Vive según lo que eres

Mateo 7:5-29
Dr. Luis Gomez Chavez
Lectura diaria del Nuevo Testamento.

Sin temor a equivocarme, hoy la mayoría de los seres humanos viven no según su identidad original, sino según su identidad real, la humana. Dios desde el momento que creó al ser humano, y permite el milagro de la maternidad, cada niño nace con la identidad original que es la que Dios le da, a imagen y semejanza suya, pero al mismo tiempo, nace con una naturaleza real, pecaminosa, que no es la ideal, la perfecta y sin pecado. Sin embargo, desde el momento que una persona decide entregar su corazón a Cristo, una nueva naturaleza es implantada, la naturaleza espiritual, la divina, la de arriba, la cual le ayudará a seguir el camino para alcanzar la identidad original, la que Adán y Eva tenían antes de pecar, una identidad perfecta y santa.

Los que no han creído en Cristo, su identidad sera como la de un impío, incrédulo, enemigo de Dios y hacedor de toda maldad por estar controlado por el principe de este mundo. La Biblia describe con lujo de detalle el comportamiento de aquellos que no quieren creer que solo en Jesús hay vida eterna, cambio de vida, y transformación total. Estas personas, por su naturaleza pecaminosa, hacen maldad, viven controlados por la maldad, y se deleitan en hacer el mal. Sus frutos todos son de continuo mal que no solo ofenden a Dios, sino que lo que hacen va en contra de la identidad original para lo cual Dios los creó. Lo tremendo es que así como viven, jamás alcanzaran la identidad ideal, la perfecta, sin mancha, sino que serán condenados a vivir por toda la eternidad en constante sufrimiento por no creer en Jesús.

Sin embargo, aquellos que a pesar de nacer con una naturaleza pecaminosa, al hacen buen uso de la personalidad dada por Dios: sentimiento, voluntad e inteligencia, creen en Jesús como su Salvador personal, Dios les da una nueva naturaleza que les capacita para dar frutos diferentes, segun su nueva identidad, los cuales no solo agradan a Dios sino que identifican a la persona. El saber orar a Dios con fe en todo momento, no desmayar y persistir en la oración es un fruto de la nueva identidad. El vivir sometidos a las reglas del nuevo estilo de vida para el cristiano significa dejar el mundo, apartarse de la naturaleza pecaminosa, es otra evidencia de la nueva identidad. Dejar de obedecer las instrucciones del Diablo, la carne y la vieja naturaleza y entregarse a las directrices del Nuevo amo, Jesucristo es lo que da nueva identidad.

¿Cuál es tu identidad, sigues las instrucciones del principe de este mundo, Satanás o estas siguiendo las directrices del Rey de reyes? Si ya eres un hijo de Dios, vive según lo que eres, vive según esa identidad y que los demás te identifiquen basados en lo que eres y haces. Si eres un hijo de Dios, vive como un hijo de Dios, y haz todo aquello que agrada a Dios, que esta de acuerdo a su palabra, lo que es congruente a lo que te ordena el Espíritu, saturado del amor de Dios y comprometido con la voluntad de Jesús. Has la voluntad de Dios, y así la gente te identificará como lo que eres.

Anuncios

Si hablas, mira primero si puedes hablar

Mateo 7:1-6
Dr. Luis Gomez Chavez
Lectura diaria del Nuevo Testamento.

En este pasaje encontramos a Jesús usando una figura de lenguaje pocas veces usada, la hipérbole. Me gusta el significado de esta figura porque permite hacer exageraciones sin que esto se convierta en mentira. Algunos dicen que Jesús uso esta figura cuando dijo que es más fácil que un camello pase por el pequello espacio de una aguja que un rico entre en el reino de los cielos. O cuando dijo, si todo lo que habló Jesús mientras estuvo en la tierra hubiera sido escrito, los libros no cabrían en todas las librerias de la tierra. En este pasaje que consideramos, la hipérbole que usa Jesús cuando dice que nos fijemos primero en la viga o rama que está dentro de nuestro ojo antes de querer sacar la paja o la basura que esta en el ojo de otra persona.

