Aun dudar es pecado

Día 58, Lectura de la Biblia en un año, Deuteronomio 20-22

Dr. Luis Alberto Gomez

Hace aproximadamente 4 años di una serie de estudios en la iglesia acerca de los asuntos dudosos en la vida cristiana. Recuerdo perfectamente que hablamos sobre las bebidas alcohólicas, tabaco, comidas, vestido, largura del cabello, fiestas sociales, etc. Una de las cosas que remarque en esos estudios es que en la Biblia hay mandamientos claros que si desobedecen es pecado. Hay también prohibiciones que si se desobedecen es pecado. Sin embargo en la Biblia también hay muchos asuntos dudosos, a cerca de los cuales, la Biblia ni los prohíbe ni los permite. La conclusión que encontramos en la misma Biblia es que aunque no hay pasajes bíblicos que los prohíban o los permitan, si hay pasajes de la Biblia que ofrecen principios reguladores que contribuyen a una correcta decisión. Además, aclaramos que la Biblia dice, que todo lo que se hace dudando, le es pecado (Heb. 11:6).

Es a uno de estos aspectos dudosos al que se refiere Moisés en el capítulos 22 de Deuteronomio, sobre la manera de vestirse tanto la mujer como el hombre. Aquí en este pasaje no es un asunto dudoso, sino que es una ley, o sea una prohibición que se debe desobedecer. La mujer no vestirá traje de hombre y el hombre no vestirá ropa de mujer porque es abominación a Jehová (v.5). Tampoco vestirá ropa que mescle lana con lino en un solo traje (v.11). ¿Por qué se prohíbe usar ropa de sexo opuesto? Porque esto traía problemas para distinguir los sexos y viola el orden establecido por Dios en Génesis 1:27 donde Dios creó varón y hembra. Pero además, se prohíbe porque se asocia o promueve la homosexualidad, pecado que Dios lo detesta, mas no al pecador, pero la tendencia pecaminosa si (Levítico 18:22, 20:13). Por último, este tipo de práctica de vestir ropa de sexo opuesto está asociado con el travestismo, lo cual está vinculado con el culto a las deidades paganas, lo cual Dios aborrece.

Se da cuenta, cuan importante es obedecer las instrucciones divinas. Dios las estableció para ser obedecidas. Hoy es una calamidad ver como nuestra sociedad ha perdido de vista estas instrucciones, ignorándolas al tomar una posición liberal y hasta de libertinaje en la forma de vestir. Esto es real, si un padre deja sin estorbarle que su hijo o hija se vista desde pequeño con ropa de sexo opuesto, este padre promueve sin darse cuenta, la tendencia a la homosexualidad o el travestismo, tendencias pecaminosas, desde ya, este padre esta no solo pecando sino dejando que la creatura valla tras una tendencia pecaminosa que se aprende del entorno, lo que se ve, lo que se oye, lo que se permite, una vida de pecado. Los padres debemos ser bien cuidadosos con nuestros hijos al enseñares a vestir de una manera bien definida, el hombre como hombre y la mujer como mujer. No permita a sus hijos vestirse de manera dudosa, mezclar ropa de hombre con ropa de mujer, porque crea confusión y se promueve la tolerancia que no es más que una influencia de la nueva era impulsada por el diablo y la mente gobernada por la carne la acepta, la cree y la defiende.

¿Por qué muchos hoy ven la forma de vestir como un asunto dudoso cuando la Biblia manda como vestir, pero de igual manera, esa perspectiva dudosa es pecaminosa? Gran parte del incremento del pecado homosexual, lesbianismo, travestismo hoy es por causa de la libertad y la tolerancia que se ha venido dando conforme la sociedad lo va exigiendo. Las leyes están poniendo más atención a las minorías que exigen cambios en las leyes basados en los derechos, y las autoridades se los conceden ignorando el derecho de las mayorías. El problema grave es que esta influencia pecaminosa no respeta límites geográficos, religiosos o espirituales. Los mismos gobernantes son presionados económica y políticamente para que introduzcan leyes que favorezcan estas tendencias pecaminosas. Por ejemplo, hoy será ratificada la ley que permita o no los matrimonios entre el mismo sexo en El Salvador. Querella interpuesta desde el 2009 y que fue en ese entonces desaprobada, pero ahora están insistiendo. Hace unos pocos días, el Estado de Maryland aprobó esta misma ley. Hace unos 20 años, la sociedad vivía bien sin esta tendencia pecaminosa que va en contra del orden natural de los matrimonios según la voluntad de Dios Génesis 1:27, 2:23-25.

En fin, los asuntos dudosos no solo son pecados sino que promueven una actitud independiente, liberal y confusa y tolerante. Resultado de una sociedad donde todos quieren hacer lo que cada uno considera estar en lo correcto, una sociedad de tolerancia, la nueva tolerancia, es una sociedad anárquica, donde los gobernantes, las autoridades hacen lo que las minorías del pueblo dice y no lo que las leyes dicen y las mayorías creen. Una sociedad fundada y regida por un sistema sin valores, es una sociedad insegura, caótica, e inclinada al fracaso y candidata a la reprimenda de Dios. Una sociedad donde los niños crecen sin entender por la confusión de identidad propia y de sus padres ya sea en la forma de vestir o de ser.

Es por ello que el cristiano debe aprender a obedecer los mandamientos establecidos en la Biblia. Tambien debe cumplir las obligaciones y acatar las prohibiciones con una actitud de obediencia, fe sin cuestionar, porque Dios así lo ha querido y El siempre busca nuestro bien. Por último, no trate de saber más que Dios al tomar decisiones en asuntos dudosos creyéndose maduro, libre e independiente, pues la Biblia dice que eso no solo es pecado, sino que lo hace responsable de sus propias decisiones y consecuencias. Dios castiga el pecado y al pecador lo disciplina para que aprenda a ser mejor. Jamás crea que la razón es la máxima autoridad en asuntos dudosos, al contrario, la máxima autoridad en asuntos de fe y práctica es la Biblia. Por lo tanto, la razón debe someterse a la Biblia sin cuestionamiento, porque la razón, nunca tendrá la razón, solo Dios y su palabra.

Anuncios

Ten cuidado hasta de lo que comes…

Día 56, Lectura de la Biblia en un año, Deuteronomio 13-16

Dr,. Luis Gómez Chávez

En la actualidad hay dos corrientes de pensamiento en cuanto a lo que se ha de comer, uno es que se puede comer de todo y utilizan el refrán, “lo que no mata engordo” “gocemos la vida porque es corta”. El otro pensamiento es comer solo lo que contribuye al cuidado del cuerpo. Ambas opiniones tienen su base que les justifica, pero ambos llegan a extremos. El primero llega al grado de comer tanto y de todo que no tiene cuidado de que su cuerpo se pueda enfermar. El segundo cuida tanto su cuerpo que no le importa que su cuerpo se enferme por tanto cuidado al no darle ni los alimentos fundamentales que necesita un cuerpo para su normal funcionamiento.

A raíz de esto, hay vegetarianos y no vegetarianos. Esto es interesante, los vegetarianos son vegetarianos no tano porque no les gusta la carne, sino que por una decisión propia han decidido privarse de comidas fuertes y que según médicos y ellos mismos es dañina. Así que, se alimentan solo con verduras, sopas, y hierbas, pero ni fibra, ni comida solida. Sus cuerpos parecen saludables, pero no lo están totalmente, porque algo les hace falta. Los no vegetarianos, comen vegetales pero prefieren más la carne que las verduras.

Pensando en esta forma de conceptualizar la alimentación que nuestros cuerpos habrán de recibir, aparece Deuteronomio 14. Primero, es Dios quien le dice a Moisés lo que dispone el pueblo, en el desierto para alimentarse. Acá no se está pensando en si la carne es roja o no, o si tiene grasa una más que otra. Dios hace la lista de los animales que se pueden comer y los que no bajo el requisito de cuales son inmundos y cuáles no. Hay ciertos rasgos que tienen los animales para determinar si son inmundos o no. Los que se pueden comer son buey, ovejas, cabras, ciervo, gacela, corzo, cabra montés, el abice, antílope y el carnero montes.

También se pueden comer los animales de pezuña con hendidura de dos uñas y que rumiare. No se puede comer los que rumian o los que tienen pezuña hendida, camello, liebre, y conejo, estos aunque rumian pero no tienen pezuña hendida. No cerdo pues aunque no rumia tiene pezuña hendida. Todo lo que está en el agua sirve para comer excepto los que no tienen aletas ni escama. Toda ave limpia es buena para comer, excepto el águila, lechuza, quebrantahuesos, el azor, cuervo, avestruz, gaviota, gavilán, búho, ebis, camaleón, pelicano, buitre, somormujo, cigüeña, garza, abubilla, murciélago. Todo insecto alado es inmundo, no se comerá.

