¿Cómo se prepara el pastor para su retiro ministerial?

Dr. Luis Gómez Chávez
Propuesta para la creacion de un ministerio de restauración

Creo que sería saludable que todas las organizaciones eclesiásticas e instituciones teológicas educativas contemplaran dentro de sus pensum educativos, programas ministeriales y recursos a disposición de la restauración de siervos pastores que de alguna manera necesitan ayuda emocional, psicológica, ministerial, familiar y espiritual. Se sabe que cuando un pastor cae en pecado es restaurado por compromiso moral, pero muy poco se hace por aquellos que realizan el ministerio en agonía, escasez, casi moribundos, sin motivación alguna, y sin atención cuando son echados injustamente de las iglesias o justamente. Aun no se cuenta todavía con un ministerio así, que ayude a los pastores y a sus familias durante el periodo de transición ministerial. Esto aliviaría las penas, y evitaría el brote de alguna clase de resentimiento ministerial.

Considero que una proyección ministerial preventiva de esta naturaleza sería una acción humanitaria, pues muchos pastores en países menos desarrollados, las iglesias no cuentan con recursos o simplemente no han creado programas de retiro, bonificaciones o de auxilio pastoral. Sería de aplaudir tales iniciativas, pues generalmente los pastores cuando se retiran no cuentan con mucha ayuda, y los seguros que nuestros países ofrecen una cantidad mínima y solo cuando se ha cotizado por más de 20 años. Lo que reciben los pastores jubilados es simbólico, y si no ha previsto para su futuro, lo más seguro es que quienes fueron pastores apreciados por sus grandes ministerios, vienen a tener vidas llenas de necesidad. Usted dirá, ¿no es esto responsabilidad de Dios, cuidar de sus siervos? Claro que sí, pero por esa razón nos ha dado inteligencia, emociones y voluntad, nos ha enseñado sobre el amor, la generosidad, nos dio el ejemplo al darnos lo mejor. Somos nosotros los responsables de ser buenos administradores de los recursos que Dios nos ha dado.

La restauración de los siervos es responsabilidad de las instituciones eclesiásticas.

La restauración es responsabilidad de las iglesias beneficiadas por el ministerio pastoral.

La restauración es responsabilidad de nosotros los pastores colegas.

La restauración ayuda no solo a los pastores en crisis sino que beneficia a las iglesias receptoras de los efectos del ministerio estéril de pastores que por no contar con un consiervo amigo, por considerarse autosuficiente no pide ayuda, por no haber dejado puertas abiertas en ministerios anteriores, y por no contar con el apoyo de otros ministerios, llegan a estos niveles de calamidad. Esto amerita hacer un alto para considerar la posibilidad de formar equipos de trabajo donde se vele por los pastores, pues haciendo esto, las iglesias serán beneficiadas con pastores con energía, frescos, visionarios, con un concepto adecuado de lo que es el ministerio, y con total disposición.

El ministerio pastoral es responsabilidad compartida y se hace en cooperación con la iglesia, la denominación, el cuerpo de pastores y el pastor mismo. Muy poco se ha escrito acerca de cómo ayudar a pastores en crisis ministerial, no que tenga que ver con inmoralidad, sino crisis de liderazgo, transiciones por salidas prematuras de las iglesias, o depresiones resultantes del poco respaldo moral, espiritual, emocional y financiero de sus líderes y de las iglesias.

Podría compartir muchos ejemplos vistos con mis propios ojos de siervos que han llagado hasta poder en tela de duda su vocación o el llamado por las terribles crisis o circunstancias que les ha toca vivir. No estoy apoyando a pastores que por su propia negligencia, haraganería, y descuidos ministeriales son obligados a dejar sus cargos. Me refiero a pastores que con humildad, disposición y ninguna pretensión sirven a Dios tal como los líderes que Dios busca, sirven conforme el corazón de Dios, enseñando justicia y verdad. Hombres y mujeres que habiendo recibido una sólida preparación bíblico-teológico-ministerial andan mendingando ministerios porque las iglesias dominadas o dirigidas por líderes caciques, autoritarios, y controladores cierran las puertas.

Es tiempo que toda iglesia, actúe con un espíritu humano, generoso y responsable, al sembrar e invertir en sus pastores para que Dios les recompense en el ministerio. Admiro y felicito a la Convención Bautista del Sur en Los Estados Unidos que en su mayoría ha enseñado y exigido a los pastores de sus iglesias a participar en un programa de retiro, donde cada pastor es estimulado a ahorrar una cantidad voluntaria, y la Convención da una parte similar a la que el pastor da. Celebro a aquellas iglesias que cuentan con un rubro para emergencias pastorales, transiciones ministeriales, y aun, crisis familiares del pastor. Y finalmente, felicito a aquellas iglesias que con actitud samaritana, amor desinteresado e identidad pastoral cuentan con un ministerio de apoyo pastoral, quienes velan porque sus pastores tengan lo necesario, vivan satisfechos en sus ministerios, y les ofrecen su amor, sus oraciones y están pendientes para todo.

Hasta la fecha, no he visto que una iglesia haga esto, pero estoy seguro que las hay, aun son muy pocas, pero las hay. Es urgente y súper importante crear este tipo de ministerio de cooperación pastoral. Esto ayudará para que las paradojas ministeriales sean no solo entendidas sino aceptadas de buena gana. Seguiré orando, escribiendo y enseñando sobre esta gran necesidad, que al fin de cuenta, es la iglesia la más beneficiada. Como ya lo mencione, cuando un pastor ofuscado, deprimido, estresado y fatigado por el ministerio anterior llega a una nueva iglesia, lo más seguro es que no rendirá lo mismo. Es conveniente que cuando esto suceda, el pastor, antes de aceptar un nuevo ministerio, se tome un tiempo para renovar sus fuerzas como el águila, y para eso necesita tener provisión, algo así como un mes, un trimestre, un semestre o un año sabático.

Aquí es donde se necesita la cooperación tanto de las instituciones eclesiásticas, de las iglesias locales y de la prevención y visión del pastor. Usted, consiervo, cristiano o líder, necesita dar un paso a favor de esta idea. Animo a cada pastor consiervo, laico o líder a comenzar hoy mismo a establecer un plan de retiro, y de prevención que tome en cuenta emergencias presentes, y el inevitable tiempo de retiro en el futuro. Yo he comenzado a pensar en esto ya. Esto no es falta de fe, esto es sabiduría, prudencia y buen uso de los recursos que Dios nos ha dado, esto es parte de nuestra mayordomía. No se conforme con esperar lo que le darán al final de su ministerio, haga algo desde ya para prepararse. Aprended de la hormiguita.

