Solo te falta arrepentirte

Mateo 3:1-12
Dr. Luis Gomez Chavez
Lectura diaria del Nuevo Testamento.

Tener conocimiento de Jesús es bueno pero no es suficiente. Asistir al templo y escuchar todo lo que se dice acerca de Jesús es mucho mejor pero aún no es suficiente. Es más, conocer de Dios, asistir fielmente a los templos, cantar las alabanza, participar en las actividades de la iglesia, y sentirse parte del grupo es vivir como un cristiano, no obstante, eso no es suficiente. Finalmente, el tener todo lo anterior, y ser parte de una familia donde todos son cristianos evangelicos, y participar de todo lo que ellos hacen, cualquiera diría que esta persona es un cristiano tambien. Su forma de ser: educado, respetuoso, generoso, dadivoso, amable y servicial. Todo apunta a que esta persona ya es un hijo de Dios. Sin embargo, aunque todo lo dicho de esa persona es buenísimo, aún no es suficiente, hay algo que hace falta.

Los fariseos se acercaron a Juan el Bautista para ver lo que éste hacía y verificar lo que estaba sucediendo con las personas. Aunque no decían nada, pero Juan pudo leer sus pensamientos, y les dijo, ¿a qué vienen ustedes aca, generación de víboras? ¿Vienen ustedes para ser bautizados como señal de que reciben a Jesús como su salvador o vienen solo para echar beneno en este lugar de paz y salvación? ¿Quiéren echar a perder lo que Dios esta hacienda? ¿o ustedes creen que por ser descendientes de Abraham ya tienen segura la entrada a la vida eterna? ¿Creen ustedes que por guarder el sábado, asistir a las sinagogas, leer todos los dias las Escrituras, ser parte del sanedrín, guardar celosamente la ley de Moisés, y hacer muchas cosas en pro de los demás y vigilar por las costumbres judias, les da derecho automático para llegar al cielo? Todo eso no es suficiente, aunque muchas cosas de lo que hacen es bueno, pero no es suficiente para entrar a la vida eterna.

El mensaje de Juan el Bautista es el mismo que predicamos hoy. Lo que da entrada a las personas al cielo no es lo que hace ni lo que tiene, no son las obras, ni el comportamiento, es la fe en Jesucristo. Quien pretende entrar a la vida eterna por sus propios méritos, o por las largas oraciones, o por los inhumanos sacrificios, o por la abundantes letanías o pago de indulgencies, esta muy equivocado, porque la Biblia dice en Ef. 2:8-10 que es por fe en Jesús, por la gracia de Dios que llegamos a ser hijos suyos, no es por obras para que nadie se sienta grande, orgulloso, sino que la fe para salvación es un regalo de Dios. Despues de recibir a Cristo como Salvador, se espera que vivamos para hacer las obras que Dios anticipadamente las preparó.

Asi que, arrepentirse de los pecados, no solo es reconocer que somos pecadores, sino aceptar que Jesús es el único que tiene el poder para perdonar esos pecados y darnos vida eterna. Arrepentirse para los fariseos era cambiar la forma de pensar acerca de Jesús, pues ellos no creían, no aceptaban que Jesús fuera el Mesías enviado por Dios para liberar a Israel. Es reconocerlo como Salvador, Señor y Rey, el ungido de Dios, Dios mismo hecho carne. Ese mismo reconocimiento y arrepentimiento es el que tu debes hacer, esa gran confesión debes hacer hoy, y tu vida cambiará, pasará de muerte a vida, serás llamado hijo de Dios si tan solo crees y confiesas con tu boca que Jesús es el Señor el único que te puede perdonar tus pecados, y darte vida eterna (Juan 1:11-12). Avísame a mi blog si haz hecho esta decisión. Si ya hicistes esta decisión, pasa este mensaje a 5 personas más, y estarás haciendo lo que Dios te ha mandado hacer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s