Entonces, todo buen judío debía regirse a esta dieta alimenticia. En la actualidad existe los extremos, hay seguidores de esta dieta antiguo testamentaria, y esta la seguidora de la dieta novotestamentaria basados en el libro de Hechos 10 donde Dios le dice a Pedro que puede comer de todo, de todo lo que aparece en el mando de la visión. La base teológica, porque todo lo que Dios hizo es bueno. Ahora, mi querido lector, ¿con cuál posición usted se queda, con la dieta restringida del AT o con la dieta libre del NT? Aquí es donde convergen las dos posiciones presentadas en el primer párrafo, los que comen de todo, y los que comen solo lo que ayuda a la salud del cuerpo pero limitado hasta el extremo de enfermarlo.

Este es un principio de mayordomía del cuerpo. Usted no está obligado a seguir la dieta de Deuteronomio 14 con toda rigurosidad, pero si es bueno que tome en cuenta que si hay una lista de carnes allí mencionadas que realmente no son saludables para el cuerpo. Por otro lado, usted no comete pecado si no sigue rigurosamente la dieta sugerida en el Nuevo Testamento, pues hay carnes en esa lista que aunque Dios las hizo para comer, nosotros debemos saberlas comer sabiendo que nuestro cuerpo es templo del Espíritu y debemos mantenerlo saludable. El problema no es si comes o no comes, sino como comes y cuanto comes y que es lo que comes y la hora en que comes.

Entonces, ¿Qué es lo que debemos cuidar en mi alimentación? Uno, nunca son buenos los extremos, aliméntese con equilibrio coma carne y vegetales pero con medida. Dos, las grandes cantidades sea de vegetales o de carnes no permiten al cuerpo mantenerse en buena constitución. Cuando se come demasiado, la Biblia dice que es pecado glotonería y resultado de ello viene la obesidad, y luego problemas con el corazón y otras enfermedades. Tres, es saludable no comer algunos de los animales que Moisés enumero en la lista por tener bacterias que no son compatibles con el cuerpo humano. Cuarto, tener horarios de alimentación y moderación para alimentarse, aun que se carne o vegetales, es lo que permite al cuerpo recibir todos los nutrientes necesario. Dios hizo al ser humano y le dejo los vegetales y los animales para que se alimente, pero también le dio personalidad, o sea inteligencia, para saber cuidar su organismo y tener dominio propio. Quinto, tome en cuenta la edad que tiene para decidir lo que comera. Cuando se es un adolescente o joven, de todo se puede comer, y en grandes cantidades, pero cuando se llega a la edad de los 50´s, ya el cuerpo no digiere todo con la misma rapidéz, efectividad, y se debe dar comida poco a poco, de todo, pero en porciones pequeñas, variadas y balanceadas.

Primera Corintio 10:31 dice: “Si, pues coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios”. En otras palabras, como buenos mayordomos de nuestro cuerpo, de la salud y de la vida que somos, siempre debemos tener cuidado de lo que comemos, como lo comemos, la hora en que lo comemos, pues al cuerpo le puede meter todo, pero no todo le agradara al cuerpo, y cuando este no le gusta algo, lo expresa por medio de enfermedad, desajustes y insatisfacción. Todo es nuestra culpa cuando esto pasa, no diga que la comida le cayó mal, fue la hora, la cantidad, o la clase de comida que usted o yo decidimos meterle a nuestro pobre cuerpo.

Soy de la opinión de que de todo lo que Dios mando comer se puede comer, pero ha de cuidar la forma, la hora, la cantidad en que se come. Cuidémoslo porque solo un cuerpo nos da Dios en esta vida, y nos lo dio para que lo cuidemos, porque allí vive el Espirita Santo…. La palabra clave es balance o equilibrio y con mucho amor para su cuerpo.

Detrás de cada palabra hay una intención

Día 51, Lectura de la Biblia en un año, Núm. 36 a Deuteronomio 2

Dr. Luis Alberto Gomez Chavez

Hace un par de meses termine el estudio “cambia tu forma de pensar, sentir y actuar” donde afirme que todo pensamiento tiene un sentimiento, y que detrás de un sentimiento hay una causa. Siguiendo el mismo pensamiento, es una gran verdad afirmar que detrás de toda palabra que sale de nuestra boca, hay una intención que Dios conoce. Ayer, después del estudio con la iglesia, uno de los asistentes que había tratado de explicar el significado de mansedumbre me dijo, pastor lo que yo dije de tirar el pulpito era una broma. Oh si, le respondí yo, yo sé. Luego me dijo, pero ¿no será que Jesús se enojo y dejo de ser manso cuando tiro todo de los que vendían en el templo? A lo que respondí, hermano, el asunto es que Dios ve las motivaciones que hay en el corazón cuando hacemos las cosas, y a Dios no le agrada cuando hay malas motivaciones o intenciones cuando decimos algo.

Ahora, venga conmigo a Deuteronomio 1:19-33. Este pasaje es como la narración de lo sucedido cuando Moisés envió a doce espías para reconocer la tierra prometida. Dice el v.25 “y tomaron en sus manos del fruto del país, y nos las trajeron, y nos dieron cuenta, y dijeron, Es buena la tierra que Jehová nuestro Dios nos da”. Continúe con el v.26 “Sin embargo, no quisisteis subir, antes fuisteis rebeldes al mandato de Jehová vuestro Dios”. La rebeldía la demostraron no solo con la desobediencia, sino que murmuraron en sus tiendas diciendo que Jehová los aborrece. Resultado de esta desobediencia, rebeldía, murmuración, el resto del pueblo tenia temor, miedo y hasta se les olvido quien los había sacado de Egipto, quien los hizo pasar en seco el mar, quien les había dado comida, agua, protección, luz y guía durante 40 días.

Ya habían estado 40 días en el desierto, Dios les había dado lo necesario, pero muchas cosas habían pasado ya por la rebeldía, y la incredulidad del pueblo. Aarón y María ya habían muerto, Core y su familias y mas 14,000 habían muerto, y una gran cantidad, y todo porque habían dejado de creer en el Dios que los había escogido como su pueblo. Ahora, 10 de los 12 espían continúan con la misma actitud, murmurar y ahora lo hacen a espalda, en sus tiendas y frente a muchas otras personas, con la intención de crear una revuelta. Detrás de las palabras de estos diez hay una intención maligna que busca desacreditar no solo a Moisés, sino a Dios. Es más, no les importa nada, porque ellos no creen en Dios, Su Palabra y Su poder. Lo que hay detrás de las palabras de estos es incredulidad, la cual es transmitida a todo el pueblo.

Ahora, todo el pueblo está muy temeroso, y con miedo, v.28 dicen: ¿A dónde subiremos? Nuestros hermanos han atemorizado nuestro corazón. Ahora observe lo que hay detrás de las palabras de Moisés en el v. 29-30, “Entonces os dije: No temáis, ni tengáis miedo de ellos. Jehová vuestro Dios, el cual va delante de vosotros, él peleará por vosotros conforme a todas las cosas que hizo por vosotros…”. ¿Qué hay detrás de las palabras de Moisés en comparación con lo que hay detrás de las palabras de los 10 espías rebeldes? Moisés sigue creyendo en Dios, no ha dejado de confiar, está seguro de lo que hace, tiene visión, sabe hacia dónde van, nada de lo que pasa a su alrededor lo hace dudar ni cavilar. Basado en su fe, seguridad, proyección y visión, motiva al pueblo a confiar, creer y estar seguros en Dios.

Sin embargo, creo que esto fue el colmo de la rebeldía de Israel, y de la incredibilidad de los judíos. Aquí Dios pronuncia unas palabras motivadas por su justicia. Dios actúa sin ninguna mala e injusta motivación. Durante 40 días les ha demostrado su deseo, su plan, su poder, su amor, su gracia, y misericordia y en vez de que en ellos la fe estuviera fuerte, continúan como rebeldes. Así que, los castiga con 40 años en el desierto. Hoy tendrán que vivir 40 años, uno por día de los que habían caminado, y la primera generación la cual recibió la ley de Moisés, morirá en el desierto y no entraran a la tierra prometida por cuanto no creísteis. Es la segunda y tercera generación la que entrara, a esto obedece el nombre de Deuteronomio, segunda ley, porque Moisés tuvo que volver a leer la ley ante una nueva generacion que no la habían escuchado.