Parte del libro, paradojas en la vida pastora, lo que callamos los pastores, publicado en junio del 2013.

Si desea comprar uno de estos libros, llame al 443-889-5454, o escriba a Luis Gomez al luisloida@juno.com, el valor de libro con envio son $ 8.00.

Anuncios

¿De qué sirve ser respetuoso hoy?

Dr. Luis Gómez

            De algo estoy profundamente seguro, que el respeto engendra respeto y  sea que se haga  con gusto o sin gusto, por obediencia o por exigencia, por deber o por gratitud; finalmente en ambos casos hay buenos resultados.   Quien recibe en primer lugar la recompensa por ser educado, respetuoso y amable  es la misma persona que practica el respeto.   En  segundo lugar, son los padres al sentirse satisfechos, galardonados y premiados cuando sus retoños, sus vástagos, sus hijos se comportan como verdaderos cristianos, ciudadanos y trabajadores.  Quienes son tratados con respeto, educación, amabilidad y buena atención se sienten valorados, respetados y bien atendidos.  Esto es un asunto de cultura, de un nuevo estilo de vida en la forma de pensar que así como deseo que me traten a mí  es como yo debo  tratar a los demás (Mt. 7:12).

Este es un principio bíblico, (Ga. 6:8-9) dice: “Todo lo que el hombre sembrare eso cosechará”.  La misma ley del talión puede aplicarse en principio, “ojo por ojo, diente por diente”.  No paguéis mal por mal, sino paga con el bien el mal.   El asunto es que cuando  dejamos que nuestros hijos o nuestra generación hagan, digan y piensen  lo que quieran, estamos permitiendo que la buena educación, los buenos modales, el reconocimiento de los demás y las buenas costumbres sean relegados a segundo plano.   El principio lo enseñó claramente Jesús en el sermón del monte (Mt. 7:12) que muchos lo han denominado, “la regla de oro”. Esto es súper verdad, según trato a los demás, así me tratarán ellos  a mí.

La ley natural es irreversible. Es como tratar de escupir hacia las nubes, pues la misma persona recibirá la saliva. Es como tratar de pegarle al vecino con un hule largo que es estirado, pues a su regreso pegará al mismo que los estire. Esto es lo que sucede, lo opuesto, si  siembras odio, enemistad, arrogancia, sentido de superioridad  y violencia;  en lugar de sembrar amor, respeto, amistad, educación, buenos modales y excelentes costumbres, esto mismo será cosechado.   Hace unos días alguien subió a mi muro de facebook algo que decía, yo amo los días donde se decía buenos días, se daba las muchas gracias, se pedía permiso, se guardaba silencio y se admiraba la edad.    Así que, la recompensa  del respeto  es el respeto que uno mismo ha mostrado a los demás. Los beneficios van desde lo más pequeño hasta lo más grande, desde lo más  subjetivo hasta lo más objetivo, y de lo razonable a lo no razonable.

Sería muy interesante y valioso hacer una lista de los beneficios que una persona, un  matrimonio, una familia, una iglesia, una sociedad, y/o hasta todo el país recibiría si todos practicamos el valor del respeto como un estilo de vida.    La idea de hacer esta lista no es tan  descabellada, pues tiene sentido.  Es por ello que animo a todos los esposos, padres, pastores, maestros  y gobernantes a hacer esto, y luego escoger algunas cuantas maneras de ponerlos en práctica  en el círculo  más cercano que tenga.

 

Hablemos entre nosotros los pastores

Dr. Luis Gómez
02-27-14

Pastores consiervos y colegas, el acto de “comunicarnos unos con otros” es un privilegio que Dios nos ha dejado, pero también es un recurso valioso que podemos aprovechar para fortalecer los lasos pastorales. Mantener conexión “entre pastores” es de gran ayuda, por los momentos de debilidad, necesidad, gloria, prueba, dolor que muchas veces vivimos. Reconocer que necesitamos de otros, y saber que podemos contar con otros requiere no solo humildad y carácter sino reconocer que necesitamos crecer y mejorar cada día.

Cuando compartimos alguna experiencia entre pastores, es algo así como una catarsis ministerial. En esta experiencia, compartimos ideas, consejos, sugerencias, proyectos y confesamos y confiamos alguna debilidad. Para llegar a este nivel de confianza nada debe manipularnos ni debemos manipular a otros para que lo hagan. Si la experiencia del consiervo, el consejo del predicador, el triunfo del hermano ayuda a fortalecer o a declinar acerca de una decisión importante, se debe poner mucha atención. Proverbios 11:14 dice: “Donde no hay dirección sabia, caerá el pueblo, más en la multitud de consejeros hay seguridad”.

Es refrescante saber que se tiene a alguien a quien confiar las experiencias del ministerio, las debilidades del ministro, y los desafíos que desvelan. El ministerio tiene valles, sombras, oleadas de frio, terribles soledades, extrañas tentaciones, desiertos interminables y dificultades que obligan a buscar a Dios de rodillas. La mejor decisión de un siervo de Dios es resolver los problemas ministeriales, los conflictos familiares, y los desafíos de la carne en el mismo trono de Dios. Luego, al estar en la tierra misma, escuchar el consejo de aquellos que pueden ayudarlo ya que eso amplía la perspectiva sobre lo que se está pasando.

Es maravilloso recordar que nosotros los siervos de Dios, contamos con una promesa inigualable hecho por Dios, el Príncipe de los pastores, el Maestro de los maestros; él dijo: “Yo estaré con vosotros todos los días de tu vida hasta el fin del mundo” (Mt. 28:20). Por consiguiente, si dependemos de Dios, “si permanecemos en él, y sus palabras permanecen en nosotros, podemos pedir todo lo que queramos y él nos lo dará” (Jn.15:7). Además, al leer en Ro. 8:31, 37, nuestro corazón se fortalece y es estimulado con la gran verdad, que si Dios está de nuestro lado, nada ni nadie podrá vencernos, pues en Cristo somos vencedores sobre todas las cosas.

