La fe cristiana y las redes sociales

Dios quiere darse a conocer a todas las personas del mundo. Lo hizo por la creación, la Biblia, Jesucristo, la iglesia, y ahora aprovecha la ciber comunicación. Jesucristo se propuso dar a conocer a Dios y su mensaje de amor, uso todos los recursos disponibles de ese tiempo para comunicar el mensaje tan claro que todos lo pudieran entender, hoy lo hace por medio de la televisión, el internet y los celulares.

Cada vez que se conecte por el internet, facebook, twiter, yahoo, MySpace, Hi5, etc, recuerde que usted debe dominar estas redes y no las redes a usted. Significa que debe saber usar el tiempo, no olvidar el propósito, y tomar en cuenta que debe traerle beneficios positivos. Aproveche estos medios para honrar a Dios, edificarse espiritualmente y proclamar el evangelio. No olvide que es representante de Dios en la tierra y que su responsabilidad es dar a conocer a Dios ante los demás.

Como hijo de Dios que es, no debe involucrarse en cosas que no agradan a Dios ni con personas que no practica los mismos valores éticos. Por consiguiente, debe usar el internet y las redes sociales solo para asuntos de interacción, fortalecer la amistad con verdaderos amigos, y proclamar la fe en Cristo. No comparta sus datos personales, no de información privada, manténgase alerta para detectar asuntos sospechosos, o malicioso, y sepa decir no, o turn off, cuando presienta algo esta malo.

Papas, cuide a sus hijos, más si son menores de 18 años. Exprese su autoridad, actúe con sabiduría, rigidez, y detenga toda acción maliciosa. Ponga reglas, supervise regularmente, llame la atención con autoridad, sabiduría y amor. Es mejor que se enojen porque navegan el barco con un timón que los controle a que naveguen solos en un barco sin dirección rumbo al naufragio. Enseñe a los hijos valores: (Fil. 4:8-9).

Aprovechemos la tecnología para cumplir la misión de Dios. Es un buen recurso moderno para hacer evangelismo, consejería, discipulado, amistad y comunicación con los hermanos y familiares. El evangelio puede ser difundido y explicado en todo el mundo por este medio sin costo alguno. El gran desafío hoy es que la iglesia, los padres y los hijos conozcan la tecnología para no ser sorprendidos por este mundo astuto.

Hijos, sean menores o mayores, todos los que ya somos hijos de Dios, representemos a Dios y hablemos de él en cada vez que naveguemos por el internet, siempre que nos conectemos con algún conocido, y si no lo es, háblele del amor de Dios. Dios está salvando a muchos por medio del internet y las redes sociales. Estas no son malas, los malos son los que con mala intención las manipulan, las redes son solo redes sociales. Quien determina el uso a darle somos los seres humanos, el cual puede ser bueno o malo. Cuando se está controlado por el Espíritu Santo, haremos el mejor uso, al grado que Dios será glorificado, la iglesia edificada y el evangelio proclamado.

Dr. Luis Alberto Gómez Chávez

Anuncios

La comunion: cuarto elemento para la edificacion de la iglesia, parte tres.

3. ES AMAR AL PRÓJIMO COMO DIOS NOS AMA (v.7-17)
Ya hemos aprendido que la comunión con Dios exige apartarnos del pecado, obedecer la palabra y por último amar al prójimo. La medida de exigencia es el ejemplo de Jesús, él es santo, él obedeció a Dios y amó hasta la morir en la cruz. La vida cristiana se comprueba en que amamos al prójimo.
 El amar al hermano es prueba que estamos en la luz (v.9-11)

