseos malos hacia otra personas o simplemente es incapaz de saludarlo, abrazarlo y mucho menos perdonarlo.  Aunque sea el mejor preparado en Biblia, tenga el título más alto en teología, cuente con todas las habilidades deseadas de un siervo (a) de Dios, pero si hay una cuenta pendiente que usted no quiere pagar, o no quiere dejar algunos gestos, hábitos y costumbres que ofenden a los demás, usted no es apto para ser siervo de honra para Dios.

Dios dice: “Porque no quiero sacrificios de labios sino un corazón sincero”. Comencemos por reconocer si somos o no íntegros… luego pidamos perdón a Dios y por último pongámonos a la disposición de Dios, hoy mismo.  Todos tenemos algo que podemos hacer, ya  tenemos algo que nos capacita para hacer aquello que debemos hacer.

 

De manera que, ejercitemos la virtud más grande de la vida cristiana que Dios ha dejado, el amor, porque sin este, todo lo que seamos, todo lo que tengamos y todo lo que hagamos no tiene merito alguno.  La otra virtud que debemos practicar para que los dones y el ministerio tengan aprobación de Dios es la fe, porque sin fe es imposible agradar a Dios.  La última virtud que todo cristiano que quiere servir a Dios por medio del don que ha recibido de Dios es la santidad, porque sin santidad nadie verá a Dios.

Anuncios

El alcance del Evangelio

El alcance del Evangelio

Dr. Luis Gómez

04-27-14

Cuando pienso en el alcance que tiene el Evangelio me lleva a contemplar la majestad, soberanía, gracia, misericordia y amor de Dios.   También me hace pensar en el inicio del evangelio en la eternidad, en un pasado lejano (Ge.3) y en el momento de la conversión.  Ambos, el inicio y el alcance no pueden ser descritos o definidos exactamente.  El uno es eterno, el otro es presente y futuro.   Uno es teórico, el otro es práctico.  Algunos pasajes que presentan el alcance son:

Los siguientes pasajes muestran ciertos parámetros que permiten describir el alcance del evangelio. Génesis  12:1-3   ´Judíos  y todas las familias de la tierra´.  Salmo 2: 8  ´ naciones´ ´confines de la tierra´. Isaías 42:6-8  “luz a las naciones”.   Lc. 2:29-32 “luz para revelación a los gentiles y gloria para Israel”.  Mt. 16:15-18  “Id por todo el mundo y predicad a toda criatura”.  Mt. 28:18-20  “Id y haced discípulos a todas las naciones”. Juan 17: 20-21   “oro no solo por estos sino por todos los que habrán de creer”. Juan 3:16  ´ Dios amó al mundo´,  Ro. 5:8; Juan 4:42 “Salvador del mundo”. Hechos 1:8, 10:36  ´Jerusalén, Judea, Samaria, y hasta el final´.  1 Ti. 2:2-4 “Predica la palabra, a tiempo y fuera de tiempo”.

Esto es suficiente para describir el alcance del evangelio, aunque hay muchos pasajes más.  Hay un alcance territorial: toda la tierra, todas las naciones (Gé. 12:3; Mat.28:19; Hch.1:8).   Hay un alcance humano: toda criatura (Marcos 16:15).  Hay un alcance de tiempo futuro: hasta el fin del mundo (Mt.28:20). Alcance escatológico. Hay un alcance universal o mundial: en todo el mundo (Mt. 24:14; Jn.4:14; 1 Tim.2:4,4:10).  Hay un alcance general: sin acepción de personas (Luc.20:21; Hch.10:34; Ro.2:11; Gál.2:6).

Este alcance último, es maravilloso porque  enseña que el Evangelio es para toda persona, no importa la condición en que se encuentre. La Biblia ordena presentar el Evangelio a ‘toda criatura´, y esto significa que debemos predicar el evangelio a judíos, gentiles: ricos, pobres, enfermos, sanos, libres, esclavos, niños, jóvenes, señoritas, adultos, mujeres, hombres, intelectuales, no intelectuales, vecino,  extranjero, amigo, enemigo, prostitutas, enfermos del Sida, ladrones, blancos, morenitos, humildes, altivos, homosexuales, asesinos, narcos, etc.  Me encanta saber que Jesús dijo: ´Venid a mis todos  los trabajados y cansados, porque yo os haré descansar´ (Mt. 11:28). El mundo es objeto del amor de Dios. El alcance universal solo es posible por la muerte de Cristo, y sólo por él se es salvo.          