Todo siervo o ministro de Dios debe saber no por afición sino por convicción de que si Dios lo ha llamado al ministerio, su tarea principal es ser fiel al que lo llamo, cueste lo que cueste, empique lo que implique (Jo. 24:14; 1 Co. 4.1-2). Además de ser fiel, ha de estar dispuesto a dar hasta su propia vida con tal de mantenerse leal al pacto hecho con Dios. Esta es la primera relación que todo siervo de Dios debe cuidar y jamás descuidar ni sustituir o vender por nada. Significa poner a Dios en primer lugar para garantizar (Josué 1:8) que “todo saldrá bien”. Esto demanda mucho esfuerzo no para demostrar al mundo lo que podemos hacer y lo que realmente somos, sino para demostrar a Dios que lo necesitamos en cada momento de nuestra existencia para hacer aquello para lo cual él mismo nos creó y nos tiene sobre la tierra.

El ministerio será más agradable a Dios y aceptado por la iglesia y muy satisfactorio para el siervo mismo si su esposa e hijos comparten la misma visión ministerial (Jo. 24:15). Durante 28 años he comprobado esta gran verdad. Si no se está seguro de lo que significa e implica estar en la milicia del ministerio, con seguridad tendrán muchos conflictos, desacuerdos, y constantes discusiones. En el ministerio, se viven difíciles experiencias, tan difíciles que solo los que están convencidos del llamado, de la tarea encomendada, y de la visión que comparte con la esposa al pasar por los valles de desolación, soledad, y hasta pensamientos de deserción, se mantienen fieles a Dios y a la vocación.

Es por ello que todo siervo (a) de Dios desde que está en la escuela de entrenamiento bíblico-teológico debe en oración pedir a Dios por la persona que le pondrá para hacer el ministerio. Debe ser una esposa o un esposo con la misma visión, lenguaje, disposición y compromiso. Esa persona debe estar dispuesta a compartir todo momento de triunfo, gloria, dolor, tristeza y fracaso. Habrá de estar dispuesta a vivir en todo ambiente según el lugar donde Dios los quiera usar y adaptarse sin queja alguna a la vida ministerial que les toque pasar. Pero por sobre todo, que haya disposición a renunciar a todo con tal que su cónyuge sea el siervo (a) de los demás, su pastor, pero también el de toda la congregación.

Todo campo ministerio encomendado por Dios provoca aspiraciones, pero la mayor aspiración del ministro es lo que Dios le ha mandado hacer. Cuando nos enamoramos de las aspiraciones de Dios, nuestras propias aspiraciones serán grandes y maravillosas. Un ministerio en las manos de un siervo fiel, donde cuenta con el apoyo, ánimo y ayuda de su esposa y de sus hijos, los resultados se pondrán de manifiesto, Dios será agradado y habrá satisfacción.

El ministerio debe darnos satisfacción, nos debe gustar hacer lo que Dios nos ha ordenado hacer y debemos hacerlo con mucha paz en el corazón. Asegúrese de estar donde Dios quiere que esté, haciendo exactamente lo que él le ha prescrito hacer, con las personas escogidas por Dios como complemento y con el claro compromiso de vivir solo para hacer aquello para lo cual ha sido llamado.

Preguntas de reflexión y discusión familiar acerca del respeto

Dr. Luis Gómez

 

¿Si el respeto comienza en uno mismo, porque razón no podemos respetarnos unos a  otros?

¿Recuerda los elementos que conforman la base del respeto? ¿Cuál de estos es más importante, y cual está siendo más descuidado en este tiempo?

¿Qué sugiere usted que debe hacer cada persona, la familia, las escuelas, las iglesias y los gobiernos para rescatar la práctica de este importante valor?

¿Dónde está el principal vacío para la erosión de este valor?

¿Por dónde comenzaría usted el rescate de este valor?

Si usted fuera el presidente de la republica, ¿Qué haría para que el respeto a Dios, y a los demás llegue a ser el valor más importante de la sociedad?

Bases del respeto, Proverbios 1:1-7

Dr. Luis Gomez

Felicito a los costarricenses por defender los derechos por el bienestar de la familia. Bajo un intenso sol y vestidos de blanco, evangélicos y católicos se unieron para preservar a la familia «conforme al diseño de Dios», es decir, hombre y mujer. Además, mostraron su oposición a la fecundación in vitro, el matrimonio entre personas del mismo sexo y el aborto. Douglas Altamirano, regidor municipal y líder del movimiento, dijo que no fue la ‘marcha del odio’, sino la marcha por la familia, y agregó que convocarán a nuevas manifestaciones.

También felicito al Presidente Ruso, Vladimir Putin quien el 4 de febrero reprendió a Estados Unidos por haber abandonado los valores tradicionales. Literalmente dijo:
Muchos países euro-atlánticos, se han alejado de sus raíces incluyendo los valores cristianos. Las políticas que se están llevando a cabo en estos lugares al poner en el mismo nivel las familias con hijos y una asociación de personas del mismo sexo o al poner al mismo nivel una fe en Dios y una creencia en Satanás. Este es el camino de la degradación.

El comentarista de Alternativos Cl. prosiguió contando lo que el presidente Ruso dijo.
Estados Unidos ha renunciado a Dios y esta adorando a Satanás y como consecuencia, está siendo conducido a la degradación y a un caótico oscurantismo. Putin también retrató a Rusia como una firme defensora de los valores tradicionales en contra de lo que él describe como la bancarrota moral de Occidente. Según Putin, el conservadurismo social y religioso es la una forma de evitar que el mundo caiga en una caótica oscuridad.

¿No cree usted que sea justo luchar por el rescate de los valores tradicionales, cristianos, bíblicos, morales y conservadores de la sociedad actual? Este es mi compromiso para los siguientes 10 años de ministerio, investigar, estudiar, enseñar, predicar, escribir, y publicar todo lo que tenga que ver con estos valores, comenzando con el valor del respeto.

1. ¿Qué es un valor?

Los valores son elementos que se transmiten de generación a generación, de familia a familia, de padre a hijo. Solo que para que mantengan su pureza y eficacia requiere que se mantenga el proceso de cultivación.

2 Ti. 3:15-16. Un valor es una propiedad que tienen las cosas, acciones y personas en virtud de las cuales nos sentimos atraídos, aceptados o rechazados. Los valores no son la vida, pero son necesarios para la vida. Son más que enseñanzas, son convicciones que se enseñan y modelan. Los valores son principios, enseñanzas, convicciones y verdades que no se imponen sino que se enseñan para ser adoptados. En Proverbio 22:6, los padres enseñan e instruyen pero no lo imponen a la fuerza, sino que el hijo es quien decide aceptarlo, adoptarlos o rechazarlos.

