Haz obra de conquistador

Dr. Luis Gómez Chávez

Hay un hermoso coro que dice: “Dios no nos trajo hasta aquí para volver atrás, nos trajo aquí para conquistar la tierra que él nos dio. Y aunque gigantes encuentre allá yo nunca temeré, nos trajo aquí para conquistar la tierra que él nos dio”. Esta es una gran verdad, todos los hijos de Dios somos conquistadores desde que nacimos de nuevo. Dios nos ha dotado de los recursos necesarios para obtener la victoria. Todos podemos y debemos conquistar todos los días los terrenos que Dios nos ha prometido que serán de nosotros. Dios le dice a Pablo que tiene mucha gente en esa ciudad, y yo digo que Dios tiene muchas personas que salvar en las diferentes ciudades.

¿Cuál es la idea de ser conquistadores? Bueno, los primeros conquistadores en el siglo XVI fueron Portugal y España quienes al venir metieron el catolicismo a la fuerza, aunque el descubrimiento de América por Cristóbal Colón fue en el año 1492. De esa manera, la conquista significa pelear contra alguien y el vencedor es considerado el conquistador haciéndose acreedor de las tierra y de las personas atrapadas quedan en calidad de esclavos o prisioneras. Además, la conquista solo es conquista cuando se descubre nuevos territorios con todo lo que estos contienen, y solo es conquistada cuando los habitantes son derrotados.

Nosotros los cristianos somos los nuevos conquistadores del reino, enviados por el Dueño de todo, el Rey de reyes. La Biblia dice que somos embajadores del Rey, ciudadanos de los cielos, representantes de Dios y con el poder suficiente para conquistar los corazones de todos aquellos que viven bajo el dominio del diablo, del mundo, del pecado y de la carne. Así que, nuestra tarea es conquistar los terrenos controlados las fuerzas del mal, y la lucha será también contra el hombre quien al no creer en Jesús se vuelve enemigo de Dios.

En la actualidad, es mucho más extenso el terreno aun no conquistado por nuestro Dios, más de 5 mil millones de corazones en el mundo están bajo el yugo de la esclavitud de Satanás. Ese gran numero es el terreno que Dios nos ha enviado a conquistar con la sangre de Cristo, por la gracia de Dios e impulsados por el amor inefable de Dios. La clave de la victoria es la obediencia y el sometimiento de cada cristiano a nuestro Capitán, nuestro Señor Jesucristo. Cada cristiano necesita seguir preparando sucesores para la conquista, discípulos que puedan unirse al ejército de Jesús.

Si tu eres parte del ejército de los discípulos de Jesús, comienza hoy mismo a conquistar el terreno más cercano, tú casa, tu trabajo, tu vecindad, las canchas, y el lugar donde estés. Nuestra conquista no es con arma sino con el poder del Espíritu. Mira a tu alrededor y si vez que hay partes no conquistadas, no pierdas tiempo y dale a conocer al Dios Todopoderoso que le hará libre para siempre. La conquista es mucho más fácil si Dios va delante de nosotros porque le obedecemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s