Ten cuidado a quien sigues

Dr. Luis Alberto Gómez Chávez

El pasado jueves estuve conversando con un pastor de El Salvador a quien estimo muchísimo. Hablamos sobre la necesidad de tener líderes no solo en las iglesias sin a nivel nacional con autoridad espiritual y con humildad natural para cuidar con amor y lealtad la obra encomendada. Mi querido amigo, le dije: creo que la existencia de una denominación como la nuestra (MCA) sigue siendo necesaria ante el surgimiento de tanta superficialidad. Mantenerse como una Iglesia fiel al texto y relevante a la necesidad de las personas no es fácil, pero es necesario. Conservar la sana doctrina en medio de una sociedad posmoderna que está atentando en contra de los valores eternos, debe ser una prioridad de la Iglesia y del cristiano. El reto esta en empujar la vivencia de esta doctrina para que la obra avance y así enseñar no solo a los pastores sino a toda la iglesia sobre como no sucumbir ante el posmodernismo o de una sociedad pos cristiana.

Pablo dijo a Timoteo, “Ten cuidado de ti mismo y de lo que enseñas, … se ejemplo con los de adentro y con los de afuera” Yo diría que debemos tener cuidado con las personas que nos piden que los sigamos. No todos los que te dicen que están llevando a Jesús realmente te llevan a Jesús. La Biblia dice que en los postreros días falsos maestros se amontonaran, y engañaran a muchos. Vendrá tiempo en que aun los mismos cristianos no estarán dispuestos a sufrir por la verdad, por el evangelio, por la sana doctrina, sino teniendo comezón de oír, hambre, y curiosidad por lo novedoso, moderno, menos costoso, fácil, donde no se paga nada, donde todo es gratis, preferirán seguir a los mejores postores, sucumbiendo así ante las trampas.

Este síndrome se ha vuelto como una pandemia espiritual, donde un gran porcentaje de los cristianos sin darse cuenta han sido infestados al seguir a un líder con ojos cerrados antes que al mismo Cristo. Son tan leales a su pastor o líder que lo defienden a capa y espada cuando alguno intenta hablar algo en contra de este, y son capaces de todo, con tal de defenderlo; pero son incapaces de defender su fe, su relación con Cristo, el evangelio puro, y la sana doctrina cuando alguno arremete blasfemando el nombre de Dios, el evangelio, Jesucristo, y la Iglesia cristiana.

Es verdad que Pablo dice: “Sed imitadores de mi como yo de Cristo” “e imitad a los que así se conducen”. La palabra Imitad tiene la misma idea de seguir el ejemplo, los pasos, y la enseñanza de alguien. Sin embargo, observe el ejemplo de Pablo en Ga. 2:20, Fil. 1:21, 4:13, lo único que buscaba este líder era que cada uno llegase a ser como Jesús, y si el pastor enseña esto en su iglesia, si el líder muestra los pasos para amar, obedecer, servir y ser como Jesús, hace bien en seguirlo porque el final de todo nos lleva a Cristo. Aquí está el detalle, no todos buscan esto, no todos enseñan esto, y no todos están interesados en que Jesús sea el máximo líder a quien seguir, pues hay muchos líderes, pastores y otros que solo buscan ser vistos, manipular para ser obedecidos, y lograr sus propios intereses y no los Dios.

Tenga cuidado, puede ser que estas personas hablen muy bien, conozcan en teoría toda la Biblia, y hasta te convenzan endulzando tus oidos al decirte lo que realmente tu quieres que te digan. Hay lobos disfrazados de ovejas, que solo buscan engañarte y trasquilarte (robarte) hasta lo que no tienes. Pon ciertos sensores para medir la veracidad de tu líder a quien sigues. Uno, debe enseñar que solo en Jesús hay salvación. Debe enseñar que la Biblia es la Palabra de Dios, máxima autoridad espiritual en asuntos de fe, práctica y decisiones del cristiano. Debe enseñar que el hombre es pecador, en cuenta el mismo líder es un pecador y que todos los días necesita confesar sus pecados para que Dios por medio de Jesucristo los perdone. Debe enseñar que Cristo un día regresara por su Iglesia, antes que inicie la Gran Tribulación que describe Apocalipsis 4 al 19. Debe enseñar que la prosperidad que Dios desea que todos los cristianos tengamos es la del alma, que seamos ricos espiritualmente, y que no manipule la Biblia al enseñar que todos los cristianos debemos ser ricos en la tierra, porque Jesús dijo, a los pobres siempre los tendréis. Por ultimo, este líder debe tener autoridad espiritual y humildad natural al vivir y ser como un auténtico siervo de Jesucristo, enseñando asi que el único que debe ser honrado, glorificado es Dios y no el hombre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s