Así que, un valor es una virtud, una cualidad o habilidad que tienen las personas, las cosas, las acciones, las enseñanzas y las verdades. La escuela y la Iglesia son remansos de valores pero el hogar es el crisol donde se pulen, pero es cada individuo el que decide recibirlo, y practicarlo. Esto tiene que ver con la educación que hemos recibido y con el apropiarse de dicha instrucción.

Un valor se enseña, se modela, se ofrece, pero finalmente es la persona la que decide si recibe, toma, encarna, practica y obedece dicho valor o no. Prov. 22:6 dice: “Instruye al niño en su camino y cuando este fuere grande no se aparte de él”. La responsabilidad de los padres, las escuelas y las iglesias es instruir, orientar, enseñar y modelar los valores, pero son los hijos los que deciden apropiarlos, vivirlos, enseñarlos y modelarlos a la siguiente generación. También dice Ef. 6:1-4 “Hijos obedeced en el Señor a vuestros padres porque esto es justo, honra a tu padre y a tu madre porque este es el primer mandamiento con promesas, para que te vaya bien y seas de larga vida sobre la tierra”. Pero el v.4 dice: “Y vosotros padres no provoquéis a ira a vuestros hijos sino criadlos en disciplina y amonestación”. Por último, la Biblia nos invita a aprender los valores, a obedecerlos y enseñarlos (Fil. 4:8-9).

2. Los valores se cultivan (Base de los valores)

a. Indirectamente: Por la cultura del entorno, y la herencia familiar

El entorno social de un individuo, también es llamado contexto social o ambiente social, es la cultura en la que el individuo fue educado y vive, y abarca a las personas e instituciones con las que el individuo interactúa en formar y regular. Este entorno incluye lugar de nacimiento y donde creció en su infancia, adolescencia y juventud. La cultura se
compone del lenguaje, costumbres, hábitos, valores, tradiciones, personas, instituciones, lugares, ambiente, actividades, etc.

La herencia familiar es la transmisión de conocimientos, y valores familiares, no solamente verbal de generación a generación, sino también, son ideas a través de costumbres, y estilos de vidas.

Esto lo confirma (2 Ti. 1:5,3:15) “Que desde la niñez has sabido las sagradas escrituras” que la abuela Loida y su madre Nohemí enseñaron a su hijo y nieto Timoteo. Quiere decir que los padres heredan los valores por medio de la Palabra, su vida, sus costumbres, sus hábitos, sus reglas, su cultura y su herencia. Es muy importante reconocer que nuestros padres nos transmiten su propia herencia, cultura, e idiosincrasia, que algunas veces no es la mejor o buena, pero otras veces sí. Muchos jóvenes son exactamente lo que vieron, oyeron y aprendieron estando en casa con sus padres.

Aplicación: Papás, mamás, ¿Qué clase de valores estás dejando como herencia a tus hijos?

b. Directamente: con la Biblia y nuestra valorización (Dt. 6:1-9)

En fin, los valores son cultivados por medio de la instrucción de la Santa Palabra. Esta nos muestra el camino hacia la salvación y nos prepara para la perfección (2 Ti. 3:15-17). Nuestra valorización de la vida, de las personas, de la sociedad, del bien, de la educación, del respeto, determina la clase de personas que somos. El principio de valorar a los demás como seres humanos se enseña y se modela en el hogar por excelencia. Dice (Dt. 6:1-9) que se debe amar a Dios con todo el corazón, y ese amar descrito en la Biblia debe ser contado, leído y repetido a los hijos, nietos y bisnietos. Han de ser repetidos e insistidos y modelados hasta convertirse en un valor. La repetición de algo produce un aprendizaje más duradero. De igual forma, si en la casa, si en la escuela, si en la iglesia nos proponemos a enseñar y modelar todo lo bueno, todo lo justo, todo lo que es digno de buen nombre, lo más seguro es que terminaremos viendo a una generación que piensa, siente y se comporta según las virtudes o valores aprendidos de los padres, de los cristianos, de los compañeros de estudio y de la sociedad (Fil. 4:8-9).

c. La base fundamental del respeto es: El temor a Dios (Prov. 1:1-7)

Dt. 6:1-9. Los valores son elementos que se transmiten de generación a generación, de familia a familia, de padre a hijo. Solo que para que mantengan su pureza y eficacia requiere que se mantenga el proceso de cultivación. Hay tres elementos en este pasaje: 1) los padres son los responsables de transmitir los valores, 2) el resultado de la transmisión consistente del máximo valor forma personas que lo enseñarán, 3) el máximo valor es el temor (amor) a Dios.

El reto de los valores está en la calidad de tiempo en que vivimos. Hoy es más difícil mantener los valores, pero hoy es más urgente cultivarlos. 2 Ti. 3:12 dice: “En los postreros días vendrán tiempos difíciles porque habrán hombres desobedientes a los padres”. Luego 2 Ti. 4:3-4 describe la calidad de ese tiempo y de las personas que vendrán, quienes buscarán relativizar la verdad absoluta y menospreciarán los valores espirituales de la familia.

Fil.4:8-9. El mayor de los retos hoy, es cultivar o rescatar valores preventivos en nuestra familia para asegurar el destino de nuestros hijos. Un valor de en cultivar los valores es que éstos contribuyen a la formación de la personalidad de nuestros hijos, o sea, de la próxima generación que sostendrá y guiará a esta sociedad. Salmo 144:12.

Prov. 1:1-7 y Ecle. 12:13 aseguran que el mayor valor de todos que todo ser humano debe aprender, vivir y enseñar es el temor de Jehová porque es el todo del ser humano. La familia no puede aguantar la presión del presente siglo, a menos que regrese a la estructura original y reconozca la necesidad de ser fiel a las directrices de Dios para la familia.

Resumen: La Biblia debe tener la supremacía en la formación de los valores, y hacer que el legado familiar y el de la cultura ideológica se ajusten el criterio bíblico y que no estén en contra de la identidad natural de las cosas. En otras palabras, lo que forma nuestros valores debe estar en un orden de prioridad en cuanto a la influencia. La cultura tiene menos influencia que la herencia familiar, pero ambas están subordinadas a lo que la Biblia enseña, modela y exige. Todo esto es lo que ayuda a formar un sistema de valorización de las personas, cosas, lugares y eventos. Una nota positiva es que nunca se es viejo para cultivar y nunca es tarde para comenzar a practicarlos ya que en todo tiempo y a toda edad los valores traen satisfacción, remuneración y prevención.