De fondo, ¿qué esta tratando de enseñar Jesús con esta hipérbole? Los fariseos no perdían el tiempo en juzgar a los demás, y señalar cosas al mismo Jesús, según ellos, cosas malas. Ellos se consideraban los únicos que no tenían errores, por lo tanto, se consideraban las personas indicadas para señalar o juzgar el error de los demás. Aunque todos sabían quienes eran los fariseos, lo que hacían y cómo vivían, pero no se atrevian a enfrentarlos. Jesús conociendolos muy bien, y siendo él el único con autoridad moral y espiritual, los enfrentó fuerte y directamente al llamarlos hipócritas. Los fariseos eran personas de doble apariencia, Jesús los llamó sepulcros blanqueados y aca hipócritas, hombres de dos mascaras, o dos personalidades. Se atrevían a señalar hasta el más pequeño error de los demás cuando ellos mismos escondían grandes pecados. Jesús mismo les dijo: “colais el mosquito y dejais pasar el camello”.

La enseñanza es clara, si hablas o señalas a otra persona por el error, o defecto que tiene, mírate primero a tí mismo si tienes la autoridad moral, conciencia limpia, integridad y solvencia espiritual para hacerlo. Pues si no la tienes, serás un hipócrita también, Dios te juzgará a tí, porque tu eres más pecador que la otra persona. Por otro lado, las personas como los fariseos, que dicen, exigen cuando ellos mismos no lo viven, son injustos, corruptos, porque solo miran lo que les conviene. Cuando quieren, no perdonan aun el más mínimo error, pero no toman en cuenta el gran error de otros, o el de ellos mismos.

Con que facilidad podemos caer en este grave error, el de volvernos jueces de los demás, al criticar, señalar con cinismo el error, la falla, el defecto, y el pecado que tienen los demás sin percatarnos que nosotros mismos somos peores porque no somos las personas indicadas para hacerlo, y que nuestra vida no nos califica para hacerlo. Cuando hablamos, tengamos cuidado al hacerlo. Si hablarás de alguien, mejor ve donde esta la persona y dícelo a ella en persona pero no se lo digas a una tercera. Pero cuando se lo digas, asegúrate de que tu no tienes ese problema, dícelo con amor, y con la buena intención de ayudarlo, no actues como un juez tirano, sino como Jesús que siempre buscó ayudar. Recuerda, antes de hablar, piensa primero lo que vas a decir, lo que vas a decir debes saberlo decir, y por favor no te olvides que lo que buscas es ayudar no condenar. Si señalas con un dedo, ten cuidado porque tres te apuntan a tí. No tires tu salida hacia arriba, porque todo lo que sube baja.

Poder, imagen e influencia de la familia

Dr. Luis Gómez Chávez

Antes que lo dijera la ONU, que la familia es la base de la sociedad, ente de desarrollo que permite establecer países más sólidos, Dios ya lo había pensado, estipulado y definido. El hogar es el primer elemento socializador que da identidad y fortaleza a las personas. No puede haber desarrollo social si no es reconocida la familia como la principal institución de la sociedad. Y aunque en este tiempo, esta santa y divina institución esta siendo relativizada, cuestionada, atacada por movimientos posmodernos, tolerantes y liberals; la familia jamás dejará de ser la unidad más pequeña de la sociedad con mayor poder, imagen e influencia en la historia.

No existe otra institución con mayor poder, influencia e imagen que la familia en la sociedad humana. Es la que da un espíritu de pertenencia a las personas, el único oasis confinable donde podemos refugiarnos sin temor a ser rechazados. Debemos aprovechar esta estructura divina por su poder unificador, influenciador, guiador y socializador para detener los frentes posmodernistas, tolerantes, liberales y sin valores que solo buscan ensuciar la imagen, identidad y pureza de la familia y sus valores. Con el transcurrir de los años, los políticos y gobernantes están cayendo ante poder adormecedor de la presión de grupo, que con tal de mantenerse en el poder, venden sus valores, cambian sus principios, entregan sus convicciones y la primogenitura por unos cuantos platos de lentejas. ¿No es esto triste y decepcionante?