Terminemos recordando el principio. Cada vez que hablemos, no olvidemos que detrás de lo que decimos hay una motivación o un sentimiento por la cual lo decimos, asegurémonos que la motivación no sea pecaminosa porque Dios examina los corazones. Es por ello que en otro pasaje dice que está cansado de tanto sacrificio, porque este pueblo de labios lo adoran, mas su corazón estaba lejos de lo que hacían. A veces nos pasa así, hablamos sin pensar, o hablamos motivados por lo que hay en el corazón, y si lo que hay en el corazón es malo y desagradable a Dios, todo lo que hagamos con nuestras manos o con nuestra vida y digamos con nuestra boca por muy bueno que parezca, no agradara a Dios.

Cuida tu corazón porque de el mana la vida…. cuidemos nuestra boca porque detrás de cada palabra hay una intención y una vez digamos las palabras ya no podemos evitar su interpretación….
Like · · See Friendship · Wednesday at 10:01am near Pasadena ·

Lo incompleto del pasado repercute en el presente

Dr. Luis Alberto Gomez Chavez

Si ha leído cuidadosamente estos 4 capítulos de Numeros 32-35, se dará cuenta que aparentemente no se encuentran muchas enseñanzas que aprender. Sin embargo, las hay, siempre Dios tiene algo que enseñar con cada palabra que El revelo. Dos enseñanzas me gustarían que juntos descubramos y que se apliquen con claridad en nuestra vida diaria. La primera es sobre las repercusiones que se dan en nuestro presente cuando hemos dejado algo incompleto en el pasado. La otra enseñanza es el cuidado de respetar los linderos de la vida es lo que garantiza vivir en paz con los demás.

Vuelva a leer Números 33:50-56 y descubra que los hijos de Israel no hicieron todo exactamente como Dios les había ordenado. El v.52 les ordena echar a todos los moradores del país, y destruiréis todos los ídolos y destruiréis todos los lugares altos. Luego el v.55 dice: “Y si no echareis a los moradores del país, sucederá que los que dejareis de ellos serán aguijones en vuestros ojos y por espinas en vuestros costados y os afligirán sobre la tierra en que vosotros habitareis”. Aquí hay dos cosas importantes que mencionar, uno es la desobediencia y la otra es la costumbre de creer que pueden decidir por ellos mismos.

El no cumplir la tarea a cabalidad por desobediencia y autosuficiencia, hasta la fecha, o sea hoy en día, los judíos continúan sufriendo las consecuencias de lo incompleto de su pasado. Israel no ha dejado de sufrir guerra, ataques, y confrontación por parte de muchos enemigos que tiene, y lo triste es que muchos de estos son los que rodean al territorio, algunos están dentro del territorio como son los palestinos, los de Gaza, Transjordania, libios, etc. En el presente inmediato de los judíos, eran los filisteos, los amorreos, amonitas, moabitas, etc. se convirtieron en los aguijones que daban descanso a los judíos por sus constantes ataques.

La Biblia dice que si no dejamos las cosas que practicábamos en el mundo cuando vivimos como impíos, esto siempre nos alcanzara y afectaran nuestro presente. Si hicimos algo mal o dejamos algo pendiente como una deuda, una ofensa, un contrato sin cumplir, una falta, un asunto sin resolver pudo ser ayer, la semana pasada, el mes anterior o el año que terminó, esto repercutirá en nuestro presente. Cuando usted solicita empleo en x lugar, una de las preguntas en la aplicación es si usted ha sido arrestado más de alguna vez en el pasado. En muchos trabajos no le dan la oportunidad por eso del pasado. Los errores del pasado cobran vida en el presente como parte de las legítimas consecuencias. Los judíos siguen pagando por lo incompleto de su pasado, o sea, por no obedecer completamente lo que Dios les ordeno que hicieran.

La otra lección encontrada en el capítulo 33-35 es el tener cuidado en identificar y respetar los linderos del territorio que Dios nos ha dado para la vida como hijos de Dios. Dios le mostró con claridad todos los límites de las ciudades, de los territorios, tanto del territorio de Israel, como los de cada ciudad donde cada tribu de Israel viviría. El respeto a la propiedad ajena construye la paz y permite vivir en armonía. Todo judío debía conocer los limites hasta donde podía llegar y como debía proceder cuando llegaba a un lindero. Todos los países del mundo han establecido los límites territoriales, aun limites en sus relaciones y limites de apoyo. Identificar estos límites, respetarlos y obedecerlos es lo que permite a los países vivir en paz, armonía y cooperación.

Dios ha establecido límites para el cristiano. En la Biblia los ha establecido con claridad, limites en la forma de hablar, pensar y sentir. Limites territoriales, nos dice que no amemos las cosas del mundo, aunque vivimos en el mundo, pero no podemos acomodarnos al sistema de este mundo, porque estas cosas no proceden de Dios. Dios ha dejado una serie de mandamientos para que los cumplamos. El desobedecerlos se convierte en pecado, y esto amerita disciplina de Dios, hay obligaciones que se deben cumplir como Dios dice, el no hacerlo es pecado. Y hay en la Biblia cosas dudosas donde el cristiano no sabe qué hacer si practicarlas o no, pero la Biblia dice que si lo hace dudando eso es pecado. Así que, lo mejor que se debe hacer, es leer la Biblia para identificar los límites de comportamiento, de conducta, y de procedimiento de un cristiano y simplemente sujetarse a estos para vivir en paz con Dios y los demás.

Una nota final de aliento, Dios si perdona todo nuestro pasado incompleto o pecaminoso si nosotros tenemos el cuidado de reconocerlo delante de Dios y le pedimos perdón. Eso sí, algunas consecuencias siempre repercutirán en el presente aunque Dios le perdone el robo que hizo por lo cual lo llevaron a la cárcel. En su record, siempre estará registrado que estuvo en la cárcel. Igual es hoy, si no desea tener problemas en el futuro por cosas del presente, obedezca a Dios en todo, respete los limites que Dios le ha dejado para la vida cristiana. No pretenda saber más que Dios al tomar decisiones que no le competen al decidir a quienes eliminar de su vida y a quienes no. La Biblia es el mapa que describe con claridad los linderos de la vida cristiana. Basta con leerla, conocerla, obedecerla y aplicarla a su vida para disfrutar la satisfacción de habitar dentro del territorio que Dios le ha concedido. No hacerlo le traerá problemas no solo en el presente inmediato sino en su futuro, y a veces, las consecuencias llegan donde más le duele a uno.

Es mejor obedecer antes que lamentar. Recuerde, no deje para mañana lo que puede hacer hoy. Viva hoy para agradar a Dios y mañana usted se levantara en paz con Dios y los demás.