Conclusión

En fin, lo que forma la base de los valores que identifican a una persona es la Biblia, la herencia familiar, la cultura del entorno y su propia valorización. Sin embargo, lo que más determina su identidad personal es el temor hacia Dios. Solo que para sentir temor hacia Dios, antes necesitas tener el temor de Dios en el corazón que solo se logra por medio de creer en Jesús como único Salvador personal y obedecerlo como el único Señor de su vida.

Es en la medida que Dios está siendo formado en nosotros, en la medida que la Biblia va transformando nuestros corazones es que aprendemos a respetar, valorar, y estimar a los demás como Dios los valora, los ama y los estima.

El respeto que siente y demuestra hacia las personas, lugares, eventos y cosas es el resultado de lo que ha aprendido de su cultura del entorno, de su herencia familiar, y de la formación bíblica y académica que ha recibido, del temor de Dios que transforma su vida. Así que, según sea la formación recibida, así será su valorización acerca de Dios, de las personas, de los lugares, de los eventos y de las cosas.
Todo depende de cómo he sido formado y de cuánto de lo recibido decido obedecer.

¿Ya recibió a Jesús en su corazón?

El valor de las redes sociales

Dr. Luis Gómez

Cuando hablo de redes sociales me estoy refiriendo a uno de los medios de comunicación más modernos y más usados en la actualidad. Entre todos los medios sociales quiero mencionar los que sobresalen: el twiter, fasebook, gmail, yahoo, myspace, etc. La pregunta que da inicio a la discusión, ¿es bueno que los niños, adolescentes y jóvenes usen con libertad estas redes sociales? ¿Son más los beneficios que los efectos negativos por usar estas redes sociales? ¿Deberían los padres controlar a sus hijos usuarios, deberían las escuelas regular el uso de estos, deberían las leyes regular el uso de estos, deberían las iglesias prohibir o regular el uso de estos? ¿Ayudan al desarrollo integral de las personas el concederles libertad para que naveguen en el internet y relacionarse con amigos y desconocidos, y que sean expuestos a toda clase de información?

Existe una gran cantidad de redes sociales como resultado de la tecnología, el modernismo y el avance de la ciencia. No hay duda que los inventores en su inicio no contemplaron las dimensiones y alcance, ni midieron los efectos de estos. Es más, creo que los creadores de estas redes sociales no vieron las implicaciones de tenerla, solo se gobernaron por su idea original que podría ser dinero o fama. Con todo, hemos de reconocer que las redes sociales, tienen su valor positivo, pero tienen sus efectos negativos. No son los aspectos positivos lo que me ha movido a hacer un análisis de las redes sociales sino los efectos negativos.

Valor positivo de las redes sociales

“Las redes sociales podrían jugar un papel importante” cuando suceda el advenimiento, estimó Franklin Graham, que añadió: “Miren lo que pasa en Libia o en Egipto. Todos sacan sus teléfonos móviles, graban y envían sus imágenes a YouTube. Así todo el mundo puede ser testigo” de estos hechos. Juan Carlos Jiménez, en el 2008 sintetizo los beneficios del uso de las redes sociales en seis: actualidad, interconexión, comunicación, entretenimiento, protagonismo y control.

1) Nos actualiza. “Juan vive en otro lugar” “mi mama viajo” “Ya no son novios”
2) Nos orienta, si se tiene buenos orientadores. “Busca solución en Dios” “Visita nuestra iglesia”
3) Nos forma, “lee este tema” “mira este video” “reflexiona en este paisaje” ‘muchas versiones”
4) Nos conecta, con personas que nos importan de todas partes… sin costo alguno.
5) Nos subsidia, económicamente, enviando una tarjeta, peluche, un abrazo, fotos, sin costo.
6) Nos advierte del peligro… “No te vengas hoy” sustituye al telegrama, teléfono, no necesito aparatos portátiles, solo la memoria. Controla ciertas cosas, filtra a los ciber amigos…
7) Nos divierte, chistes, juegos, competencia, debates, discusiones, enlaces, fotos, videos, historias, experiencias, etc.

Valor negativo de las redes sociales

1) Se gasta demasiado tiempo, “el tiempo es oro y hasta los muertos lo lamentaran” La Biblia dice, “Aprovechando bien el tiempo porque los días son malos” (Ef. 5:16). Lo que ocurre en estos sitios web, que hace que la gente quede como hipnotizada y navegue mucho tiempo a través de sus páginas, no es algo nuevo. Ocurre desde que se inventó el correo electrónico como sistema (en 1971) y tomo más auge cuando surgió la “World Wide Web”, en 1992.

2) Encontramos malos consejeros o consejos. Nos quedamos embelesados y “pegados” en las “redes sociales” porque en ellas satisfacemos, de una u otra forma, y en una u otra medida, las siguientes necesidades básicas: Actualidad, Interconexión, Comunicación, Entretenimiento, Protagonismo y Control. A veces, curiosidad, ansiedad, problema de autoestima, insatisfacciones, sensaciones, emociones, etc.

3) Pérdida de privacidad personal al ser expuesto públicamente nuestra información.
4) Peligro de la piratería: venta clandestina de información, compra y venta de producto en mal estado, robado, o falsificado.
5) Hipnotización maligna que puede terminar en secuestros, robos, fraudes, engaños, y hasta muerte.
6) Amistades o relaciones fraudulentas, peligrosas, pecaminosas, pornografía, incitación a la violencia, malas conductas, etc.
7) Sustitución de valores y absolutos morales, éticos, espirituales y civiles. Noviazgos, matrimonios, amistades virtuales, maneras de pensar, actuar y vivir.

Sugerencias y consejos ante la demanda de Dios y las redes sociales.

1) No olvidar que somos representantes de Dios en la tierra y que nuestra responsabilidad es dar a conocer a Dios ante los demás. De manera que si hace uso de las redes sociales, hágalo para cumplir la tarea de Dios, darlo a conocer.