Dios diseñó la familia (Ge. 2:18, 20-24), Dios la creó (estableció) para su Gloria (Isa. 43:7, Ef. 1:6, 12, y Dios es el dueño único de este diseño de la familia (Sal. 24:1, Jer. 31:1). Si estas son verdades aceptadas por miles de años, nadie tiene ni el derecho ni la potestad de robar el copyright que solo pertenece a Dios. Si esto es verdad, que Dios diseñó, creó, e instituyó la familia y planeó su destino, propósito y estilo de vida, nosotros los que somos sus hijos somos los primeros responsables de cuidar porque se respete.

El Dr. Barry Sanford, de la facultad de Administración de la Universidad de Harvard dijo que la familia es el ancla en potencia de este mundo fugaz. Todo lo demás esta cambiando drasticamente. Cambiamos de empleo, cambiamos de amigos, ca,biamos de estilo , cambiamos casi todo. Pero el único factor estabilizador que le da algun significado historico a la vida de las personas es la familia. Así que, tu y yo lo sabemos muy bien, la familia es la institución más ponderosa, e influenciadora de la sociedad o nación. Para que un país sea fuerte, saludable y estable, necesita cuidar de la familia según el diseño de Dios y no según los inventos del hombre. Cristianos, defendamos los valores que identifican al matrimonio al estilo de Dios, la familia según el diseño de Dios, el estilo de vida apegados a la Palabra de Dios. Los derechos de autor de la familia le pertenecen única y exclusivamente a Dios, nadie puede ni debe cambairlos, alterarlos, y mucho menos abolirlos. Quien lo haga, se las verá con Dios.

Según lo que tienes, así es como te sientes

Mateo 6:19-34
Dr. Luis Gomez Chavez
Lectura diaria del Nuevo Testamento.

En este pasaje, Jesús al parecer enseña sobre cuatro temas pero con un solo objetivo. De fondo hay solo una cosa que está tratando de enfatizar al hablarles del tesoro en el cielo, la lámpara de tu cuerpo, Dios y las riquezas; el afán y la ansiedad. Jesús les enseña acerca de la clase de fe que tienen en Dios la que puede considerarse como contentamiento, que no es según lo que tienes, así es como te sientes. Son cuatro temas que tienen que ver con la vida diaria de cada ser humano que podrían ser desarrollados cada uno por separado. Son temas que tienen que ver con la vista, el corazón, el estomago y mucho más del ser humano. En fin, tienen que ver con la búsqueda incansable del hombre de sentirse bien y el tener estas cosas parece que determina su estado de ánimo.

Las cosas de este mundo, bienes materiales, riquezas, y grandes tesoros están muy ligadas con el estado de ánimo, lo cual no es contentamiento, sino afán. El afán no es más que falta de fe, dependencia y confianza en Dios. Cuando una personas busca sentirse bien por medio de las cosas materiales que tiene, las cosas abundantes que le rodean, todo aquello que obtiene con su “esfuerzo” es egoísta, falta de fe, y jamás podrá sentirse satisfecho y mucho menos feliz. Todo el tiempo estará preocupado por los impuestos a pagar, el carro a reparar, la tarjeta a pagar, la comida a comprar, las deudas pendientes, lo que les hace falta y no dará gracias a Dios por la vida que le da, por el sol, el agua, la luz, la familia, el aire, etc. Contentamiento es sentirse tranquilo, satisfecho, contento con lo que es, con lo que le pasa y con lo que tiene. Es más, quien cree en Dios y Su Palabra no depende su estado de ánimo de las cosas que posee, del dinero que tiene, de los tesoros que almacena, sino de su relación estrecha con Dios.

Cuando vivimos según lo que somos y tenemos y no según la fe que Dios nos ha dado, todos los días vivimos preocupados por nuestras riquezas, por cuando más puede ganar, y la riqueza misma será nuestro dios. Cuando nuestra vida se mueve en función de lo material y no lo espiritual, todos los días nos ahogamos en la insatisfacción, en la inconformidad, en la ambición, y en la preocupación por lo que tenemos, como lo guardamos, cuánto ganamos, y cuanto tenemos, y nunca estamos satisfechos. Este es un factor común de la sociedad consumista, con crisis financiera, y con el síndrome posmodernista por la tecnología. Nunca se llega el hasta aquí, siempre se desea más, y lo mejor. El modernismo nos está comiendo, nos gana roba el sueño, por adelantado nos quita lo que ganamos, porque el fenómeno de la comparación o la competencia es el mejor mercado. Nunca estamos satisfecho con lo alcanzado, con la ganado, con lo que somos, con lo que tenemos, siempre queremos más.