Lo que parece fácil termina siendo difícil

Dr. Luis Alberto Gomez Chavez

Hay una frase que he escuchado de un maestro “La distancia más corta entre dos puntos es la línea recta”. El camino más corto para ser bendecido es la obediencia. Obedecer a Dios parece fácil, sin embargo, ya en la realidad, termina siendo difícil. En una ocasión, un hermano me dijo, creo que vivir en el tiempo de los israelitas era más fácil que vivir en nuestro tiempo. Sin embargo, ahora que hemos conocido la gran cantidades de leyes y mandamientos que debían obedecer y que el no hacerlo traía castigo, y que a veces el castigo era la misma muerte, creo que aunque pareceré que era más fácil, era más difícil.
Dios por medio de Moisés hablo al pueblo de Israel y les mostro el camino más fácil para ser bendecidos, la obediencia. Desde que los saco de Egipto, les prometió mucha bendición a cambio de su obediencia. La obediencia del pueblo consistía en seguir las instrucciones que Moisés les iba dando. Estas instrucciones tenían el propósito de preparar al pueblo para vivir en la nueva tierra. Si obedecían todo, Dios les prometió bendiciones. Ahora, ¿Por qué este pueblo desobedeció con demasiada frecuencia?
Deuteronomio 6 a 8 tiene uno de los textos más importantes de todo el libro en los repite el énfasis de guardar, poner por obra, obedecer la Ley de Moisés. Solo en este libro aparece más de 34 veces la palabra “guarda” que significa “custodiar, obedecer, poner por obra”. Repase usted mismo los tres capítulos y descubra este énfasis. En el 6:1 “poner por obra” v.2 “guardando” v.3 “cuida de ponerlos por obra”, v.17 “guarda cuidadosamente” v.24 “que cumplamos todos los” v.25 “cuidemos de ponerlos por obra”, 7:9 “guarda el pacto” v.11 “Guarda, por tanto, los mandamientos” v.13 “haberlos guardado y puesto por obra”, 8:1 “cuidareis de poner por obra”, v.6 “Guardaras, pues, los mandamientos”, v.11 “Cuida de no olvidarte de Dios, para cumplir los mandamientos”, v.18 “Sino acuérdate de Jehová”. Ya se dio cuenta el gran énfasis en la obediencia, parece fácil, porque los tres capítulos están llenos de promesas de bendiciones.
Hagamos otro recorrido por los tres capítulos y enumere las bendiciones que Dios promete a cambio de la obediencia. 6:2 “días prolongados” v.3, 18 “para que te vaya bien en la tierra” v. 10-11 “cosas por las que tu no trabajaste” v.15, 7:21 “Dios, en medio de ti esta” v.25 “justicia” 7:12 “misericordia de Dios”, 13 “bendición con fruto” v.15 “quitara toda enfermedad” v.21-23 “peleara por nosotros”, 8:1 “para que vivas y seas multiplicado”, v.9-10 tendremos lo que necesitemos. En fin, Dios promete bendecirnos sin tan solo obedecemos a su Palabra.
Ahora, ¿Por qué les fue tan difícil obedecer algo que parecía tan fácil? ¿Sera que era más difícil obedecer en ese tiempo que en el nuestro? ¿Qué cosas tenemos en común que nos hace estar en las mismas condiciones que los judíos en el desierto? Tenemos el mismo Dios, tenemos la misma naturaleza pecaminosa, ellos eran el pueblo de Dios, nosotros lo somos también. Hay cosas diferentes, ellos solo tenían la ley mosaica pero nosotros toda la Biblia, para ellos el Mesías era una profecía remota, para nosotros es una profecía cumplida. Entonces, ¿Dónde está la razón por la cual el pueblo de Israel no fue bendecido totalmente? ¿Por qué nosotros como iglesia y como cristianos en particular no somos bendecidos totalmente?
Definitivamente, la distancia más corta entre dos puntos es la línea recta, el camino más corto para ser bendecidos por Dios es la obediencia, pero la actitud más natural e inmediata de los humanos es desobedecer las instrucciones que se nos dan aun cuando haya promesas de bendición. No somos tan diferentes a los judíos, porque a todos se nos han dado más de 6000 promesas de parte de Dios las cuales aseguran nuestra vida, bienestar, protección, seguridad, tranquilidad, y larga vida. Sin embargo, en cada momento, nos gana la carne e infringimos la ley, desobedecemos a Dios. Todo pecado que cometemos es desobediencia a Dios. La desobediencia es un problema del corazón, es un problema de fe, es un problema de amor.
Obedezca no para ser bendecido sino porque usted ama a Dios. “Si me amáis, guardad mis mandamientos”

La responsabilidad de los padres en la formación integral de los niños y las niñas.

Dr. Luis Alberto Gómez Chávez

Introducción

Los expertos de la educación infantil sostienen que la tarea de la formación de los hijos comienza por lo menos 20 años antes de que estos nazcan. Otros sostienen que mientras están en el vientre de la madre, los padres ya adquieren la responsabilidad de comenzar el proceso de la formación los hijos. La formación integral de los niños y las niñas ha de verse como un privilegio y una responsabilidad. La Biblia enseña que para Jehová los hijos son herencia que custodiar, para Jesús son almas que salvar, para la iglesia son un ministerio que atender y para los padres un tesoro confiado por Dios que ha de ser custodiado, formado y protegido.

Hay una teoría propuesta desde hace muchos años la cual afirma que en los primeros cinco años de los niños y de las niñas es cuando se determina gran parte de lo que estos vendrán a ser cuando grandes. Influenciados por esta teoría se establece que esta edad es donde se ponen las bases para la formación integral de los hijos. James W. Flowler, creador de la teoría del desarrollo de la fe, sostiene que la formación integral de los niños y las niñas comienza en la de edad de 0 a 3 años. El dice que se puede definir como un proceso integral, esencial, que subyace a la formación de las creencias, los valores y los significados.

Lo que Flowler quiere decir es que el niño y la niña nacen con una fe innata que da coherencia y orientación a sus vidas como personas. Los niños y las niñas en esta edad pueden percibir a través de los cuidados que recibe de sus padres, factores positivos (confianza, coraje, autonomía, etc.) o negativos (temores, abandono e incoherencia, etc.) con respecto al desarrollo posterior de la fe.

Por otro lado, en la psicología del desarrollo, mi ex compañero del programa doctoral, Manuel Valencia, pastor en California se refirió al tema en un trabajo en la semana de residencia en Guatemala. Valencia escribió, “El niño nace con reflejos innatos, conforme crece, en la etapa 2 se va formando el lenguaje, pensamientos y socialización, y ya entrada la adolescencia, etapa 3, se dan cambios físicos, biológicos y el pensamiento empieza a ordenarse y a conceptuar otras dimensiones del mundo que le rodea. Los aspectos morales empiezan a entrar en juego, diferencias entre lo bueno y lo malo, lo verdadero de la mentira. Sin embargo, en esta edad hay confusión, deseos de tener o descubrir su identidad, llegar a despertar en la sexualidad”.

El pensamiento de James Flowler, influenciado por los famosos Erikson, Pigget y Kohlerg puede resumirse de la siguiente manera. “En la etapa uno, hay en el pensamiento de los niños símbolos representativos, en la etapa dos, hay una rica variedad de historias con imágenes, símbolos y ejemplos con poderosos impulsos y sentimientos que van formando ideas concretas. En la etapa de la adolescencia, los jóvenes y las jovencitas participan y están llenos de aspectos como la familia, la escuela, la música, el trabajo, el juego, asuntos religiosos y los valores. Además, todo esto provee los pasos para encontrar la identidad y la visión de su futuro”.

Finalmente, quiero citar el pensamiento del famoso psicólogo ruso-judío que nació en Nueva York, Harold Abraham Maslow, creador de la teoría de la jerarquización de las necesidades. Esto es importante que los padres lo tomen en cuenta en el proceso de la formación integral de los niños y las niñas. La tesis de Maslow es que basado en las necesidades insatisfechas es que la conducta humana es influenciada. Él propone una pirámide de necesidades agrupadas de manera ascendente: las primeras cuatro son las necesidades básicas de un niño y de una niña: las fisiológicas, de seguridad, sociales y de estimación. Luego con las que llega a la cúspide de la pirámide, son las necesidades de crecimiento que tienen que ver con la auto realización.

Es muy importante que los padres hoy cumplan su responsabilidad al atender y enseñar a los niños y a las niñas valores que sirvan de base para el momento cuando les corresponda enfrentarse por sí mismos con la realidad del mundo exterior. Cuando las necesidades insatisfechas son atendidas en el tiempo oportuno, en la manera apropiada y con el propósito correcto, esto forma integralmente a los niños y las niñas. Cuando los padres son responsables desde que los hijos están en el vientre de la madre y se empeñan en sembrar en ellos verdad, valentía, esperanza y amor, los bebes lo perciben de manera empírica, sin poder hacer distinción entre uno y otro. Son los padres en el espacio privado de su hogar quienes ayudaran a los hijos a forjar estos valores. La manera de forjarlos es directa, los hijos los oyen, miran e imitan.

Así que, debido al espacio disponible para desarrollar este tema, solo se presentara algunas directrices sobre la responsabilidad de los padres en la formación integral de los niños y las niñas. Con esto, se espera crear interés en investigar o escribir con más profundidad y amplitud sobre el tema. Por consiguiente, para tener una perspectiva integral sobre la formación de los niños y las niñas, se reflexionará sobre tres valores, que según el autor de este trabajo, son los más necesarios y determinantes. La fe en Dios que se vive y enseña en el hogar, el amor por la educación como los pasos que forman la escalera hacia la superación y el respeto hacia las autoridades como la manera más práctica y sabia para vivir en paz y armonía con todos.

El hogar: crisol de la fe

De algo puede servir mi propia experiencia como hijo, padre y pastor. Primero fui hijo guiado por el ejemplo de una madre que había sido formada por mis abuelos. Todos los valores espirituales, morales y civiles que ella recibió de mis abuelitos me los transmitió a mí de manera natural en el espacio privado del hogar. Por supuesto, mi padre, aunque no era cristiano, siempre apoyo la formación que mi madre daba a mis hermanos, hermanas y a mí. Es por ello que, lo que yo sabía de la vida y del mundo es lo que yo había recibido de mi madre en mi hogar con el apoyo de la iglesia, que hizo la parte que le correspondía junto con la escuela. He enseñado con mucha insistencia que la escuela y la iglesia son remansos de valores para los niños y las niñas, pero el hogar es el crisol donde se funden. Son los padres los encargados de someterlos a las calderas del aprendizaje con temperaturas ideales donde son aprendidos los valores que jamás se olvidan en la vida aunque por momentos parezcan inmóviles o dormidos.