2) Cada vez que se conecte por el internet, facebook, twiter, yahoo, pyspace, Hi5, etc, recuerde que usted debe dominar estas redes y no las redes a usted. Significa que debe saber usar el tiempo, no olvidar el propósito, y tomar en cuenta que debe trae beneficios positivos. Aproveche estos medios para honrar a Dios, edifican espiritualmente y proclamar el evangelio.

3) Como hijo de Dios que es, no debe involucrarse en cosas que no agradan a Dios ni con personas que no comulgan la misma fe ni los mismos valores éticos. Por consiguiente, debe usar el internet y las redes sociales solo para asuntos de interacción, fortalecer la amistad con quienes ya es amigo, proclamar la fe en Cristo. No comparta sus datos personales, no de información privada, manténgase alerta para detectar todo asunto
sospechoso, malicioso, y sepa decir no, o turn off, cuando algo presiente que es malo.

4) Papas, mantengan la mirada, el cuidado con sus hijos, máxime cuando estos son menores de 18 años. Exprese su autoridad, actúe con sabiduría, con rigidez, y detenga toda acción maliciosa. Ponga reglas, supervise regularmente, llame la atención con autoridad, sabiduría y amor. Es mejor que se enojen porque no pueden navegar el barco con un timón que los controle que naveguen ellos solos en un barco sin dirección con el peligro de ir al naufragio. Enseñe a los hijos valores: respeto, temor a Dios, importancia de la rectitud, vida de santidad, y de hacer las cosas buenas (Fil. 4:8-9).

5) Aprovechemos la tecnología para cumplir la misión de Dios. Este es un buen recurso moderno para hacer evangelismo, dar consejería, hacer discipulado, crecer en la relación con Dios, fortalecer la amistad y la comunicación con los hermanos y familiares. El evangelio puede ser difundido, defendido y distribuido en todo el mundo por medio de las redes sociales sin costo alguno.

Ilustración: Obrerofiel,com ahora está llegando a más personas al mismo tiempo y las está educando más que los años anteriores y con menor personal. Yo estoy llegando a mas de 75,000 personas de 65 paises por mi blog personal, reflexionesparahoy.wordpress.com.

Conclusión

Dios quiere darse a conocer a todas las personas del mundo. Lo hizo por medio de la creación, la Biblia, Jesucristo, la iglesia, y ahora por medio de la ciber comunicación. Jesucristo se propuso dar a conocer a Dios y el mensaje de amor, uso todos los recursos disponible de ese tiempo para comunicar el mensaje tan claro que todos lo entendieran, hoy lo hace por medio de la televisión, el internet y los celulares.

La familia es uno de los medios de comunicación de Dios que jamás pasan de moda, lo poco o lo mucho que se haga por transmitir el mensaje de Dios a su familia, siempre será más que no hacer nada. El gran desafío hoy es que tanto los padres como los hijos deben saber usar los medios tecnológicos para no ser sorprendidos por este mundo astuto. Deben comunicar el mensaje y vigilar que sus hijos lo hagan también.

Los hijos, sean mayores o menores, todos los que ya somos hijos de Dios, representemos a Dios y hablemos de él en cada vez que naveguemos por el internet, siempre que nos conectemos con algún conocido, y si no lo es, háblele del amor de Dios. Dios está salvando a muchos por medio del internet y las redes sociales. Estas no son malas, los malos son los que con mala intención las manipulan, las redes son solo redes sociales. Quien determina el uso a darle somos los seres humanos, el cual puede ser bueno o malo. Cuando se está controlado por el Espíritu Santo, haremos el mejor uso, al grado que Dios será glorificado, la iglesia edificada y el evangelio proclamado.

El lenguaje del respeto es la justicia y la misericordia

Josué 20, Jer. 9:23-26

02/16/14

Dr. Gomez

Don Quijote de la Mancha dando consejo a Sancho Pansa le hablo sobre la equidad y la misericordia:

Cuando pudiere y debiere tener lugar la equidad, no cargues todo el rigor de la ley al delincuente, que no es mejor la fama del juez riguroso que la del compasivo. (p. 869). Si debiéramos escoger entre el rigor y la condición compasiva de un juez, nos inclinaríamos -siguiendo la línea conceptual que el personaje plantea- por la segunda opción, dado que “ser compasivo” supera en mucho a las exigencias de quien desea sobresalir por el excesivo rigor. El delincuente o quien presume serlo está en las manos de un juez y de él espera equidad como supuesto básico para enfrentar el futuro que le aguarda. El narrador sabe y en esto transparenta la propia imagen del escritor, que proceder con el equilibrio suficiente para no castigar al inocente y exentar al culpable es difícil.

Volvemos a insistir en los métodos de aplicación de justicia que imperaban en el renacimiento y nos sentimos tristemente conmovidos por la suerte de quien cayera en desgracia. Por supuesto que había individuos como los galeotes del capítulo XXII de la primera parte a quienes al verlos nada más no nos quedaba duda alguna de su irredenta condición; pero hay otros que son inocentes y la maquinaria de la “justicia” igual arrasa con ellos al no contar entre sus posibilidades con una buena defensa o con el dinero suficiente -no para comprar al juez- sino para pagar una fianza adecuada, o para instrumentar a su favor todos los recursos legales que fuera posible encontrar. En resumidas cuentas, el hidalgo aconseja en el marco de un equilibrio sustancial que sin duda debe ser una norma de existencia para la actuación social o profesional de cada uno de nosotros.

Si acaso doblares la vara de la justicia, no sea con el peso de la dádiva, sino con el de la misericordia. (p. 869).

¿Cómo se relaciona el respeto con la justicia y la misericordia? La justicia para con Dios es “la virtud de la religión”. Para con los hombres, la justicia dispone a respetar los derechos de cada uno y a establecer en las relaciones humanas la armonía que promueve la equidad.

En Josué 20 hay dos atributos de Dios, justicia y misericordia que pueden resumirse en uno solo, el amor. Lo he dicho en otras ocasiones, que el amor de Dios tiene dos caras que ha de verse en dos perspectivas: disciplina y bondad, castigo y recompensa, felicitación y reprensión. En este pasaje observamos que Dios, lejos de ser tolerante, es justo porque evita que se practique la injusticia pero sin llegar a ser encubridor o favoritita. Es una expresión clara del cuidado que Dios tiene con todos, es donde se da la integración de la justicia, la misericordia con el fin de expresar el respeto hacia todos.

1. ¿Quién o qué determina el valor de la vida?