         Bueno, el origen del Evangelio está en Dios, el centro es Cristo. El principal motivo por lo cual es ofrecido el evangelio a toda personas es el amor supremo de Dios.  La condición del hombre conmueve el corazón de Dios, está muerto espiritualmente, sin esperanza alguna.  De tal modo que el evangelio tiene un alcance universal, “Dios no quiere que ninguna persona sea condenado, se pierda, sino que todos tengan vida eterna”.  Nosotros los que ya somos sus hijos tenemos el privilegio de ser instrumento para llevar el evangelio a toda criatura, porque solo los que crean en Jesús como Salvador podrán ser alcanzados por el evangelio, porque el evangelio de manera práctica inicia en el momento de la conversión.

¿Con qué problemas se enfrenta la iglesia cuando está presentando el evangelio? ¿Será que la iglesia

está fallando en la presentación del evangelio al hacer acepción de personas? ¿Cuál es la  más común

acepción de personas que hacemos nosotros?  El saber que debemos evangelizar pero no lo hacemos.

Recomendaciones sobre el reto de vivir los valores

Dr. Luis Gomez

Parte de la conclusión de mi tercer libro:  Al rescate de los valores frente al postmodernismo de hoy,  saldrá a finales del 2014 o a principios del 2015 en inglés y en español.

 

  1. Vuélvase a Dios, a la Biblia, al Espíritu Santo, al amor de Dios, a la misión de Jesús y haga un compromiso de lealtad  con Dios donde promete vivir cada valor enseñado en la Biblia.  Viva  solo para enseñarlos comenzando en casa, en el trabajo, en la calle, en la escuela, en el templo, con los hijos, con el pariente, con los vecinos, con la iglesia; en todo lugar y en todo tiempo.

 

  1. Haga un compromiso con usted mismo donde delante de Dios promete vivir el resto de sus días para estudiar, investigar, enseñar y modelar los valores ante la generación actual con la esperanza que de esta resurja una nueva generación con mayor fuerza, vigor y seguridad para defenderlos.

 

  1. Pastores, misioneros (as), teólogos (as), maestros (as), y líderes solo necesitan volver a la Biblia, la Palabra de Dios.  Esta es la armadura, el recurso suficiente unido al Espíritu Santo para desarticular las artimañas y los planes del postmodernismo.    Usted no necesita otra estrategia sino solo la de enseñarla con lealtad. Deje que esta diga lo que Dios quiso decir cuando la inspiró, pero más que enseñarla a diestra y a siniestra, con celo y fidelidad; obedézcala y vívala para que alcance el mayor impacto.

 

  1. Iglesias, maestros (as) y líderes, ocúpense en enseñar la Biblia.  No la releguen a un segundo plano, y al enseñarla deje que ella misma se interprete, no le imponga sus razonamientos, criterios o interpretaciones.   Ella misma como la Palabra de Dios sabe que debe hacer, Dios la dejó con un  propósito y eso es lo que hará, no la coartemos.

 

  1. Padres, hermanos (as) e hijos (as) dediquen mayor tiempo para escuchar a Dios en su Palabra, más que otras cosas como TV, internet, teléfonos inteligentes, tabletas, películas, celulares, etc.    Padres hablen más de Dios, hijos preguntes más acerca de Dios, hermanos compartan más de Dios, todos busquemos a Dios en su Palabra.   La Biblia es la Palabra de Dios.

 

  1. Líderes, directores (as), presidentes (as), y coordinadores (as) de las grandes instituciones eclesiásticas y teológicas; enfóquense más en la Palabra y menos  en los asuntos sociológicos, tecnológicos, modernos, humanísticos, filosóficos, científicos, estructurales, comunicación moderna, relaciones institucionales, acomodamientos a la sociedad moderna, que aunque son buenos, pero si están anulando la autoridad, poder y centralidad de la Biblia, es necesario reordenar las prioridades.

 

  1. Pastores, a ustedes me dirijo como pastor, volvamos más a Dios y a la Biblia y tendremos el suficiente soporte para saber responder a los desafíos del postmodernismo, a la globalización sincretista  y mal intencionada.   En la medida que  seamos leales a Dios y a los valores que la Biblia enseña, y no solo los enseñamos sino que los modelamos; poco a poco el postmodernismo dejará de avanzar, y no podrá llegar al tras modernismo, sino que la sociedad nueva resurgirá con fuerza, solidez, valor, carácter y mejor futuro.   Desde hace un mes, yo hice este compromiso, que en los siguientes 10 años, mi ministerio siempre estará enfocado en investigar, estudiar, vivir, enseñar y escribir sobre los valores.    Haz ese compromiso tú también.