La fe en Dios debe ser enseñada, cultivada, y modelada en el hogar. El mejor momento para implantarla en la mente y el corazón de los niños y las niñas es en las etapas uno a tres propuestas por Maslow y Flowler en sus teorías sobre el desarrollo de la fe y la satisfacción de las necesidades básicas que van de 0 años a la adolescencia. Una base bíblica escrita mucho antes que estos hombres es Proverbios 22:6, en la experiencia de Timoteo, un niño que es preparado en la fe en el espacio privado de su hogar, de su familia (2 Ti. 3:15-16) y Efesios 6:4 que apoya la iniciativa de los padres en la formación integral de sus hijos por exigencia divina y por consecuencia biológica, la de ser los padres.

¿Por qué importante y no solo urgente que los padres inviertan el mayor de su tiempo, energía, entusiasmo, esfuerzo y dinero, si fuese necesario, en cuidar la formación integral de los hijos impulsándoles en primer lugar la fe en Dios?

Primero, al escudriñar la voluntad de Dios escrita en su Palabra, es fácil afirmar que la sociedad en que vivimos ha canjeado fácilmente los valores familiares, morales y espirituales por unas pocas lentejas (monedas). Desde el púlpito hasta en los hogares existe muy poca preocupación en ser familias sometidas al diseño divino y las normas eternas plasmadas en la Biblia. Desde Génesis hasta Apocalipsis, Dios está buscando un pueblo santo que proclame el auténtico mensaje transformador del amor divino respaldado por una ética santa y para tal iniciativa tomó como modelo la estructura de la familia.
La desintegración familiar en el siglo 21 es alarmante. Lo más delicado de dicho problema es que ya se ha infiltrado abiertamente en los círculos cristianos. Es por ello que el matrimonio cristiano tiene no solo la responsabilidad sino el reto de conducirse de acuerdo a la voluntad de Dios. El matrimonio y la familia tienen funciones, responsabilidades, principios y objetivos descritos claramente en la Biblia para saber vivir sobre la tierra. Cada cristiano necesita evaluar a la luz de la Biblia sobre la importancia que cada familia esté gobernada y dirigida por Espíritu Santo para que Dios cumpla su voluntad al regresar a las normas, reglas y valores del diseño original. Un cristiano, un matrimonio y una familia consagrada y esforzada no solo por obedecer a Dios sino por regirse a la Biblia, forman niños y niñas no solo saludables sino con influencia positiva para la sociedad.
Segundo, una de las crisis más profundas en el mundo y especialmente en Los Estados Unidos se da en torno a las relaciones familiares. Esta afirmación puede ser confirmada por la desintegración familiar, la erosión de valores y el distanciamiento de las normas originales de la familia que se está dando no solo en este país sino en todo el mundo. Al comparar el sistema de valores de los años 50’s comparado con el que impera hoy, es sorprendente los cambios que se han dado y no para bien, sino para vergüenza y para mal.
Buscando el equilibro mundial en cuando a la crisis en las relaciones familiares, busque información sobre otros países. Esto es lo primero que encontré en los países centroamericanos. Uno de los males del siglo XXI es la desintegración familiar, causada por la migración, los divorcios, la ambición y los problemas económicos. La desintegración familiar trae como consecuencia problemas que van desde la delincuencia, violaciones, drogadicción, hasta la prostitución. La psicóloga Brenda Rodríguez opina que cuando existe desintegración familiar cada miembro se ve afectado, especialmente en cuanto a pérdida de identidad y baja autoestima. “De estos dos se derivan el uso de drogas, amigos no adecuados, actividades incorrectas, prostitución, problemas conductuales, desde pasividad hasta agresividad, todo especialmente en niños y adolescentes que son los más afectados”.
¿Cómo evitar el avance en la desintegración familiar? La respuesta es, construyendo y fortaleciendo relaciones familiares saludables basadas en la fe en Dios. ¿Cómo construir y fortalecer las relaciones familiares? Primero, reconociendo al autor de la familia. Segundo, siguiendo las normas originales para la familia. Último, fortaleciendo los valores morales, espirituales y emocionales. Los padres son los responsables no solo de recordar, enseñar, y memorizar una vida de fe, sino obedecer y modelar una vida de fe ante sus niños y niñas.
Si queremos que esta erosión de valores se detenga es importante y necesario fortalecer la relación con Dios porqué en la medida que respetemos, temamos, amemos a Dios así será la lealtad, la comunicación, la armonía y la responsabilidad en la familia. Solo Dios puede crear saludables relaciones en la familia, pero nosotros los padres somos responsables de seguir las normas originales y fortalecer un sistema de valores morales, espirituales y emocionales basados en la Biblia que preparen a nuestros niños y niñas para el momento de enfrentarse al mundo exterior, que a veces es cruel, peligroso e injusto.
El amor a la educación: la escalera hacia la superación

Recuerdo un misionero que me enseño tres pasos que experimenta un niño o una niña en el proceso de alimentarse para ilustrar la manera como es formado un discípulo de Jesús. Primero, el bebe es alimentado por la mamá, luego la mamá enseña al niño y la niña a alimentarse por sí solo (a) y por último le encarga la tarea de alimentar a su hermanito menor. Esto me llevo a la realidad de que llegó el tiempo en que tuve que retomar la responsabilidad de padre después de haberme casado. Dios nos dio a mi esposa Loida y a mí la bendición de tener tres hijos, los tres aun viven con nosotros en el mismo hogar, el primero es ingeniero en electrónica, la segunda esta para graduarse de Bióloga el próximo Mayo y el menor casi de 19 años esta para terminar el primer año de universidad quien aspira ser productor musical. Los tres sirven a Dios de manera completa. Yo considero que nosotros como padres ya casi terminamos la parte básica de la responsabilidad como padres porque nuestros hijos han sido formados: emocional, espiritual, intelectual, y socialmente.

¿Qué es lo que nosotros con mi esposa hemos hecho con nuestros hijos? Cumplir con la responsabilidad como padres de educarlos a la luz de la Palabra, le fe en Cristo y los valores aprendidos de nuestros padres. Por un lado mi esposa ha implantado valores profundos en mis hijos de manera independiente, y yo también lo he hecho, pero como padres nos hemos unido para obedecer a Dios quien al darnos a nuestros hijos nos hizo responsables de ese tesoro que debemos cuidar, custodiar, proteger y formar hasta que ellos lleguen a ser padres.

Hay maneras de cultivar amor hacia la educación. Hacer esto es de suma importancia porque termina en parte con ciclo de pobreza a causa del conformismo que trae la poca educación. Por otro lado, esa pobreza es lo que apresura otros males como la delincuencia, la enfermedad, la acomodación al mismo estilo de vida aprendido de sus padres y el poco desarrollo integral de la sociedad en que vivimos. Es por ello que enseñarles a amar la educación es el segundo valor que nosotros los padres debemos insistir en nuestros hijos.