Por esa razón Jesús invita a sus discípulos a confiar en él, a hacer tesoros en el cielo, a mirar a Dios en primer lugar, a buscar las cosas de arriba, y hacer esto es tener fe, vivir por fe, practicar la fe, creerle a Dios y su Palabra. La misma invitación o mejor dicho exhortación de Jesús es para nosotros hoy, a tener una vida de contentamiento, el secreto de vivir satisfechos. Dime cuanto tienes y te diré como te sientes. Cuando tenemos mucho, lo esperado es que nos sintamos tranquilos, satisfechos, pero no es así, nunca es suficiente lo que tenemos, y eso es falta de contentamiento. Basta ya, aprendamos a depender más de Dios y no de las cosas o de nuestra fuerza o de nuestro trabajo. Démosle a Dios el primer lugar en todo, y de lo demás, Dios se encargara que llegue. Aprendamos a ser buenos mayordomos, regidos por un orden de prioridad en todo y para todo.

La recompensa que vale

Mt. 6:1-18
Dr. Luis Gomez Chavez
Lectura diaria del Nuevo Testamento.

En todo este pasaje se repiten varias veces la palabra recompensa, lo que significa que es un tema central en medio de tres demás en discusión: limosna, oracion y ayuno. Jesús está enseñando sobre la manera de hacer las cosas, o el ministerio para que reciban recompensa de parte de Dios. Tiene que ver con la actitud y la condición del corazón con que hacemos para que no solo las apruebe Dios sino que se hagan merecedoras de reconocimiento o recompensa. Demás está decirlo, que a Dios no lo apantalla ni lo sorprende la elocuencia, las cantidades, y los sacrificios de alguien si no va acompañado de santidad, obediencia y fidelidad.

También es importante notar en qué consiste la recompensa que Dios da, si es temporal o eterna, si es material o espiritual. Bueno, para comenzar, lo que esta censurando Jesús no es el dar ofrenda, el orar o el ayunar, sino la motivación con que los fariseos lo hacía. Ellos lo hacían para ser vistos, escuchados, felicitados, aplaudidos y admirados. Buscaban solo satisfacer su ego y no para satisfacer las demandas de Dios. La recompensa que ellos buscaban, de inmediato la obtenían, era eso, la admiración, felicitación y el aplauso de la gente, más de Dios solo recibían reprobación.

Es muy fácil caer en este tipo de sentimiento, pensamiento y actuación que no es más que el mismo modo como la serpiente convenció a Eva. Cuando un predicador, pastor, o líder solo busca el aplauso y el elogio de las personas estan cayendo en la manipulacion del pensamiento del Diablo y de la carne. Entre más les aplaude la gente, más grande se sienten, y entre más grande se siente, menos recuerdan de donde han salido, lo que eran, y quien es su Creador. El día de ayer, encontré un pensamiento en el facebook que me llamó mucho la atención. Era un hombre formado de puro barro, y el pensamiento decía, el barro se le subió a la cabeza y se olvidó de su creador. Muchos predicadores, pastores, líderes, y cristianos por hacer las cosas con falsas motivaciones, se les sube el humo, el ego a la cabeza a tal grado que dejan de pensar en que el único que merece la adoración es Dios.

Hoy subieron un video corto de Cash Luna donde equivocadamente interpreta la Biblia, al decir que los cristianos son dioses también. Y lo más triste es que la gran multitud esta ciega al ser guiada por otro ciego quien enseña no lo que dice la Biblia sino lo que se le ocurre a él y la gente celebra las cosas dice. Es un auténtico fariseísmo que busca solo llenar su amplio depósito decegoísmo que cada vez se hace más grande porque nunca será suficiente, siempre querra más hasta que Dios diga hasta aquí. Cuando alguien se considera un “Jehová Junior, como Dios” como dice Cash ya no puede vivir sin el aplauso, reconocimiento y la admiración de la gente, porque cuando esto pase, se sentirá un fracaso.