Uno de los artículos más leídos y solicitados en mi blog personal es el valor del respeto. Cada semana hay por lo menos 80 personas alrededor del mundo que están leyéndolo. Por tres razones estamos predicando sobre los valores; la petición de WordPress, la cantidad de personas que leen este tema, y la gran necesidad existente de rescatar este valor he decidido seguir escribiendo sobre el valor de la vida, el respeto y la manera de cómo tratarnos. Leamos Ro. 8:6, 1 Co. 2:7, Ef.1:11, Ro. 12:3 y mantenga en su mente la pregunta.

a. La filosofía de las relaciones humanas del siglo XXI.

“Dime cuanto vales y te diré cuanto te respeto”. En otras palabras, me relaciono con alguien basado en lo que éste vale y según lo que valga así será la manera como lo trataré. La sociedad actual ha perdido el valor del respeto que merece toda persona independiente de su status social, su nivel cultural, su raza, color, estatura, u origen, etc.

La vida de una persona no se define como la simple existencia, tampoco es la duración de vida de una persona. La vida representa a una persona, la cual desde que es fecundada tiene todos los derechos divinos y constitucionales, por consiguiente, debe ser reconocido por todos los demás. Toda persona tiene derecho a vivir, y nadie tiene derecho, la libertad y la potestad de atentar contra su vida, o hacer nada que ponga en peligro la vida de los demás.

b. La ausencia del respeto nos conduce al caos de la anarquía.

La Agenda Universal de las Naciones Unidas Post 2015 es la siguiente: 1) No dejar a nadie atrás, 2) Colocar el desarrollo sostenible en el centro, 3) Transformar la economía para empleos y crecimiento inclusivo, 4) Construir paz e instituciones eficaces, abiertas y responsables para todos y 5) Forjar una nueva alianza mundial .

Personalmente veo esta agenda de las Naciones Unidas con buenos ojos. No obstante, yo agrego lo siguiente: muy interesante, pero faltó, un esfuerzo serio en rescatar los valores morales, espirituales y cívicos, que aunque podría contemplarse en el numeral 4; dudo que lo estén pensando. Con todo, celebro el interés la iniciativa de esta organización mundial, y desafío no solo a los cristianos a unirnos como iglesias, sino a las escuelas y cada familia en particular. Necesitamos formar un frente que detenga la avalancha liberal y desproporcionada de la sociedad postmoderna.

La ausencia del respeto hacia los demás, es la explicación para la existencia de personas sin escrúpulos, sin sentimiento, sin dignidad, sin moral y sin valor hacia ellos mismos. Hay muchas personas en la actualidad que son capaces de matar al prójimo por casi nada, simplemente porque no les gustó su cara. Hombres capaces de violar indefensas criaturas solo por satisfacer sus apetitos salvajes de la carne. Mujeres que sin sentimiento alguno son capaces de abortar o dejar abandonadas a sus recién nacidos sin siquiera darles la más mínima oportunidad a que se puedan defender. Hombres y mujeres que sin medir las consecuencias roban, secuestran, envenenan con drogas, o trafican con productos dañinos. Compañías y grandes corporaciones que por el interés de ganar millones de dólares, no toman en cuenta que están poniendo en peligros a millones de personas. Gobiernos que no toman en cuenta a Dios, la Biblia, los valores, y a las mayorías; aprueban leyes que destruyen el valor de toda una generación, o que con tal de mantenerse en el poder permiten la venta de productos que anticipadamente ya saben que son dañinos para la sociedad.

c. El verdadero valor de la vida lo da Dios. Jeremias 9:23-26.

La presunción universal es el respeto y valor a la vida. O sea, esto es lo se cree y se espera que se dé en la sociedad. San Agustín escribió que el ser humano se ama así mismo por inclinación natural por lo cual lucha a como dé lugar por su preservación. Sin embargo, la sociedad ya no valora la vida. Se debe buscar el valor de la vida siguiendo el orden correcto, primero bajo la perspectiva de Dios y luego bajo la perspectiva de uno mismo. El error del humanismo y de la psicología estriba en buscar en el yo aquello que sólo Dios puede proveer.

Sin embargo, La vida es un regalo de Dios. El ser humano solo es un administrador de la vida que le ha sido encargada y por tanto, no tiene ninguna competencia ni capacidad de decisión sobre la vida. ¿Se acepta la voluntad de Dios como la única obligación o es posible que se le conceda libertad responsable al hombre sobre la vida? Así que, la propuesta intermedia es, dejar que el hombre tome la decisión sobre la vida con plena responsabilidad de sus decisiones y consecuencias. Lo único es que cada uno debe aprender a conocerse así mismo.

Algo digno de saber es que Dios no se detiene, no se desilusiona y no cambia por las debilidades, defectos y falsas percepciones que nosotros mismos nos estipulamos o la gente o el mismo diablo nos ha hecho creer que no valemos nada. ¡Eso es mentira!

El verdadero valor de nuestra vida está en reconocer el valor que Dios le ha dado. El nos hizo y no nosotros a nosotros mismos (Salmo 92:1-2, 100). Dios dio lo mejor para darnos valor eterno (Jn. 3:16, 1 Jn. 3:1).La manera como Dios nos ve es muy diferente a la manera como nos miramos a nosotros mismos. Dios nos ha hecho para su gloria (Ef. 1:6,12); nos ha capacitado para que la honremos, adoremos y exaltemos a Dios. Si tan solo hacemos aquello para lo cual fuimos creados, ya hemos descubierto el valor que tenemos para Dios. Descubrir esto da sentido, rumbo y razón para vivir.

Dios nos ha hecho para su gloria, nos ha capacitado para que le honremos, y si solo eso pudiéramos hacer, estamos haciendo aquello para lo cual fuimos creados, que es adorar, exaltar y glorificar a Dios. Eso es suficiente para satisfacer a Dios y vivir satisfechos nosotros mismos.

Resumen: El valor de la vida la da Dios, quien es justo, misericordioso, omnisciente, amoroso, ecuánime y coherente. Él es el Creador y por consiguiente ama y protege su creación. Dios valora a toda persona de todas las partes del mundo, de toda raza, color, nación, status social, nivel cultural y condición moral. Dios las ama tanto que dio a Su Hijo Único para morir en la cruz, porque para él todos somos importantes y de mucho valor. Dios jamás hace algo que atente contra el derecho de vivir. Si te amas, te cuidas, te proteges y no haces nada que atente contra tu vida. Una vez te valoras a ti, debes valorar a los demás como Dios te valora a ti Pasa esta nota a otra persona y se feliz.