El andar o estar en luz es guardar los mandamientos y guardarlos es obedecer la Palabra. Quien obedece la palabra: ama a Dios, hace la voluntad de Dios y conoce a Dios. El amar al prójimo o al hermano es un mandamiento antiguo y nuevo. Donald Burdick dice que *es nuevo porque es verdadero en Jesús y en nosotros” pág. 27. Es *antiguo porque fue enseñado desde el A.T, y por los apóstoles, es el mensaje original y no es anticuado. Es desde el principio (1:1) y se refiere a la proclamación del evangelio y el comienzo de la vida nueva en Cristo.
El v.8 se refiere al mandamiento del amor. En el A.T. Dios dio 10 mandamientos al pueblo de Israel que se resumen en una virtud negativa y una positiva, codicia y amor (Dt.6:5). Jesús resumió los diez mandamientos en sólo dos: amar a Dios y amar al prójimo (Mt.12:29-31) y Pablo resumió toda la ley en una sola palabra; amor (Ro.13:8-10). Lo nuevo del mandamiento antiguo es que Jesús así lo llamó en Jn. 13:36, un amor real y verdadero. Jesús es la luz que va disipando toda la oscuridad y cuando él venga por su iglesia, la oscuridad desaparecerá, el verbo es “van pasando” voz media.
¿Por qué Juan escribe esta afirmación sobre el amor? Porque había personas que tenían un concepto diferente sobre la vida cristiana. Ellos creían que aun cuando no se llevaban bien con ciertas personas, seguían amando a Dios, y tal cosa es inválida. La prueba de que estamos en Cristo, que andamos en luz, guardamos los mandamientos y tenemos comunión con Dios es que amamos a nuestro hermano (v.9-10).  La conclusión inmediata es que si alguien odia a su hermano, permanece aún en las tinieblas, es esclavo del pecado y no ama a Dios. El amor filial es la prueba de que se es creyente. Y en esto se comprueba la vida cristiana, en el amor que tiene hacia los demás hermanos. El amor fomenta la permanencia de la luz. Pp.104-106, Harmut Beyert, Las Cartas de Juan, Hermenéutica y Exégesis.
¿Hay alguna persona a la cual usted odia siendo usted cristiano ya?
 El amor a Dios se demuestra al no amar las cosas del mundo (v.12-17)
En estos versículos, Juan se dirige a tres diferentes edades representativas de la iglesia: niños, jóvenes y a padres. Primero, él escribe a los teknia, hijos, niños, a los nuevos creyentes, para decirles que aunque tienen esa edad, conocen al Padre. Segundo, escribe a los pateras, los padres, los maduros que por su experiencia están guiando a la iglesia. Último, se refiere a los neaniskoi, los jóvenes que tienen fuerza en la palabra, permanecen en la fe y han vencido al mundo. Algunos sugieren que los vv.12-17 forman otro tópico. Pero al ver los vv.15-17, Juan lleva a los lectores a reflexionar sobre el amor que tienen hacia Dios, hacia el prójimo o hacia el mundo. No améis al mundo, se traduce mejor “dejad de amar al mundo” las cosas o sistema del mundo son temporales.
La palabra mundo acá es kosmos, sistema de cosa. Todo lo que hay en el mundo: deseos de la carne o apetitos de maldad que vienen de adentro del hombre(Gé.3:6) “vio el árbol que era bueno”, deseos de los ojos, lo que seduce a los ojos que viene de afuera del hombre(Gé. 3:6) “ vio que era agradable”, y la vanagloria de la vida, el orgullo y la arrogancia por las cosas materiales (Gé.3:6) “vió lo que podía llegar a ser y tener”(Stg. 4:16). Todo esto, no procede de Dios. El énfasis es que si conocemos y obedecemos a Dios y su palabra, no tenemos que estar amando al mundo. Quien hace tales cosas es porque no conoce ni obedece a Dios, todavía está en las tinieblas porque “anda en las tinieblas” “no sabe a donde vá” “las tinieblas han cegado sus ojos”(v.11). Nada de lo que hay en el mundo que no agrada a Dios es duradero, todo termina y sus consecuencias son duras.

¿Cuándo ha visto que el pecado llega de manera desagradable para convencerlo a usted?

¿Con qué parte tiene mayor problema el Espíritu, con los deseos de la carne, los deseos de los ojos o con la soberbia, vanagloria, ambición, o jactancia y arrogancia?
CONCLUSIÓN

Permanecer en comunión con Dios tiene exigencias que cumplir; apartarse del pecado, obedecer la palabra y amar a los hermanos y a Dios más que al mundo. La manera más visible que confirma nuestro amor hacia Dios es que obedecernos su palabra, tenemos buenas relaciones con los demás, y cada día dejamos de practicar los pecados de la carne, de los ojos y de la vida.
¿Habrá necesidad de apartarse de algún pecado el cual está usted practicando siendo hijo de Dios?
¿Desea hacer un pacto con Dios para obedecer más su palabra bendita?
¿Existe alguna persona con quien no tiene buena relación y hoy desea pedir perdón?