Jesús dice, si solo buscas el aplauso y la admiración de las personas, ya no esperes más recompensa en el cielo, eso es todo lo que recibirás. Todo el que ofrenda para ser visto, el que ora para ser admirado, y el que ayuna para ser felicitado, la motivación y el propósito con que lo hace no agrada a Dios, por tanto es pecado, y no recibirá aprobación ni recompensa. ¿Cuál recompensa busca usted, la que da la gente en la tierra o la que da Dios desde el cielo? Cuide la manera como lo hace, la actitud con que lo hace, el propósito por lo cual lo hace y la condición de vida cuando lo hace.

Salmo 100.

La Palabra es para obedecer

Mateo 5:31-48
Dr. Luis Gomez Chavez
Lectura diaria del Nuevo Testamento.

La Biblia es la Palabra de Dios desde que nos fue revelada y como tal no solo debe ser conocida sino obedecida. Muchos creen que con tener conocimiento de esta est[an cumpliendo con lo que Dios pide sin embargo viven sus vidas muy diferente a lo que la Biblia ordena. La Palabra esta siendo desobedecida en diferentes maneras, consciente e incoscientemente. Cuando la Palabra de Dios es mal interpretada, retrazada, cambiada, manipulada y enseñada por intereses mesquinos, es desobedecerla. Sin embargo la menera más clara de desobediencia es cuando se hace aquello que la misma ordena no hacer. Cuando la Biblia establece claras prohibiciones, estas deben ser obedecidas sin cuestionamiento, auto justificación, razonamiento humano o escusa alguna.

Para obedecer la Palabra de Dios sin cuestionamiento y contentamiento es necesario darle es necesario reconocer el valor que esta tiene, y reconocerla como la autoridad máxima para la vida de fe y práctica del cristiano. Es la palabra perfecta del Dios perfecto, sabio y soberano que no se equivoca en nada y que todo lo sabe por lo cual nos la ha dejado para que sepamos conducirnos. Cuando reconocemos la autoridad intrínsica de la Biblia, que es la palabra misma inspirada o dada por el Autor y Dueño de todo, quien conoce lo que es mejor para cada uno y cual es nuestro final, solo nos queda obedecerla sin cuestionamiento alguno. Así que, quien es hijo de Dios debe obedecerla sin tratar de torcer, acomodar, o manipular lo que ésta dice, ni mucho menos tratar de ajustarla a su razonamiento, a sus intereses, o a alguna desviación y hacer esto require fe, sometimiento, dependencia y contentamiento.

Todo lo anterior es dicho porque al leer lo que Jesús ordena en el pasaje citado, tiene la autoridad divina que debe ser obedecida y no solo conocida ni interpretada inadecuadamente. Jesús claramente dice lo que es un adulterio, quien es un adúltero, y lo que sucede cuando no se sigue las instrucciones divinas por seguir las razones humanas. Jesús enseña sobre el poder de la palabra, debe tener seriedad, puntaualidad y responsabilidad, al decir que el sí sea sí y el no un no. Quiere decir que se debe tener carácter para mantener la Palabra, no cambiarla, no falsificarla, no retrazarla, no esconderla, sino mantenerla aun cuando se haya fallado.

Si Jesús nos ordena amar al prójimo, éste no solo es el conocido, amigo o familiar, sino el desconocido, y aun el mismo enemigo, aquel que nos maldice y que nos desea todo el mal. La ley del amor de Dios es contra lógica, contra lo natural, contra lo usual, porque nos pide amar aún al que nos mete el puñal por la espalda, al que nos traiciona en la esquina siguiente, al que todo el tiempo nos esta criticando, al que se opone por todo. ¿No cree que es difícil obedecer el mandamiento del amor? Hacer esto, ayudar, bendecir, saludar al conocido, al amigo, al hermano, al familiar es lo esperado, y no require mayor esfuerzo, pero hacerlo con los desconocidos, y los que nos maldicen, require mucho esfuerzo, y del amor con que Dios nos ha amdo.