¿En qué consiste la educación integral?
La educación familiar a nivel mundial se está terminando sin precedencia. Las causas para esta realidad triste son: la TV, internet, revistas, música, ideologías y movimientos que están atacando los principios y los valores de la familia. Movimientos feministas, revolución homosexual, prostitución, lesbianismo, liberalismo y el postmodernismo o la nueva tolerancia, el mucho trabajo y la poca amistad en la familia. Profesionales liberales, abortos fáciles, divorcios fáciles, padres alcahuetes, falta de disciplina correcta, hijos desobedientes y rebeldes con sus padres.
Lo más delicado de todo es que toda esta moda se ha infiltrado en la iglesia, la familia y los padres al caer en el error de no preocuparnos por dar una educación integral a nuestros hijos. La educación integral basada en la Biblia es importante y necesaria porque forja el futuro de las nuevas generaciones y moldea el presente de estas.
La educación integral y familiar puede ser vista como el esfuerzo consciente en ayudar a los niños y las niñas dentro del espacio privado del hogar a prepararse para saber vivir durante las diferentes etapas de la vida. También es el proceso por el cual una persona se somete a alguien o a algo para ser formado en diferentes áreas de la vida. Proceso por el cual la familia, los padres y la iglesia se van formando por medio de vivir conforme a los principios, valores y absolutos de la fe, la Biblia y los valores de una sociedad hasta alcanzar su máximo desarrollo espiritual y emocional. Esto requiere tiempo, disposición y flexibilidad. También exige metas y propósitos claros sobre lo que se desea alcanzar y hasta donde se desea llegar. Educación es sinónimo de instrucción y enseñanza (Prov. 22:6). Este es un proceso pedagógico que demanda de un maestro y un alumno.
El mejor lugar para iniciar el proceso de educación es el hogar. Los expertos dicen que el vientre de la madre es el mejor lugar y el tiempo para comenzar. En el hogar se forjan los valores sobre la familia. Allí se enseña sobre el amor, el respeto recíproco, la obediencia, metas para la vida, valor de la vida, valor del dinero y la importancia de la educación.
Dentro de este esfuerzo consciente y este proceso continuo está contemplado el objetivo de la educación que es ayudar a cada miembro de la familia a experimentar lo bueno y lo bello de la vida. La educación familiar basada en la Biblia busca siempre el desarrollo integral de cada miembro comenzando con los niños y las niñas para que cumplan la función que le corresponde en la sociedad en que se desenvuelve cumpliendo con el propósito de su existencia según Dios.
¿Quiénes son los responsables de la educación de los hijos?
 Ante Dios, los primeros responsables somos nosotros los padres (Ef.6:4).- Frente a la sociedad que nos observa, vigila y evalúa, somos responsables. Frente a los hijos que no eligieron nacer de nosotros y que nos aman e imitan, somos responsables. Frente a Dios que nos ha encomendado el privilegio de cuidar a los hijos, somos responsables. Por tanto, los padres, debemos ofrecer toda la cobertura educacional a los hijos. ¿Cuáles son las principales cosas que nuestros hijos necesitan? Amor, tiempo, palabras, confianza, creer en ellos, buena comunicación, educación y comida. Los hijos aprenden sus primeras lecciones en el hogar junto a sus padres.
La Biblia tiene varios pasajes que nos exhortan a cumplir la tarea de la educación de nuestros hijos: a. Instruir a los hijos (Prov. 4:1; 6:23; 12:1; 13:24; 22:6; Salmo 127:3). Instruir es proveer el camino a los hijos para que conozcan a Cristo y la forma de desenvolverse en el mundo (Prov. 22:6). La instrucción o la educación es más efectiva cuando es demostrada con el ejemplo. La madre enseña sobre cómo vestir, comer, andar y hablar. El padre enseña a orar, leer la Biblia, comportarse en casa y como tratar a los demás (Prov. 4:1; 6:23; 12:1; 13:24). Los padres deben cuidarse de lo que hacen y como lo hacen ya que los hijos lo ven e imitan todo. ¿Qué son los hijos para que merezcan ser educados correctamente? Para Dios son herencia que cuidar, para Jesús son almas que salvar y para la iglesia personas que ministrar y para los padres un tesoro que cuidar y bien administrar.
b. Dar buen ejemplo, imagen e influencia a los hijos. Todo esto se debe dar como matrimonio para que ellos aprendan las convicciones y las verdades del matrimonio. ¿Cómo ser ejemplo, dar buena imagen e influenciar positivamente a los hijos? c. Vivir lo que enseñan (Deuteronomio 6:1-9). El resumen de este pasaje es amar a Dios (v.5), vivir su palabra (v.6), y enseñarla a los hijos (v.7-9) hasta crear convicciones profundas en ellos. La tarea de repetir la palabra lo confirma Ef.6:1-4; 2 Ti. 3:14-17. El repetir y memorizar la palabra de Dios y obedecerla como padres hará que ésta produzca cambios en nuestros hijos para toda la vida.
 El segundo responsable de la educación son las escuelas.- Cada escuela, sea pública o privada tiene el propósito de dar buena educación y enseñar valores a los estudiantes. Esta es la educación intelectual que se da fuera del hogar en la cual los padres deben hacer una gran inversión y luchar por todos los medios posibles que sus hijos la reciban. En los países Latinoamericanos, generalmente, la educación se ha vuelto muy costosa lo que hace imposible la educación escolar. Es admirable como el gobierno de Los Estados Unidos y el de otros países desarrollados da educación gratis hasta la High School o bachillerato y es obligatoria para todos los niños y las niñas.
Cada escuela hace lo que puede para formar buenos estudiantes y futuros profesionales. Cada maestro trata de enseñar lo que cree que es mejor y desea no solo informar sino formar a los nuevos profesionales. Dentro del contenido de la enseñanza va infiltrada no solo el contenido sino ideologías que deben ser examinadas por el estudiante. Es el estudiante quien decide si aprovechar los buenos recursos, la buena educación y los buenos ejemplos. Pero los padres, por otro lado, deben estar pendientes de la calidad de educación que sus hijos están recibiendo. El ejemplo, la enseñanza, la imagen y la influencia de los padres en los hijos debe estar mientras ellos están fuera del hogar, durante las 6-8 horas que pasan en la escuela cada día durante 13 años antes de comenzar estudios universitarios.
¿Cuánto está invirtiendo en sus hijos como preparación para enfrentarlos al mundo real que está afuera de su hogar? ¿Está listo su hijo(a) para caminar solo (a) por las calles ante las asechanzas diarias del mal, el pecado, el mundo, la carne, las malas ideologías y el peligro?
 El tercer responsable de la educación es la iglesia.-La familia invierte el 5% de su tiempo en la iglesia. Esto es un promedio de 7 a 10 horas a la semana que la familia dispone para ser formada en la Biblia y la comunión con los hermanos. La Biblia es la máxima autoridad de la iglesia y la obedecen como Palabra de Dios y quien se somete a su enseñanza regularmente, definitivamente será educado y formado. Lo que busca la iglesia según Dt. 6:1-9 es crear convicciones profundas en los niños y las niñas al poner la Palabra de Dios en la mente y en el corazón de ellos, repitiéndola de diferentes maneras hasta construir una base sólida y fuerte para la educación familiar. El principio de la persistencia o de la repetición es lo que produce un aprendizaje duradero.
La iglesia ofrece un programa educativo integral, diversificado, variado, y sólido porque se basa en la Biblia, en las necesidades y la edad de las personas. El sistema de predicación está basado en la Biblia y en temas dedicados a llenar alguna necesidad o inquietud espiritual de los niños y las niñas. Programa actividades con propósitos definidos: campamentos, retiros, días especiales, actividades sociales y misioneras. La Escuela Bíblica Dominical ofrece un programa de enseñanza adecuado que va desde sala cuna hasta la edad de oro y seminarios de entrenamiento. La temática, los maestros y los alumnos están inmersos en una aventura pedagógica no solo académica sino vivencial. Hay un aprendizaje constante e interminable dentro de la iglesia en el poco tiempo que se reúne como iglesia. La iglesia se convierte en un remanso de valores, pero es el hogar el crisol que los va formando proveyéndole pasos que forman la escalera hacia la superación profesional.
 Los últimos responsables de la educación son los hijos.- La Biblia enseña que los hijos tienen una gran responsabilidad en la educación personal. Primero, deben obedecer a Dios y a sus padres (Ef.6:1-3). Significa amar, honrar y respetar a sus padres porque es justo, en el Señor, es lo menos que se puede hacer y es la garantía de bendiciones. Segundo, deben esforzarse por conducirse regidos a los valores aprendidos de sus padres en el hogar y de la Biblia en la iglesia. Por último, deben dedicar tiempo personal suficiente para conocer, entender, obedecer y practicar la Palabra de Dios (Sal. 119:9-16; Prov.2:1-12; 3:1-9; 4:1-10) y dedicar todo el tiempo necesario para su preparación intelectual que los lleva hasta la superación profesional.
Las personas bien educadas tienen mejores oportunidades y pueden llegar a tener una mejor vida. Los beneficios de la educación son muchos: una persona, un matrimonio, una familia, una iglesia, una sociedad, una ciudad y hasta una nación será mejor si hay educación. El reto está en que los padres nos esforcemos por educarnos todo lo que podamos y educar a los hijos poniendo como base la Biblia, el temor de Jehová y en el tiempo oportuno. Nunca es tarde para comenzar y con paciencia los beneficios llegarán. La educación es un privilegio, una responsabilidad, una obligación, una gran oportunidad y una bendición que Dios nos ha dejado. Repita Prov. 22:6, Salmo 144:12, Prov.1:7 “Siembre ahora y cosechará mañana” “Según usted siembre así cosechará”.
El respeto hacia las autoridades: el secreto para vivir en paz

Ya hicimos referencia a dos de los valores que todo padre debe incluir en la formación integral de sus hijos, la fe hacia Dios y el amor hacia la educación. Un niño o una niña que tiene un fundamento espiritual profundo y un legado educacional completo, casi está listo para saber vivir. Sin embargo, un temeroso (a) de Dios y un profesional o profesionista tendrá que relacionarse todos los días con leyes, normas y autoridades las cuales debe reconocer, respetar y obedecer. Este es uno de los valores que permiten a un niño y a una niña vivir en paz y armonía.