 

  1. A usted me dirijo, si ya es un hijo (a) de Dios, lo (a) exhorto a dedicar el resto de sus días a impulsar, enseñar, y modelar los valores que la Biblia ensaña (Fil. 4:8-9), los buenos valores que sus padres le enseñaron, aquellos que buscan una sociedad justa, confiable, con una cultura de perdón, respeto, integridad, autenticidad, matrimonios al estilo de Dios, educación familiar integral, que practica la tolerancia a la luz de la Biblia, que enseña a creer en Dios, obedecer la Biblia, a amar a los demás como Dios lo manda.

 

Si aun no eres hijo (a) de Dios porque no has abierto tu corazón a Cristo, el primer y gran valor es el temor a Dios (Prov. 1:7).    Una vez recibas a Cristo como tu Salvador personal, será el comienzo de todos los valores, los cuales estarás impulsado a desarrollarlos mientras vivas sobre la tierra.  Así que, entrega tu corazón a Cristo hoy, dile, “Señor necesito que me recibas como tu hijo, pido perdón por mis pecados, pero a partir de este día, quiero vivir para obedecerte, en el nombre de Cristo, amén”.

 

  1. Finalmente, todos los gobernantes de la tierra, presidentes, gobernadores, congresistas, senadores, alcaldes, comisionados, etc. Todos ustedes han sido comisionados por Dios en primer lugar a promover los valores morales, cívicos, espirituales e intelectuales basados en lo que desde el inicio se tenía como el código de valores, la Biblia.    No olviden, Dios los ha puesto en ese lugar (Ro. 13:1-10); él los puede quitar si ustedes no cumplen con esa obligación. Y si por su propio razonamiento, presión, interés, o voluntad se alejan de esos valores que buen resultado han dado por centenares de años, tendrán que dar cuenta delante de Dios, y es más, Dios se reserva el derecho soberano no solo de moverte del lugar donde estás, sino de castigarte, castigo que puede alcanzar hasta una tercera y cuarta generación.    Vamos,  respetable autoridad, haz lo bueno, y no hagas cosas buenas que parecen malas, y no hagas cosas malas diciendo que no son tan malas, que casi son buenas, y por lo tanto, debemos permitir que se hagan.

 

  1.  Olvidaba decirles, si estamos juntos y empeñados en rescatar los valores perdidos seremos mejores, pero si estamos unidos y comprometidos en no solo enseñarlos sino en vivirlos y modelarlos, triunfaremos, seremos una sociedad invencible.

 

Mi aporte fue gritar con voz al cuello sobre la necesidad de rescatar los valores y plasmar estos gritos en páginas de papel que aunque parezcan mudas, estas tienen poder para impactar y promover el cambio. Su parte era  en leer este libro, si ya lo hizo, lo felicito, pero ahora usted es mucho más responsable de no solo vivir los valores sino enseñarlos y aplicarlos  en primer lugar en su casa y en su diario vivir, para que quienes estén en contacto con usted, los vean en usted y decidan imitarlo.

Lo que sucede en la iglesia cuando está llena del Espíritu Santo

Hechos 8:1-40
Sermón predicado el 25 de Abril en IBP

Introducción
El escritor inglés, John Stott en su libro “Sed llenos del Espíritu” p. 52 dice: “La llenura del Espíritu nos conduce a una conducta moral racional y controlada que transforma al cristiano a la imagen de Cristo” San Pablo dice: “No os embriaguéis con vino en lo cual hay disolución, antes bien, sed llenos del Espíritu Santo”. Stott continua “Vemos pues que los resultados de estar bajo la influencia de bebidas “espirituosas” por un lado y del otro, del Espíritu Santo de Dios, son total y completamente diferentes. Una (el vino) nos hace parecer bestias; la otra (El Espíritu Santo) nos hace parecernos a Cristo”.

¿Sabe usted lo que piensa, dice y hace una persona controlada por el vino o por un demonio? ¿Sabe usted lo que piensa, dice y hace una persona llena o controlada por el Espíritu Santo? ¿Cuáles resultados se darán en una iglesia donde cada cristiano está controlado por el Espíritu? Colosenses 3:16 y Gálatas 5:22-23 nos da la respuesta.

