El poder de la influencia

Todos, absolutamente todos hemos sido influenciados por alguien o por algo. La influencia pudo haber venido de un familiar, un amigo, un maestro, un artista, un actor, un cantante, de un famoso o simplemente de un evento, suceso, o experiencia de la vida. La influencia puede ser clasificada de manera general en dos, una positiva y la otra negativa. Aunque puede ser clasificada en otra forma, educativa, religiosa, ideológica, sentimental, familiar, espiritual y hasta sociológica.

Yendo más a fondo, yo quiero referirme al poder que esta ejerce en los demás y de la magnitud de influencia que se ejerza depende el ambiente, estado de ánimo, proyección, y resultados que se darán en determinado grupo de personas o lugar en el cual se está. Primero, partamos del entendimiento de la palabra “influencia” que según el diccionario, influencia es la capacidad que tiene una persona de determinar o alterar la forma de pensar o de actuar de otra u otras. Es la capacidad de controlar y modificar las percepciones de los demás. De manera que todos podemos influenciar con nuestra personalidad, con nuestras acciones, y con las cosas que no hacemos. Con palabras, gestos, ademanes, miradas, actitudes, conductas, costumbres, etc.

El investigador Robert Cialdini desarrollo seis principios de influencia. 1. Comparación: si otros lo hacen tú también deberías. 2. Atractivo. Roger Ailes, asesor de las campañas de los presidentes Bush y Reagan “si le gustas a quienes te oyen te perdonarán casi cualquier cosa”. 3. Autoridad: si la fuente es una autoridad en el tema se le cree. 4. Compromiso: Si vemos un anuncio de un producto que nos interesa a buen precio y estamos dispuestos a comprarlo, es difícil que cambiemos de opinión. 5. Reciprocidad. Un pequeño regalo acompañado de una oferta puede persuadirnos más. 6. Escasez: si es escaso es bueno. La gente suele sentirse más persuadida a comprar algo en liquidación, cuando se trata de una oferta especial de fin de semana, etc. http://es.wikipedia.org/wiki/Influencia

Ahora, lo que me preocupa es la clase de influencia que siempre se da voluntaria o involuntariamente. Esta puede ser mala o negativa, buena o positiva. Aquí es donde está el meollo del asunto que interesa puntualizar en esta reflexión. Hay personas que ejercen influencia increíble s peligroso, obre los demás, y eso es bueno cuando la influencia es buena, positiva, beneficiosa, regida a la voluntad de Dios, aprobada por el Espíritu Santo y de acuerdo a la Palabra de Dios. Sin embargo, es triste, y hasta delicado cuando la influencia que se da es mala, negativa, destructiva, manipuladora, egoísta, malintencionada, autoritaria, amañada, carnal, etc.

Quienes tienen no solo el privilegio sino la responsabilidad de ejercer mayor influencia buena y positiva somos los padres. Una familia influenciada por valores, principios, disciplinas, y convicciones espirituales y bíblicas asegura la estabilidad no solo de la primera y segunda generación sino hasta la tercera (Dt. 6:5-9). Es que la influencia que tiene una madre y un padre sobre los hijos que luego serán los padres, es sorprendente. De manera que, todo papá y toda mamá, debe revisar la calidad de influencia que está ejerciendo en su hogar, porque de esta depende que los hijos vengan a ser excelente influenciadores en la sociedad del mañana (Prov. 22:6). En nosotros esta el poder de la influencia, y la clase de influencia que deseamos dar.

Dr. Luis Alberto Gómez Chávez

Anuncios

Introduccion a la serie “Autoridad Espiritual en la Iglesia”

Para mantenernos en el objetivo de la iglesia de establecer un nuevo estilo de vida, es necesario agregar un concepto más, el de la “autoridad espiritual” a los dos ya desarrollados: formación espiritual y edificación de la iglesia.
¿Qué se quiere decir con un nuevo estilo de vida? Bueno, el último paso en el proceso de restauración de una iglesia, ésta es orientada hacia una nueva forma de ver las cosas, una perspectiva diferente sobre la vida cristiana, un nuevo estilo de vida que se rija por la Palabra, la misión de la iglesia y la guía del Espíritu Santo. Un estilo de vida donde hay disposición por servir voluntaria y diligentemente, practica de oración, lectura de la Biblia y evangelismo como un modo de vida, disfrute de un ambiente optimo: confianza, unidad, sinceridad, honestidad y madurez espiritual. Quiero decir que ninguno piensa egoístamente, o en aprovecharse de los demás, nadie se queda sentado mientras los demás cumplen con fidelidad y excelencia el ministerio y nos veamos, tratemos y referimos con respeto, honestidad y sinceridad. Una clase de vida apropiada donde la iglesia muestra un ejercicio correcto de la autoridad espiritual.
¿Qué es lo que se desea alcanzar al final de este estudio?
Primero, que cada uno de los participantes entienda el significado de autoridad, orden, delegación, y obediencia. Esto es necesario porque muchos dentro de las iglesias o han usado incorrectamente la autoridad al abusar de ella o la han dejado de usar concediendo el derecho a que otro lo haga cuando Dios no se lo ha pedido a otro sino a usted. Resultado de lo anterior es que algunos basados en “su posición” como ancianos, diáconos, obreros, maestros, líderes de grupos, encargados de un ministerio han exigido obediencia de parte de los demás
Segundo, que por medio del Espíritu Santo, cada oyente sienta la necesidad de ejercer la autoridad espiritual delegada por Dios en el área donde Dios lo ha puesto y que también sienta la responsabilidad de someterse sin objeción alguna a las autoridades delegadas por Dios.
Tercero, que por haber entendido el significado de lo que es autoridad espiritual, decida deponer toda clase de actitud de ataque, crítica, rebeldía, oposición, orgullo, soberbia, falta de respeto, y adopten una actitud conciliadora, de paz, entrega, servicio, amor y cooperación.
El plan de este estudio es el siguiente: definición de autoridad espiritual, descripción de la autoridad en la Biblia, delegación de la autoridad, actitud correcta hacia la autoridad delegada, costos y beneficios de vivir guiados por la autoridad espiritual, reglas y principios de dirección.