Este es un enorme vacío en las familias, escuelas e iglesias, que está costando superar, y no permite avanzar. Me refiero a la actitud de respeto de los niños y las niñas hacia las autoridades superiores, no importa quienes sean. El problema por un lado es que hay quienes que no les gustan obedecer ni les gusta que se les llame la atención y si obedecen, lo hacen con una actitud interna de desobediencia, desacato, rebeldía, o de mala gana. Por el otro lado están las personas que abusan del poder, de la posición, y se envanecen por la autoridad de su puesto, mostrando así, despotismo, soberbia, autosuficiencia, orgullo, y caciquismo. Esto crea una actitud de rebeldía o desacato o por lo menos indisposición. Yo siempre he creído, he aprendido y he enseñado, que la autoridad se gana, y que da más autoridad la función que el titulo.

Cuando se habla de la actitud de respeto hacia las autoridades, hay países en que ya es desconocido esa práctica por culpa o de la prepotencia de un bando o por la rebeldía del otro. Hablar de autoridad no solo tiene que ver con personas, jerarquías, fejes, subalternos, ordenes y reglas, etc. sino con actitud. Sin embargo, muy poco se habla a los niños y a las niñas dentro del espacio privado del hogar sobre la actitud de sometimiento hacia Dios, la Biblia y a las autoridades delegadas por Dios. Cuando no hay autoridad ni reconocimiento de la autoridad se forma un estilo de vida desordenada, anárquica y de caos.
Una regla que se ha de enseñar a los niños y a las niñas es que para tener autoridad es necesario estar bajo autoridad siendo obediente. En otras palabras, para ser respetado tienes que respetar. ¿Cómo puede alguien pedir que se le obedezca si este no ha aprendido a obedecer a Dios? Pasajes de la Biblia que ayudan a definir y discernir el significado de autoridad espiritual. 1 Ti. 1:3-4, 6:3-4, 2 Ti. 2:1-3, 14-15, 23-26, 3:16-17. Toda persona tiene autoridad cuando vive sometida a otra autoridad. Sin embargo, hay algunos fundamentos que los niños deben conocer para saber actuar con respeto antes las autoridades.
Primer fundamento: en asuntos soberanos, de propiedad y derecho, DIOS ES LA MAXIMA AUTORIDAD PARA LA HUMANIDAD Y LA IGLESIA. Por su soberanía es que el hombre después de haberle recibido en su corazón, ya no puede discutir con Dios por lo que él hace o deja de hacer. En vez de discutir, manera de mostrar desacato a la autoridad, debe desechar sus propios razonamientos para aceptar la máxima y única autoridad.
Segundo fundamento: En asuntos de redención y decisión, EL ESPIRITU SANTO ES LA MAXIMA AUTORIDAD DE LA IGLESIA y del cristiano. Juan 14:16-17, 23-26, 16:13-15. A partir del momento de la conversión, el Espíritu Santo se convierte en la Máxima Autoridad en asuntos de decisión, dirección y control es el Espíritu Santo. Significa que ya no vivimos como a la ventura, ya no caminamos o hacemos las cosas por casualidad, suerte, destino, horóscopos, adivinación, sueños, brujería, visiones, loterías, rifas, sino por seguir la voluntad de Dios que nos la enseña el Espíritu Santo a través de la Biblia. Cuando usted tiene que tomar una decisión, busque ayuda en Dios, por medio del Espíritu Santo. Él le escuchará y le ayudará. Esto se hace en oración y estudio de la Palabra de Dios, la cual es la voluntad de Dios para todos.
Tercer fundamento: En asuntos prácticos de la vida cristiana, LA BIBLIA ES LA MAXIMA AUTORIDAD. La autoridad de Dios y de Cristo está plasmada en cada palabra escrita en la Santa Biblia, porque ésta no contiene la Palabra de Dios sino que es. Ninguna persona posee ni el derecho ni la potestad de aumentar, quitar, desfigurar ni modificar la Biblia, porque acarrea maldición (Apo. 22:19). La Biblia es la autoridad final para todo asunto de fe y práctica.
Cuarto fundamento: en asuntos de representación y delegación de Dios en la tierra, SON LAS AUTORIDADES DELEGADAS LA MAXIMA AUTORIDAD, Romanos 13:1-5, 2 Pedro 2:13-17. Charles Swindoll dijo en cierta ocasión, la única decisión que satisface a Dios es la obediencia. En Un principio básico y critico en todo es la necesidad simplemente de obedecer la autoridad sin cuestionamiento (Ro. 13:1-7). La obediencia del niño y la niña hacia la autoridad espiritual debe ser recobrada urgentemente.
Las autoridades o el gobierno no es una invención de carácter humano, ha sido ordenado por Dios para el bien de los gobernados, y tanto los niños como los grandes están obligados a obedecer las leyes. La primera responsabilidad de quien se convierte en ciudadano de los Estados Unidos o de cualquier otro país es que tiene que seguir y obedecer las leyes y ser leal a la constitución. El gobierno humano fue instituido después del diluvio por las mismas razones ya mencionadas, que el hombre tiende por naturaleza a ser rebelde. La actitud de respeto y sometimiento es el valor que los padres deben enseñar y modelar delante de sus hijos o hijas mientras es tiempo.
 Primero, se debe obedecer a las autoridades delegadas porque Dios las ha establecido (Ro. 13:1-2). Lo que se desea recalcar es la importancia y la necesidad de tener una actitud correcta hacia las autoridades. La otra palabra “someteos” es un presente imperativo, voz media, mandato de continuidad y urgencia. Toda “persona” “fixe” “el ser en si” “vida interior” se refiere a lo más íntimo del ser, persona. Significa que si obedecemos desde el corazón, con una actitud interna de sometimiento, no tendremos dificultad en hacer lo que se nos ordena hacer.
Una de las razones por las que hay problemas en cualquier institución u organización, aun en las escuelas, iglesia y familias es por no obedecer a la autoridad establecida. Significa someternos aunque las autoridades no sean de nuestra simpatía, agrado, y ideología. Recuerde, Dios solo dice: “Sométase toda persona a toda autoridad que yo establecí, mientras estas no nos obliguen a rebelarnos contra Dios”. Desobedecerlas es rebeldía contra Dios y hacer esto trae consecuencias.
 ¿Por qué causa o razón, aun dentro de las familias, escuelas e iglesias se observa falta de respeto y se resisten a las órdenes y desobedecen a otras autoridades? Esto es problema de falta de actitud correcta la cual se comienza a fomentar en los niños y las niñas en el hogar, los padres deben ser ejemplo de ello y en las escuelas los maestros habrán de insistir en ello pero con el ejemplo de buen uso de la autoridad.
 Segundo, se debe obedecer a las autoridades porque han sido ordenadas para servir a Dios (v.3-4). La función de los magistrados, ministros, gobernadores es infundir temor al que hace lo malo y estimulo al que hace lo bueno. Este es el ejercicio y uso correcto de la autoridad. Pero la función ejemplar y principal es servir a Dios y motivar a todos a hacer el bien, en este caso es a obedecer. La constitución del cristiano es la Biblia y la mayor responsabilidad es respetarla, obedecerla, y practicarla. Las autoridades de la tierra son instrumentos, ministros, siervos de Dios para corregir lo malo hasta castigarlo o estimular y premiar a quienes hacen el bien.
 Tercero, se debe obedecer a las autoridades porque el no hacerlo trae consecuencias (v.5-6). No se nos olvide que el resistir a alguna de estas autoridades, equivale resistir a Dios mismo y esto se llama rebeldía. Y rebelarse contra Dios significa hacerse acreedores de terribles consecuencias. Los vv.5-6, es necesario estarle ‘sujeto’ por causa del castigo o la conciencia. Por dos razones se debe obedecer a las autoridades: hay castigo cuando se desobedece, y por respeto hacia Dios y recompensa.
 No tomemos el asunto de la actitud hacia las autoridades como algo ligero o en broma, Dios no juega con nadie y El no puede ser burlado y todo lo que el hombre sembrare, eso cosechara. No obedecer las decisiones, y las autoridades que Dios ha escogido o elegido es rebelarse o resistir al mismo Dios (V.2) y lo que queda son las consecuencias. La rebeldía o falta de sometimiento es producto de una actitud interna pecaminosa, no entregada a Dios, es orgullo y soberbia. Cuando los padres enseñan a los hijos a respetar a toda autoridad se demuestra que hay una formación integral.
 Cuarto, se debe obedecer a las autoridades porque esa es la voluntad de Dios (1 Pe. 2:13-17). Observe la frase: “Por causa del Señor, someteos a toda institución humana” (v.13ª). Habla de todo tipo de gobierno, creación humana y ordenación humana, para referirse a todo lo que está en el plano y relación humana. Ante ellos, por amor a Cristo, y porque agrada a Dios, deben ser obedecidas.
En fin, este es uno de los vacios de nuestra sociedad y la mayor responsabilidad recae en nosotros los padres. No les hemos enseñado, no les hemos modelado, y no hemos influenciado en ellos a tal punto que deseen imitarnos. El respeto ha de ser igual para el presidente, al gobernador, a los representantes en la cámara, a los senadores, a los alcaldes, a los policías, a los vigilantes, a todos los que están en puesto de autoridad. Obedecer es hacer el bien y esto agrada a Dios porque es hacer la voluntad de Dios. El respeto a los demás, es el camino hacia una vida de paz y armonía.
Conclusión