Proposición: Hoy aprenderemos sobre lo que sucede en la iglesia cuando está llena del Espíritu Santo a la luz de Hechos 8: 1-40.

1. CONSTANTEMENTE PREDICA A CRISTO (V.4-25) (1 Co. 15:1-4). (El resucitado)

1.1. Contexto: persecución contra de los cristianos (v.1-3)(1 Co. 15:1-4).

Desde Hechos 2 hasta el 7 está declarada la guerra espiritual en contra de la incipiente pero poderosa Iglesia de Cristo. Por un lado, los mismos fariseos unidos con todo el respaldo del sanedrín quieren exterminar a los cristianos por considerarlos una secta. Las mismas palabras que pronunció el Papa Francisco en su viaje a Brasil, “detener el avance de la secta de los evangélicos, 2013”. Por el otro lado, el emperador Romano por celo, envidia y temor a ser destronado busca la manera de atraer toda su adoración personal antes que al mismo Dios. Pero de fondo, el gran impulsor, propuesto por todos los medios busca terminar con el avance de la Iglesia, es Satanás.

El diablo ha intentado detener la obra redentora de Cristo al tentar a Jesús, luego al usar a Ananías y Safira para que mintiesen y por último por el triple problema surgido dentro de la iglesia: gente sin compromiso, murmuración entre los mismos y el descuido del ministerio hacia las viudas. Pero el colmo de todo es la muerte injustificada de Esteban, uno de los siete siervos escogidos por Dios que por predicar el evangelio con poder y autoridad sobre Jesús el Hijo de Dios.

Paradójicamente, la iglesia en vez de menguar, ha desarrollado un fuerte ímpetu para predicar el evangelio de Cristo como reacción natural a la fuerte persecución.

1.2. Dios aprovecha la persecución para anunciar el evangelio (v.4-25).

a. De manera general como iglesia (v.4). Observe el v.1ª, y v.3ª, 25 donde Saulo es uno de los más fuertes enemigos de los cristianos, quien más tarde Dios lo confronta hasta convertirlo de las tinieblas a la luz de Cristo, de la esclavitud del pecado a la esclavitud de Jesús y de la muerte a la vida. Y Saulo asolaba a la Iglesia, entrando casa por casa, arrastraba a hombres y mujeres y los entregaba a la cárcel.

Dice el versículo 4 “Pero los que fueron esparcidos iban por todas partes anunciando el evangelio”. Algunas veces, Dios hace esto cuando la iglesia no se decide a hablar de Cristo cuando esa es su máxima tarea. Puede quitar personas, puede exponer a otras, puede permitir el sufrimiento de otros con tal de que toda la iglesia aprenda a anunciar el evangelio como un estilo de vida. ¿Qué tal nosotros como Iglesia, lo estamos haciendo o esperaremos algo así?

b. De manera individual como cristianos (v.5-25).

También, cuando una iglesia decide someterse al control del Espíritu, el evangelio es predicado no solo colectiva sino individualmente. Este es el caso de Felipe, otro de diáconos escogidos por Dios en el capítulo 6 que tiene el don de evangelista y viene a sustituir el liderazgo que empezó Esteban. Entonces, Felipe descendiendo a la ciudad de Samaria, les predicaba a Cristo.

Algo precioso es que cuando una persona está sometido a Dios y está bajo el control del Espíritu Santo, predica constantemente, aprovecha toda oportunidad, la gente le escucha con atención, hay milagros, trae paz, gozo y alegría a toda la ciudad (v. 7,8) y muchos se convirtieron a Cristo (v.12,13). La predicación fue en el nombre de Jesucristo, era acerca de Cristo. También, el diablo reaccionó tratando de confundir por medio de la aparente conversión de un tal Simón el mago (v.9-11, 18-23).

Principios aplicables: Una iglesia que predica experimenta crecimiento, solo que su predicación debe estar respaldada por su buen testimonio. También, no debemos olvidar que unido al crecimiento viene la oposición. Es por ello que debemos estar controlados por el Espíritu a quien nadie puede vencer.

2. CONSTANTEMENTE OBEDECE A DIOS V.26-30

2.1. La obediencia es una demostración del control de el Espíritu (v.26).

Felipe está teniendo un ministerio fructífero en Samaria, pero Dios que es soberano y solo de él es el plan de redención, llama a Felipe para que vaya a un desierto al Sur, por el camino que desciende de Jerusalén a Gaza. (v.26).