Amados, a esto nos ha llamado Dios. A menos que superemos esta enorme barrera que nos separa del mundo, que nos aleja de los demás, que cubre nuestra verdadera identidad; el mundo no estará convencido de que somos la esperaza, y el verdadero pueblo e Dios. Si tu lees este artículo, se honesto y mira si estas fallando en algo de esto que Jesús nos ha enseñado. Si no tienes palabra, aprende hoy a ser serio y responsable. Si estas siendo asechado por alguna tentación que te puede llevar al adulterio, huye como lo hizo José. Si dentro de tu corazón abrigas una actitud o sentimiento diferente al amor de Jesús, y que no te permite amar a todos como Jesús nos amó, atrévete en el nombre de Jesús a comenzar a amar a aquellos que te es difícil amar. La Palabra de Dios nos lo ordena, no basta con conocerla, es necesario obedecer. Hazlo, si hagamoslo y nos solo tendremos paz, satisfaccion, autoridad y libertad sino que Dios será complacido y obedecido.

¿Cómo vivir bien?Lecciones sobresalientes del estudio de Santiago

Dr. Luis Gomez

El tiempo en que vive la Iglesia de Cristo hace necesario dar mayor seriedad a lo que significa ser hijos de Dios. El establecimiento de prioridades es de suma importancia, pero más importante aún es, hacer un balance en la práctica de las prioridades que hacemos para no caer en los extremos. Por ejemplo, la familia tiene un lugar predominante en el orden de prioridad, va después de Dios y antes del trabajo y de la iglesia, pero cuando damos demasiada atención a la familia, estamos violentando el buen uso de las prioridades. Lo mismo pasa con el ministerio, porque de pronto, este toma el lugar de Dios porque ya no tenemos tiempo para nuestra relación con Dios por estar tan involucrados en el ministerio. Cuidado, esto es importante anotar. Solo la relacion personal con Dios jamás dejará que descuidemos el correcto orden de prioridades. Los principios y las lecciones que Santiago nos da, ayudan a evaluar la clase de vida cristiana que estamos teniendo. Les recomiendo leer detenidamente el libro de Santiago antes de revisar estos doce principios y lecciones prácticas.

1. Las pruebas, las tribulaciones y las dificultades son reales, llegan a todos sin acepción de personas, pero solo nosotros los cristianos estamos capacitados para soportarlas sabiendo que estas vienen para nuestro bien. (1:1-11).

2. Las pruebas, sufrimientos y dificultades las aprovecha Satanás para convertirlas en
tentaciones las cuales el cristiano puede vencerlas porque está protegido por el poder de
Dios quien es invencible. (1:12-18).

3. La fe es para vivirla en los momentos de prueba recordando que Dios esta de nuestro lado, que nos capacita para resistir la prueba y que debemos ser listos para oír la Palabra, lentos para reclamar y prácticos para obedecer (1:19-27).

4. Hablemos bien, hablemos con cuidado, practiquemos el amor porque de esto daremos cuenta delante de Cristo. Ame con la verdad, actúe según la verdad, haga el bien según la verdad (2:1-13).

5. Las buenas obras no son para salvación, sino resultados de la salvación. Es por ello que cada obra que hacemos debe agradar a Dios, edificar a los demás y extender el reino de Dios (2:14-26).

6. La lengua debe ser un instrumento de Dios, decir solo la verdad, lo que agrada a Dios y edifica a los demás (3:1-12).

7. La presión alta va acompañada de conflictos, problemas y pleitos, pero el que confía en Jehová, en medio de la prueba puede estar seguro, unido en amor, compresión y paz con otros (3:13-4:6).

8. El camino más efectivo, aunque no el más fácil para resolver los problemas es el de confiar en Dios y someter nuestra vida y planes a Dios (4:7-17).

9. El cristiano sabio, maduro y autentico es aquel que sabe que Dios es el dueño de todo y que vivir en contentamiento es la clave para ser feliz (5:1-7).

10. Aprender a esperar en silencio delante de Dios y a saber reaccionar ante los demás es cosa de sabios que temen a Dios (4:8-12).

11. Solo cuando hay sanidad del alma es que despierta el sentido de consciencia hacia losdemás al preocuparnos y ayudarnos los unos a los otros en todo tiempo (5:12-17).

12. El ministerio de restauración no es más que el cumplimiento de la voluntad de Dios de ir, buscar y ayudar al necesitado hasta verlo totalmente restaurado (5:17-20).

Es necesario que vuelva a leer el libro. Haga un compromiso delante de Dios de esforzarse por vivir la vida cristiana a la luz de la enseñanza de Santiago.