¿Cómo se prepara el pastor para su retiro ministerial?Propuesta para la creacion de un ministerio de restauración

Dr. Luis Gómez Chávez

Creo que sería saludable que todas las organizaciones eclesiásticas e instituciones teológicas educativas contemplaran dentro de sus pensum educativos, programas ministeriales y recursos a disposición de la restauración de siervos pastores que de alguna manera necesitan ayuda emocional, psicológica, ministerial, familiar y espiritual. Se sabe que cuando un pastor cae en pecado es restaurado por compromiso moral, pero muy poco se hace por aquellos que realizan el ministerio en agonía, escasez, casi moribundos, sin motivación alguna, y sin atención cuando son echados injustamente de las iglesias o justamente. Aun no se cuenta todavía con un ministerio así, que ayude a los pastores y a sus familias durante el periodo de transición ministerial. Esto aliviaría las penas, y evitaría el brote de alguna clase de resentimiento ministerial.

Considero que una proyección ministerial preventiva de esta naturaleza sería una acción humanitaria, pues muchos pastores en países menos desarrollados, las iglesias no cuentan con recursos o simplemente no han creado programas de retiro, bonificaciones o de auxilio pastoral. Sería de aplaudir tales iniciativas, pues generalmente los pastores cuando se retiran no cuentan con mucha ayuda, y los seguros que nuestros países ofrecen una cantidad mínima y solo cuando se ha cotizado por más de 20 años. Lo que reciben los pastores jubilados es simbólico, y si no ha previsto para su futuro, lo más seguro es que quienes fueron pastores apreciados por sus grandes ministerios, vienen a tener vidas llenas de necesidad. Usted dirá, ¿no es esto responsabilidad de Dios, cuidar de sus siervos? Claro que sí, pero por esa razón nos ha dado inteligencia, emociones y voluntad, nos ha enseñado sobre el amor, la generosidad, nos dio el ejemplo al darnos lo mejor. Somos nosotros los responsables de ser buenos administradores de los recursos que Dios nos ha dado.

La restauración de los siervos es responsabilidad de las instituciones eclesiásticas.

La restauración es responsabilidad de las iglesias beneficiadas por el ministerio pastoral.

La restauración es responsabilidad de nosotros los pastores colegas.

La restauración ayuda no solo a los pastores en crisis sino que beneficia a las iglesias receptoras de los efectos del ministerio estéril de pastores que por no contar con un consiervo amigo, por considerarse autosuficiente no pide ayuda, por no haber dejado puertas abiertas en ministerios anteriores, y por no contar con el apoyo de otros ministerios, llegan a estos niveles de calamidad. Esto amerita hacer un alto para considerar la posibilidad de formar equipos de trabajo donde se vele por los pastores, pues haciendo esto, las iglesias serán beneficiadas con pastores con energía, frescos, visionarios, con un concepto adecuado de lo que es el ministerio, y con total disposición.

El ministerio pastoral es responsabilidad compartida y se hace en cooperación con la iglesia, la denominación, el cuerpo de pastores y el pastor mismo. Muy poco se ha escrito acerca de cómo ayudar a pastores en crisis ministerial, no que tenga que ver con inmoralidad, sino crisis de liderazgo, transiciones por salidas prematuras de las iglesias, o depresiones resultantes del poco respaldo moral, espiritual, emocional y financiero de sus líderes y de las iglesias.

Podría compartir muchos ejemplos vistos con mis propios ojos de siervos que han llagado hasta poder en tela de duda su vocación o el llamado por las terribles crisis o circunstancias que les ha toca vivir. No estoy apoyando a pastores que por su propia negligencia, haraganería, y descuidos ministeriales son obligados a dejar sus cargos. Me refiero a pastores que con humildad, disposición y ninguna pretensión sirven a Dios tal como los líderes que Dios busca, sirven conforme el corazón de Dios, enseñando justicia y verdad. Hombres y mujeres que habiendo recibido una sólida preparación bíblico-teológico-ministerial andan mendingando ministerios porque las iglesias dominadas o dirigidas por líderes caciques, autoritarios, y controladores cierran las puertas.

Es tiempo que toda iglesia, actúe con un espíritu humano, generoso y responsable, al sembrar e invertir en sus pastores para que Dios les recompense en el ministerio. Admiro y felicito a la Convención Bautista del Sur en Los Estados Unidos que en su mayoría ha enseñado y exigido a los pastores de sus iglesias a participar en un programa de retiro, donde cada pastor es estimulado a ahorrar una cantidad voluntaria, y la Convención da una parte similar a la que el pastor da. Celebro a aquellas iglesias que cuentan con un rubro para emergencias pastorales, transiciones ministeriales, y aun, crisis familiares del pastor. Y finalmente, felicito a aquellas iglesias que con actitud samaritana, amor desinteresado e identidad pastoral cuentan con un ministerio de apoyo pastoral, quienes velan porque sus pastores tengan lo necesario, vivan satisfechos en sus ministerios, y les ofrecen su amor, sus oraciones y están pendientes para todo.

Hasta la fecha, no he visto que una iglesia haga esto, pero estoy seguro que las hay, aun son muy pocas, pero las hay. Es urgente y súper importante crear este tipo de ministerio de cooperación pastoral. Esto ayudará para que las paradojas ministeriales sean no solo entendidas sino aceptadas de buena gana. Seguiré orando, escribiendo y enseñando sobre esta gran necesidad, que al fin de cuenta, es la iglesia la más beneficiada. Como ya lo mencione, cuando un pastor ofuscado, deprimido, estresado y fatigado por el ministerio anterior llega a una nueva iglesia, lo más seguro es que no rendirá lo mismo. Es conveniente que cuando esto suceda, el pastor, antes de aceptar un nuevo ministerio, se tome un tiempo para renovar sus fuerzas como el águila, y para eso necesita tener provisión, algo así como un mes, un trimestre, un semestre o un año sabático.

Aquí es donde se necesita la cooperación tanto de las instituciones eclesiásticas, de las iglesias locales y de la prevención y visión del pastor. Usted, consiervo, cristiano o líder, necesita dar un paso a favor de esta idea. Animo a cada pastor consiervo, laico o líder a comenzar hoy mismo a establecer un plan de retiro, y de prevención que tome en cuenta emergencias presentes, y el inevitable tiempo de retiro en el futuro. Yo he comenzado a pensar en esto ya. Esto no es falta de fe, esto es sabiduría, prudencia y buen uso de los recursos que Dios nos ha dado, esto es parte de nuestra mayordomía. No se conforme con esperar lo que le darán al final de su ministerio, haga algo desde ya para prepararse. Aprended de la hormiguita.

Parte del libro, lo que callamos los pastores, paradojas en la vida pastoral que será publicado en este año 2013.

Anuncios

2 pensamientos en “¿Cómo se prepara el pastor para su retiro ministerial?Propuesta para la creacion de un ministerio de restauración

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s