2.2. Felipe escucha la voz de Dios e inmediatamente la obedece (v. 27-28)

a. ¿Qué está pasando en Samaria (v.7-8,12-13)?
b. El llamado de Dios a un cambio de lugar ministerial (v.26)
c. La obediencia inmediata de Felipe (v.27-28)

Dios demuestra su soberanía al llamar a quien él quiere, cuando él quiere y llevarlo donde él quiere. Pero solo quien está controlado por el Espíritu es capaz de obedecer sin cuestionar, sin pedir explicaciones ni razones.

Aplicación: ¿No cree que esta es una tremenda lección? La pregunta del millón ¿estoy en el lugar donde Dios quiere que esté haciendo lo que él quiere que yo haga o estoy en el lugar equivocado haciendo lo que no debo hacer?

 Muchos escuchamos pero no obedecemos. Otros escuchan sin atención lo que Dios manda por tanto no obedecen. Otros escuchan y obedecen pero a medias, a la fuerza, y en diferente manera como Jonás. Dios tiene planes para nuestra vida y desea usarnos, pero es indispensable que escuchemos su voz y que la obedezcamos.

3. TIENE CONOCIMIENTO DE LAS ESCRITURAS (V.27-35)

3.1. Felipe se encuentra con el etíope religioso no convertido (v.27)
3.2. Felipe conoce las Escrituras y la explica a los que no la entienden (v.28)

Recuerde que todo cristiano debe leer, memorizar, meditar escudriñar, practicar y compartir las Escrituras. Un buen cristiano desde que se convierte a Cristo debe comenzar a practicar 4 hábitos espirituales: leer la Biblia, orar a Dios, compartir de Cristo y asistir a la Iglesia. En primer lugar debe estudiar sistemática y seriamente las Escrituras. Una persona que desea agradar a Dios y hacer su voluntad es aquel que permite que el Espíritu le controle.

Felipe fue puesto a prueba. En el camino se encontró al oficial de Etiopía quien iba leyendo una porción de Isaías 53:7-8 pero no lo entendía, y por tal razón el Espíritu dijo a Felipe: “Acércate y júntate a ese carro. Acudiendo Felipe, lo oyó”.

¿Entiendes lo que lees? ¿Cómo podré si alguno no me enseñare? Este hombre rogó a Felipe a subir al carruaje, sentarse a su lado y le explicara lo que leía. Es el momento preciso donde todo cristiano debe estar preparado para dar respuesta a toda pregunta de la Biblia. Felipe como un predicador y conocedor de la Biblia, explico todo Isaías donde está la esencia del evangelio de Jesucristo. Estad siempre preparados para dar defensa del la fe (2 Ped. 3:15).

4. TIENE PROFUNDA PASIÓN POR LAS ALMAS PERDIDAS V.36-40

Como un gran evangelista, Felipe aprovechó la oportunidad para presentar el evangelio de Cristo, lo evangelizó tan bien hasta el grado que explicó punto por punto el evangelio hasta que recibió a Jesús como Salvador personal. Felipe demostró que además de ser un excelente diácono, evangelista, es obediente y un ardiente ganador de almas.

4.1. Le anunció el evangelio de Jesús con “carisma” (v.35): El resucitado.
4.2. Percibe rápidamente el deseo de las personas (v. 36-37)

El etíope le dijo: “Aquí hay agua, ¿Qué impide que yo sea bautizado?” Felipe le dijo: “Si crees de todo corazón, bien puedes”. Entonces el Eunuco le dijo: “Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios” y Felipe lo bautizó. Observe el proceso: 1) Presentar el evangelio claramente, 2) Estar seguro que ha entendido lo que significa recibir a Cristo, 3) Invitar a que reciba a Cristo en su corazón, 4) Sintió gozo (v.39).

4.3. Siempre está ocupado en la obra de Dios (v.39-40)

Lo importante en una iglesia es que todos los miembros en particular y la congregación en general aprendamos a vivir en total obediencia al Espíritu y que él nos controle. Una vida así conduce a vivir ocupados siempre en su obra.

Principio: Cuando la Iglesia vive el evangelio y habla de Cristo, Dios da frutos.

Conclusión

El primer requisito para evangelizar es haber nacido de nuevo, pero el requisito indispensable para un cristiano es estar lleno (controlado) del Espíritu.