2. El cuidado de Dios es una demostración de su justicia (Josué 20)

Como parte de la distribución de la tierra, y establecimiento de leyes justas, Dios dijo a Moisés que no distribuyera ciertas ciudades de las que había dado a la tribu de Levi las cuales tendrían una función especial. En la actualidad pueden ser comparadas con la función que tienen las embajadas o los Consulados en países extranjeros que sirven para proteger y salva guardar a personas perseguidas de manera injusta, o en caso de emergencias (Dt. Éxodo 21:12-13, 4:41-43). También pueden ser comparadas con las ciudades desganadas como santuarios de refugio para extranjeros. Es muy interesante saber que inmediatamente después de que Dios revela los diez mandamientos para el pueblo de Israel, también da órdenes para el establecimiento de ciudades de refugio. Esta acción divina prescribe su perfecta justicia y conocimiento anticipado del comportamiento humano y de la realidad de los accidentes que a veces no pueden ser evitados, sin embargo, no pueden ser motivo para la injusticia o el espíritu vengativo.

Ilustración: Las ciudades de refugio son como los santuarios para los inmigrantes en Los Estados Unidos: San Diego, Los Ángeles, San Francisco, Miami, Chicago, Seattle, Houston, Phoenix, Austin, Dallas, Washington D.C., Detroit, Salt Lake City, Minneapolis, Baltimore, Portland (ambas Maine y Oregón), Denver, New York City, y todo el estado de New Jersey.

a. La vida es tan valiosa y sagrada que ha de tratarse con justicia. ( Jos. 20: 5-6).

¿Cuánto vale la vida de una persona para Dios quien es su Creador y Dueño? ¿Cuánto vale para usted la vida de las otras personas más cuando sabe que tenemos en común al mismo Creador? Cuando se piensa en lo que Dios pretendía con las ciudades de refugio nos debe hacer pensar en que nuestra actitud y disposición hacia los demás debe ser siempre el hacerles el bien, no tolerarles el mal, no cubrirles su maldad, pero si ayudarles a salir de esta clase de vida o evitar que otros abusen de su libertad o autoridad para hacerles mal.

b. La teología de la justicia enseña que quitar la vida de una persona aun por accidente, es un asunto serio, antes se debe comprobar su culpabilidad (v.4, 6, 9b).

No puede tratarse como asesino o criminal con la misma vara a todos por igual. La ley dice que ninguno es culpable si aun no se ha comprobado su culpabilidad. De manera que Dios como un árbitro justo, aboga por los dos lados: hacer justicia y misericordia, o castigar y disciplinar. Los hechores pueden vivir en esas ciudades y no podrán salir de estas hasta ser juzgados por la congregación, no por el que lo persigue y vivir ahí hasta que el sacerdote en función muera.

Aplicación: ¿Recuerda como la ramera ofreció su casa como santuario de refugio a los dos espías enviados por Josué sabiendo que estaba actuando en deslealtad a las autoridades de Jericó, pero en lealtad al Dios de Israel? Practicar la justicia significa obedecer y hacer lo que agrada a Dios aun cuando implique desobedecer a las autoridades que se oponen al deseo de Dios. La justicia de Dios no hace mal a nadie, tampoco tolera el pecado de nadie.

3. La provisión de Dios es una confirmación de su amor (20:7-9)

a. Aspectos que forman la identidad y los valores de una persona.

Respetar significa reconocer, estimar, y valorar la vida de las personas por sobre todas las cosas, sin dejar de aplicar la justicia. No olvide que el valor del respeto hacia los demás es formado en una persona: por la herencia familiar, la cultura del entorno, la formación bíblica y académica, y la valorización que nosotros mismos que tenemos sobre los demás. Esto lo demuestra Dios con las ciudades de refugio descritas en (Números 35:6, 11-28, Josué 20:7-9), valorar a las personas como seres humanos con derecho y responsabilidades. Cedes en Galilea en el monte de Neftalí, Siquem en el monte de Efraín, Quiriat-arba (Hebrón) en el monte de Judá. Al otro lado del Jordán al oriente de Jericó: Beser en el desierto (tribu de Rubén), Ramot en Galaad (tribu de Gad) y Golán en basan (tribu de Manases).

b. En la teología de la misericordia de Dios siempre va unida a su presciencia o conocimiento anticipado de todo.

Podría darse una mala interpretación a lo que Dios está haciendo acá. Tratar de proteger a los homicidas sin tomar en cuenta que por accidente o no, se hizo un mal a la otra familia, pereciera injusticia. Sin embargo, es todo lo contrario, prevalece la justicia y el valor de la vida. El hecho de designar seis lugares para que sean refugios de personas perseguidas por un accidente, no es más que la expresión clara de la misericordia y la justicia de Dios. Está en juego el conocimiento anticipado de Dios del destino de cada persona, de cada matrimonio, de cada familia y de toda una nación.

Aplicación: Nuestra forma de pensar y decidir es muy diferente a la de Dios. ¿Qué decidiríamos para una persona que por accidente mata a uno de nuestros parientes o roba a uno de nuestros hijos? ¿Qué pediría usted que hiciera las autoridades con todos los ladrones, asesinos, ladrones, secuestradores aun cuando no ha sido comprobada su culpabilidad?

Lo mismo hizo Dios con los homicidas, los protege por amor, misericordia, y soberanamente los pone en una de estas ciudades, sacrificando el derecho de los dolientes quienes deben entender que el homicida no es culpable, sino que de fondo esta la decisión soberana de Dios sobre la vida de toda persona.

Conclusión

Dos atributos de Dios que hablan sobre el valor que él tiene sobre cada ser humano son la justicia y misericordia resumidas en el amor. Lo he dicho en otras ocasiones, que el amor de Dios tiene dos caras que ha de verse en dos perspectivas: disciplina y bondad, castigo y recompensa, felicitación y reprensión. Hoy hemos aprendido que Dios, lejos de ser tolerante, es justo porque evita que se practique la injusticia pero sin llegar a ser encubridor o favoritita.

Es una expresión clara del cuidado que Dios tiene de cada uno de sus creaturas. En esta integración de la justicia y la misericordia es que Dios demuestra que nos ama y que desea que nos tratemos como seres humanos, con respeto, justicia, y amor.