El triunfo de un país, de una sociedad y de una familia se basa en la clase de relación y educación que cultivemos en el hogar. Los padres responsables son quienes hacen la diferencia en la familia y quien hace la diferencia en un Padre responsable es Cristo quien mora en su corazón.

Los valores son elementos que se transmiten de generación a generación, de familia a familia, de padre a hijo. Solo que para que mantengan su pureza y eficacia requiere que se mantenga el proceso de cultivación. Una nota positiva es que nunca se es viejo para cultivarlos y nunca es tarde para comenzar a practicarlos ya que en todo tiempo y a toda edad traen satisfacción, remuneración y son preventivos.
Los valores no son la vida, pero son necesarios para la vida. Son más que enseñanzas, son convicciones que se enseñan, modelan y demuestran. Los valores son principios, enseñanzas, convicciones y verdades que no se imponen sino que se enseñan para ser adoptados. En Proverbio 22:6, los padres enseñan e instruyen pero no la imponen a la fuerza, sino que el hijo es quien decide aceptarlo, adoptarlos o rechazarlos. Así que, un valor es una virtud, una cualidad o habilidad que tienen las personas, las cosas, las acciones, las enseñanzas y las verdades.
El valor de los valores es que éstos contribuyen en la formación integral de la personalidad de nuestros hijos, de la próxima generación que sostendrá y guiará a esta sociedad. Recuerde la iglesia y la escuela son un remanso de valores, pero el hogar es el crisol donde se forja el carácter de ellos, Salmo 144:12. Así que, si piensa comenzar, la formación integral de los niños y las niñas incluye lo que el Dr. Taylor considera como la paternidad responsable de papá y mamá: a. Amor y cariño, b. Enseñanza y educación, c. Alimento y salud, d. Recreación y diversión y e. Disciplina y abrigo.

Sobre todas las cosas es Dios el que manda

Día 46, Lectura de la Biblia en un año, Números 21-24

Dr. Luis Alberto Gomez Chavez

Estos 4 capítulos de Números son especiales porque hablan de un adivino pagano de Petor, cerca del rio Éufrates, quien representaba a una escuela de profetas o adivinos paganos y que Apocalipsis lo identifica como una secta falsa. En este episodio de la Palabra de Dios encontramos varios aspectos que nos llevan a comprender que sobre todas las cosas, es Dios el que manda, Él es el Señor que controla todo. Nada se mueve sin el permiso de Dios. Aun quien pretende hacer el mal está limitado.

Balaám es el nombre del profeta falso quien por la fama sus conjuros de maldición o bendición fue contactado por Balac, rey de Moab quien le pidió que maldijera a los judíos para derrotarlos. Junto con la petición, Balac trajo presentes a Balaam y ofreció mucho más si lo hacía. Balaam no era profeta de Dios, ni tenia comunicación con Dios pero pretendía tenerla, sin embargo, Dios se le aparece y le dio permiso para ir con los mensajeros de Balac para ir a Moab.

En el 22:20-30 encontramos que Dios le dio permiso para ir con los mensajeros de Balac, pero no para maldecir a Su pueblo sino para que dé a conocer la gloria de Dios. Lo sorprendente es que al siguiente día de inmediato Balaam se levanto para ir con Balac y Dios mismo se lo impide. Aquí pareciera que hay una contradicción, pues en el v.20, Dios se lo permite y en el v.21 se lo prohíbe. Es el ángel de Jehová el que se le aparece, es una teofanía, y es Dios mismo porque cuando Balaam se postra para adorarlo no se lo impide, mientras que cuando se da para un ángel común este no acepta ser adorado.

¿Qué es lo que vio Dios en Balaam que nosotros no vemos para que impidiera que Balaam fuera a Moab cuando él mismo se lo había permitido? Dios vio dentro del corazón de este hombre las motivaciones que no era por obediencia a las instrucciones divinas sino por la ambición a todo lo que el rey de Moab le había ofrecido. ¿Cómo se comprueba eso? Simple, por la reacción ante la aparición del ángel de Jehová, pues en vez de oírle, comenzó a apresurar y azotar a la asna con violencia y profundo enojo (22:23, 27,29), y hasta pensó en matar al animal. Dios hizo que este animal hablara y le dijo, ¿Qué te he hecho, que me has azotado tres veces? ¿No soy yo tu asna? Sobre mi has cabalgado desde que tú me tienes hasta este día, ¿has acostumbrado hacerlo así contigo? Y Balaam respondió: No.

El pecado manipula, ciega, domina, adormece hasta el punto que hacemos cosas sin darse cuenta de lo malo que son. En este caso, Balaam estaba tan dominado por la ambición que se enojo, azoto al asna, y estaba pecando contra Dios al hacer lo que Dios no le había mandado (22:31-33). Finalmente, como Dios sabe todo, llamo la atención y Balaan reconoció su pecado (22:34) pero quería regresarse a su ciudad en vez de ir a Moab, pero Dios le ordeno que continuara el viaje, pero debía hacer lo que Dios le mando hacer. En la última parte, se parece a Jonás, pero finalmente, Dios es quien manda.

La lealtad a Dios es la mejor decisión que el cristiano ha de escoger aunque este mundo y el diablo le ofrezca todo lo que nunca ha tenido, todo lo que ha deseado tener, todo lo que una persona podría soñar tener. Dios nos ha puesto en este mundo para hacer lo que él nos ha mandado hacer y debemos ser leales. En este caso, aunque Balaam era un adivino pagano, Dios lo uso como instrumento para enseñarle que quien manda sobre todas las cosas es él. Balaam como adivino estaba acostumbrado a conjuros, hechicería, manifestaciones del diablo quien puede hacer hasta que animales hablen porque se posesiona de estos. Ejemplo, la serpiente en el Edén, y los cerdos endemoniados no hablaron pero actuaron con inteligencia y Jesús se los permitió. En este caso, no se sorprende cuando la asna le hablo, pues la azoto mas, sin embargo, al reconocer que a alguien superior estaba enfrentando, se inclino para adorarlo.

Tengamos cuidado con las cosas de este mundo, porque mucho de esto que hay allí, muchas veces nos manipulan, adormecen, dominan para dejar de hacer lo que es correcto y agradable a Dios. Hay veces que preferimos quedar bien con una familia al aceptar algunos ofrecimientos que nos hacen olvidándonos de Dios quien es más importante. El dinero, el trabajo, el deporte, las amistades, fiestas sociales, viajes, negocios, juegos, etc, algunas veces nos manipulan y dominan hasta el grado de poner a Dios en un segundo lugar y dejamos de hacer lo que Dios nos ha mandado hacer. Es más triste cuando por un simple plato de lentejas traicionamos nuestra fe, vendemos nuestras convicciones, echamos a perder 20 0 30 años de buena relación con Dios.

Sea fiel y leal a Dios, dá testimonio de tú fe en donde sea que estes. Por favor, no vendas tu fe, tus convicciones y tu relación con Dios por una simple satisfacción temporal y pasajera, pues además de ser pecado, te apresura no solo al fracaso sino al dolor de las consecuencias.