Solo cuando vivimos en esta dimensión espiritual de estar controlados por el Espíritu “escuchamos la voz de Dios y lo obedecemos” “amamos su Palabra y la cumplimos” “aprovechamos toda oportunidad para hablar de Cristo”. Los resultados son sorprendentes cuando no solo como cristianos sino como iglesia deponemos nuestras debilidades y pecados delante de Dios en una actitud de confesión y humildad con la intención de que ya solventes, el Espíritu nos controle y guíe. ¿Le gustaría dejar que el Espíritu Santo controle su vida?

Este día acepto a Cristo como su Salvador, Karina Romero

La mejor predicación que deseo escuchar

Dr. Luis Gómez

Si a ti te permitieran escoger la predicación  que deseas escuchar, ¿a cuál predicador escogerías,  al que te gusta escuchar, al que predica muy largo, al que dice exactamente lo deseas escuchar, al que dice claramente lo que no quieres que te digan, al que te hace dormir, al que te hace reír, al que habla muy bien, al que te hace leer la Biblia, al que siempre está enseñando doctrina, etc.?    En este tiempo hay toda clase de predicadores: famosos, populares, impopulares,  millonarios, pobres, humildes, elocuentes, directos, payasos, motivacionales, historiadores, científicos, mentirosos, desleales, infieles, virtuales, preparados, laicos, fieles, comprometidos  y entregados a la palabra. Tenemos predicadores que solo entretienen, prometen, endulzan y adormecen; pero también están los que lastiman, ofenden y hacen llorar.  Están los que predican para complacer, sosegar la ambición de fama, poder  y éxitos, los que predican por dinero, pero también los que predican porque aman a Dios, el ministerio y su Palabra.

La mejor predicación no es la que  presenta el predicador que usted escogió.   La mejor predicación no es la que la da el mejor predicador, sino la que del Espíritu Santo usando el instrumento que él ha escogido.  La mejor predicación en este tiempo la da quien sometido a la guía del Espíritu Santo, saturado del amor de Dios, comprometido con la misión de Jesús, apegado a la Palabra, deja que ésta dé el significado que Dios le dio cuando la inspiró.   Es por ello que cuando vemos la predicación de Pedro,  Esteban, Felipe en Hechos 2, 4, 6,8 es la mejor predicación que yo he escuchado, porque cumple los cuatro requisitos.

La mejor predicación es la que la da un hombre o una mujer consagrados (as) a Dios, quienes en la dimensión de santidad y buen testimonio, dan a conocer la verdad de Dios, a veces penetrante como una espada, dura como un ladrillo, y en otras es tan dulce como la miel, suave como el algodón y pura como la nieve.    Entonces, lo mejor de una predicación no depende del nivel de preparación teológica, de la posición social, de la presentación física, de la elocuencia, de su estilo y forma, de su sabiduría, sino en que éste se limite a obedecer la voz del Espíritu quien lo guía a predicar apegado a la Palabra, con honestidad y lealtad al dueño de la misma.

Un niño, una niña, un joven, una señorita, un recién casado, una mujer, un hombre, un  anciano, un diácono, un pastor, un misionero, un teólogo y un maestro pueden tener la mejor predicación que usted haya visto.    Son dos aspectos que Dios usa para que la predicación se convierta en una de las mejores experiencias de la vida de alguien.   Por un lado, como ya lo adelante, que el predicador esté controlado, y guiado por el Espíritu para decir lo que Dios quiere que diga, y lo haga con  lealtad, sin ningún otro interés, motivación o búsqueda.    Se limita a la Palabra, dice solamente la Palabra de Dios apoyado por su buen testimonio, con coherencia: vive lo que predica.

Por el otro lado, que el oyente este controlado por el Espíritu para escuchar, creer y aceptar  lo que Dios le dice por medio del predicador.   Que recuerde que Dios está tratando con su vida, y que tiene grandes proyectos y que para cumplirlos  necesita deshacerse de todo prejuicio en contra del predicador, en contra de la Palabra, o en contra de cualquier cosa.  El oyente debe ser humilde, y estar dispuesto a someterse al crisol del fuego de la Palabra para hacer los cambios que Dios le está llamando a dejar.

La mejor predicación  es la que  se  escucha con atención.  Cuando escuchamos con atención lo que Dios nos está diciendo, tanto el predicador como el oyente involucran el oído, los ojos, la mente, el corazón, el alma y todo el ser. Es en ese encuentro sublime donde ambos estando expuestos ante Autor de Palabra, él nos va transformando para su gloria y nuestro bien.

