Conoce el tiempo, vive mejor

Día 268, Lectura de la Biblia en un año, Joel 1-3

Dr. Luis Gomez

Me he dado cuenta que muchísimas personas viven la vida sin tomar en cuenta el tiempo en que estan. Viven sin pensar en la durabilidad de la vida, ni en el cumplimiento de ciertas profecías, y ni mucho menos en que un día tendrán que morir. Esto le pasa a los millonarios que se creen inmortales e invencibles. También les pasa a los científicos, quienes por estar metidos en tanto descubrimiento, se olvidan que ellos mismos no pueden alargar ni un tan solo minuto a sus vidas, y que al final de todos tendrán que dar cuenta. Les pasa a los jóvenes, a los famosos, a los deportistas, a las mujeres, a los hombres, y a todos. Aun a los cristianos nos pasa, de pronto vivimos inadvertidos, sin tomar en cuenta que nuestra vida llegará a su final, ya sea porque muramos, o porque Jesucristo vendrá por su Iglesia.

Una vez, los discípulos preguntaron a Jesús sobre el tiempo y las sazones, y Jesús les dijo que eso no les correspondía saber a ellos, pues esto solo lo sabe el Padre. Me refiero a la venida del gran día, que en Joel el gran día inicia con la tribulación y termina con la guerra de Armagedón en el Valle de Josafat. Nosotros los que pertenecemos a la Iglesia de Cristo, o sea todos los que hemos creído en Cristo como nuestro Salvador, seremos arrebatados antes que comience la Tribulación, algo que Joel no logra hacer diferencia. Es más, los discípulos no lograron hacer una diferencia entre el rapto de la Iglesia y el establecimiento del reino, ellos solo veía la segunda venida de Jesús. Sin embargo, entre estos dos acontecimientos, el arrebatamiento y el establecimiento del reino, hay 7 años de tribulación la cual es descrita con todos los detalles en Apocalipsis 4 al 19.

A esto me refiero, mucha gente vive sin ver los tiempos, la calidad del tiempo a la luz de la proyección escatológica. Joel profetiza sobre la llegada del gran día, el día de Jehová, y se refiere a este tiempo de siete años de sufrimiento para todos aquellos que no quisieron creer en Jesús como su Salvador. Por supuesto, la profecía de Joel ha de verse en parte como profecía de doble cumplimiento, porque se cumple de inmediato en el pueblo de Israel, el cautiverio, y se cumple en la semana setenta de Daniel, los siete años de sufrimiento, juicio, castigo después que la iglesia es llevada al cielo por Cristo. Durante ese tiempo, Dios derrama juicios, tras juicios y más juicios, al abrir los sellos, al tocar las trompetas, y al vaciar las copas. Los fieles a Dios tendrán que sufrir y mantenerse sin dejar que la bestia les ponga la marca.

Sera un tiempo cual nunca la ha habido, pequeños y grandes, ricos y pobres, hombres y mujeres, intelectuales y no estudiosos, religiosos y ateos desearan morir y no morirán porque deben sufrir las consecuencias de su incredulidad. Según las profecías, y aunque no se puede precisar, muchas señales indican que la venida de Jesús esta cerca, muy cerca. Pues la inmoralidad se ha incrementado, la decadencia espiritual ha aumentado, y aun los cristianos no están dispuestos a sufrir con tal de mantener la sana doctrina (2 Ti. 4:1-5). Esto es lo triste, que aun muchos, pero muchos cristianos están viviendo la vida sin preocupación, sin aflicción, sin entrega, sin compromiso, con indiferencia, sin preocuparles que Dios nos ha dejado en la tierra para darlo a conocer al mundo, para anunciar el evangelio, para advertir a la gente del día de juicio, para ayudar a muchos a que no lleguen al sufrimiento temporal y eterno en el infierno.

Todos los que leen este pequeño documento de reflexión, yo les insto a mirar el tiempo, a analizar la clase de vida que tiene la gente sin Cristo, la gran erosión de valores, la inmoralidad excesiva, la tolerancia, el libertinaje, el nivel de pecado, la maldad extrema en todo el mundo y los miles que mueren cada hora sin Dios y sin esperanza. Pero no solo miren y analicen, sino que se propongan hoy en vivir diferente, tomar muy en serio la vida cristiana, aprovechar cada minuto para ser fiel a Dios, hablar del evangelio, porque cada minuto que pasa ya no regresa y del buen uso que hagamos del tiempo daremos cuenta.

Ya no desperdicies el tiempo, las habilidades, los recursos y las oportunidades, engrandece el evangelio, vive de acuerdo al tiempo bíblico, a la guía del Espíritu, al amor grande de Dios y a las exigencias de la misión de Jesús. Vive en santidad, Cristo pronto vendrá. Vive para Cristo al 100% por uno, hasta con todas las fuerzas de reservas. Has tú la diferencia, vive consciente del tiempo de Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s