Reflexiones sobre el noviazgo que agrada a Dios


Dr. Luis Gomez 

Es un período de compromiso formal donde el joven y una señorita acuerdan encaminarse hacia el matrimonio. Es una decisión seria, la cual comprometes a dos personas de sexo opuesto desde sus raíces. Es la antesala del matrimonio. Es la declaración de amor entre un joven y una señorita, en la que se comprometen caminar juntos y tener un tiempo de conocimiento, compañerismo y confianza mutua. Los diccionarios no emiten ninguna definición, simplemente dice que es la condición del estado de un novio. Encuentre las características y elementos comunes en las definiciones ofrecidas anteriormente sobre lo que es el noviazgo. El noviazgo no es un juego romántico, pasatiempo, aventura de satisfacción egoísta, sino una relación de amistad profunda, seria, responsable que llega a considerarse la antesala del matrimonio. ¿Qué diferencia hay entre el noviazgo entre no cristianos y entre cristianos?

La Biblia lo llama, “desposorio”, tiempo en el cual, el novio da una prenda a los padres de la novia en señal de compromiso, lealtad, fidelidad, entrega y amor. Se firma un documento legal para un año, que no es el acta de matrimonio, pero se comprometían oficialmente a cumplirlo. Adquirían ante la sociedad el compromiso de ser fieles, leales y respetuosos el uno hacia el otro y de casarse después de un año. Durante este tiempo es que José quería abandonar a María creyendo que le había sido infiel a causa de su embarazo por obra del Espíritu Santo (Mt. 1:19).

Una perspectiva pastoral de lo que debe ser el noviazgo cristiano. Este tiene un ideal bíblico, lógico y natural: el matrimonio. Es una relación hecha delante de Dios y para Dios, tal actitud asegura el porvenir. Para llegar a un noviazgo verdadero, puro y bíblico, debe experimentarse un proceso de etapas de adaptación y progresión. En cada etapa hay un conocimiento mutuo y suficiente que les conduce a tomar la decisión seria del noviazgo y luego por el descubrimiento de ciertas características personales, descubren la autenticidad del amor.

El “pre noviazgo” antesala del noviazgo, incluye la sociedad, compañerismo y amistad. Cuando una persona busca una relación sana, saludable y segura de noviazgo debe buscar en oración en la sociedad donde primero se da la camaradería. En seguida, de la camaradería pasa al compañerismo, donde se relaciona con un grupo más pequeño y selecto de personas por afinidad e interés común. Como resultado de pasar mucho tiempo juntos, se da cierto grado de confianza y lealtad se cultiva la amistad con ciertas personas en particular.

Hay dos verdades acerca del noviazgo que son indispensables: el noviazgo tiene un ideal y tiene una realidad. El ideal es lo bíblico y cristiano, el real es lo humano, cultural, y no apegado a lo que Dios manda. El noviazgo sano, bíblico y cristiano sigue un proceso natural, lógico y progresivo hasta llegar a la meta que es el matrimonio sin cometer pecado alguno. El noviazgo tiene una realidad en muchas personas, una realidad anticristiana, cultural, humana, posicional y que no se preocupa de llegar al matrimonio o si se llega lo hacen por caminos equivocados.

El noviazgo es un tiempo de disfrutar con alegría las sensaciones y emociones de la amistad. Pero no debe convertirse en una especie de idolatría al grado de interrumpir la comunión con Dios y la amistad con los demás. Una relación de noviazgo que se alimenta de los celos, desconfianza y de un espíritu posesivo o antisocial, no es una relación saludable y no asegura que sea la relación correcta. La meta de un noviazgo sano, lógico, natural y bíblico es aquel que tiene como objetivo respetar, proteger, cuidar a la otra persona hasta llegar al matrimonio.

La siguiente fase del proceso después de la amistad, es el noviazgo. El noviazgo formal, serio y sano es el que incluye: promesa, compromiso y matrimonio. Un noviazgo se forma de dos personas que por haberse conocido lo suficiente, comparten una amistad sincera y profunda y están preparados para ser más que amigos. Después de un prudente tiempo de noviazgo, por la seriedad, dan el primer paso de la promesa de lealtad, amor, y fidelidad; los padres dan aprobación para dicho noviazgo. Luego viene el compromiso, donde ambos, conscientes de las implicaciones, se comprometen para ser novios en vías de contraer matrimonio.

Un noviazgo que sigue todos los pasos anteriores, y cumple los requisitos biblicos, donde ambos estan seguros que son cristianos, que tienen la aprobación de sus padres y que están seguros que su relación no está fundada en algún tipo de presión o sentimiento ajeno, este noviazgo tiene mayor garantía de llegar a ser un matrimonio saludable. Un noviazgo fundado en otro tipo de cosas tales como presi[on, dominio, temor, simple admiración, amenaza, manipulación, rebeldía o un ciego enamoramiento es una relación enfermiza que apunta al fracaso.

Atrévete a ser leal

Dr. Luis Gómez
04-10-14

Hay una discusión sobre si existe diferencia entre lealtad y fidelidad. La lealtad es una virtud que se debe practicar todos los días, en todo lugar y a toda costa como parte del ser. La Real Academia Española define la palabra lealtad: (De leal). 1. f. Cumplimiento de lo que exigen las leyes de la fidelidad. 2. f. Amor o gratitud que muestran al hombre algunos animales, como el perro y el caballo. 3. f. p. Legalidad, verdad, realidad. Es firmeza en los afectos y en las ideas que lleva a no engañar ni traicionar a los demás: la lealtad de una conducta; la lealtad es una gran virtud. Comportamiento de una persona o animal que guarda la máxima fidelidad, que no engaña.

La lealtad es una obligación de fidelidad que un sujeto o ciudadano le debe a su estado o monarca. Lealtad es una virtud que escasea en nuestros tiempos. Antonio G. Trevijano dice que mientras que la fidelidad pone su fe en alguien (externo), la lealtad permanece en la inmanencia del Ser leal a sí mismo (interno). Por eso, las faltas de fidelidad son perdonables, y las de lealtad, imborrables. Lo que García está diciendo es que hay mucha diferencia entre fidelidad y lealtad, aun cuando la Biblia utiliza la misma palabra hesed para referirse a ambas.

Luis Fuenmayor Toro al contrario dice que lealtad significa fidelidad, franqueza, nobleza, honradez, sinceridad y rectitud. Es imposible pensar en lealtad sin que esté unida a la fidelidad. Luego, sólo es leal quien, además de ser fiel, es franco y sincero. Servir con lealtad significa también servir con franqueza, sinceridad y honradez. No se es leal si se engaña, si no se dice la verdad o si solo se dicen medias verdades o se dice lo que al líder agrada, lo que éste desea oír; si se le esconden situaciones o hechos independientemente de las motivaciones que se tengan.

En fin, lealtad es fidelidad a un principio, compromiso, acuerdo, relación, alianza, familia, institución o país. La lealtad es la cualidad de aquellas personas que acatan las leyes o cumplen los acuerdos, tácitos o explícitos. ¿Qué significa entonces ser fiel y leal a Dios? ¿Qué significa ser fiel a la Biblia, al evangelio, a las convicciones, a la fe, a la iglesia y a las autoridades espirituales? Ser fiel y leal a Dios no es fácil, cuesta mucho porque exige renuncia y entrega; firmeza y convicción en Dios. Ser fiel y leal a Dios es ser fiel a las convicciones, es esforzarse por agradar a Dios en prioridad aun cuando desagrades a los demás. Ser fiel y leal a la fe y la vida cristiana es buscar a toda costa el favor de Dios aun cuando sabes que con eso te ganas el desprecio de los demás.

Este es uno de los valores que necesitamos rescatar que va unido a la fidelidad, a la integridad, y a la autenticidad. Es por ello que yo te reto a que te atrevas a ser leal a Dios en todas las áreas de tu vida. No te olvides que ser fiel y leal a Dios no es cosa fácil, cuesta mucho porque exige renuncia y entrega; firmeza y convicción en Dios. Piensa por un momento en ¿cómo serían las cosas en la sociedad actual si todos, absolutamente todos en particular determinamos ser leales en toda nuestra manera de vivir?

Cuando se es leal a Dios porque se ama, respeta y obedece, nos será más fácil ser leal en las otras áreas de la vida. Si hay algo que da honra a Dios es la lealtad y fidelidad de sus hijos. Si hay algo que valora un hombre y una mujer es la lealtad de su cónyuge. Si hay algo que engalana al evangelio, a la iglesia, a la familia, al matrimonio y a la sociedad es la lealtad de los casados. La lealtad a Dios inicia en el momento que abrimos nuestro corazón a Jesús y se desarrolla en la medida que cedemos nuestro espacio al Espíritu Santo.