La comunion: cuarto elemento de la edificacion de la iglesia, parte II

Exigencias de la vida en comunión

En la Biblia hay palabras que forman binomios inseparables en la vida de la iglesia y de cada cristiano; oración y palabra o fe y buenas obras, y comunión y santidad. En otra oportunidad hablaremos de las primeras dos parejas, porque hoy nos detendremos en hablar de la comunión relacionado con la santidad.
La manera sencilla para estar en comunión, amistad y buena relación con Dios es no sólo aceptar por fe a Cristo en el corazón, sino que es necesario cumplir con otras exigencias diarias. ¿Qué debo hacer para estar en constante comunión con Dios? Juan responde para este pasaje.
 Una vida apartada del pecado. (V.1-2)
Estos dos textos expresan y describen un audible llamado divino a apartarse del pecado por medio de la confesión diaria de cada pecado y del aprovechamiento del ministerio sacerdotal de Cristo.
Yo (Juan) escribo/ a vosotros
para que no pequéis
pero
si alguno ha pecado (peca)/
de vosotros
abogado tenemos/ con el Padre
a Jesucristo
el justo
Este llamado no es fácil, pero es muy necesario si es que queremos estar en paz y en armonía con Dios y si deseamos que el evangelio de Dios se extienda sin interrupción por causa de nuestro mal vivir. El aprendizaje de la disciplina de reconocer el error a cada momento delante de Dios no sólo una exigencia para mantener la vida cristiana solvente sino que permite la edificación de la iglesia misma.
Hay tres verdades a destacar en estos dos versículos. 1) Todo cristiano aun cuando esté experimentando el nivel más alto de su vida espiritual, no está excepto de pecar. Mientras permanezca en la tierra y está con su cuerpo humano, sigue expuesto a pecar. El pecado es una realidad, está en todos lugares a todo color (v.1). 2) Todo cristiano tiene de su lado al mejor abogado de todos los tiempos quien puede resolver el problema de su culpabilidad, de su pecado y está dispuesto a defender y conceder perdón. 3) La comunión, la amistad, la buena relación con Dios es el resultado inmediato de la confesión de pecados. Por lo tanto, Juan dice, esfuérzate en mantener una vida aparte de la práctica del pecado. 4) Jesucristo como nuestra propiciación, tiene poder para perdonar todos los pecados nuestros y los del mundo entero. Esto es lindo y animador.
 ¿Qué hará usted con aquellas cosas que está practicando que no agradan a Dios siendo usted un hijo de Dios? No sólo es confesar los pecados, es pedir perdón a Dios y a quienes está ofendiendo.
 2. Una vida de obediencia a Dios.(V.3-6)
La línea más corta entre dos puntos es la obediencia. Si alguien quiere ser bendecido por Dios, sólo tiene que obedecer. Si una iglesia quiere ser grande y madura, sólo debe obedecer a Dios. Ahora, ¿Qué significa obedecer? ¿Por qué es tan importante la obediencia en la vida del cristiano y de la iglesia? ¿Qué se requiere para obedecer incondicionalmente a Dios y su Palabra? La ley natural enseña que el menor obedece al mayor, el hijo a padre, el empleado al patrón, el alumno al maestro, la criatura a su Creador. Lo maravilloso es que a cambio de nuestra obediencia, Dios promete bendición.
  En esto
nosotros sabemos/ a él
que le conocemos
si (nosotros) guardamos/ sus mandamientos
el que dice
Yo conozco / a él
pero
(él) no guarda/ sus mandamientos
Mentiroso
el tal es y la verdad no está en el.
Juan en este pasaje les dice que las pruebas de conocer a Dios son: andar en la luz, tener comunión con Dios, mantenerse limpios de pecado y ahora guardar u obedecer la palabra de Dios. La palabra conocimiento es gnosis aparece 23 veces en esta carta de donde viene el movimiento falso y filosófico del gnosticismo. La palabra gnosis significa por un lado el conocimiento que adquirimos por una relación estrecha en este sentido es tener comunión. No tiene que ver sólo con la información que adquirimos diariamente de Dios porque eso es conocer de Dios, pero el cristiano conoce a lo que implica una relación diaria, tener amistad, armonía. Juan desea destacar que el verdadero conocimiento de Dios es aquel que se demuestra por medio de la obediencia. La medida de nuestro amor es la obediencia a Dios. Los falsos cristianos decían, ¡Yo conozco a Dios y no guardo sus mandamientos!
El Dr. Pablo Sywulka predicando sobre Juan 21 concluyó que la demostración de que amamos a Dios está en la medida en que le obedecemos. E hizo referencia a Mt.5 donde Jesús está citando y ampliando el significado de los mandamientos a obedecer. Implicando que todo lo que hagamos en contra del carácter de Dios es desobedecer los mandamientos de Dios.
¿Qué debemos guardar, tereo, custodiar, observar y cumplir para demostrar que sí conocemos a Dios? Los vv.3-6 se repite la palabra “mandamientos” y “palabra” y se usa la palabra entolás en vez de nomos porque nomos se refiere sólo a la ley mosaica mientras que entolás se refiere a toda la palabra de Dios (623). A Dios no le agradamos sólo por lo que conocermos acerca de él, sino por cuanto le obedecemos. Por nuestras obediencia a su palabra es que sabemos que estamos en él, agradamos a él, permanecemos en él. Juan 15 tiene una presentación amplia sobre este tema.
– Es urgente y necesario que conozcamos a Dios, pero más que ello, que obedezcamos su Palabra.
– La profesión de labios no es suficiente para acreditar la comunión. La comunión con Dios se demuestra
por una conducta regida a las norma de la Palabra de Dios.
– Guardar la palabra y vivir el amor van siempre juntos en su conjugación. El amor es efectivo si se
obedece la palabra intelectualmente, con emoción, con buena actitud y de manera diaria.
– Juan usa 70 veces la palabra permanecer en Cristo, más que todo el NT. Y significa obedecer y llevar una vida santa. El auténtico cristiano conoce a Dios, permanece en su palabra; esto es amar a Dios.

La comunion: Cuarto elemento de la edificacion Parte I

Este es el tercer elemento del programa educativo que toda iglesia que aspira crecer integralmente debe tener. Y es importante porque es el cuarto elemento de la edificación espiritual de la iglesia.

Significado

“Es experimentar la vida juntos. Consiste en amarnos sin interés, compartir con un corazón sincero, servir en la práctica, hacer sacrificios, consolar y socializar con los que sufren y practicar todos los mandamientos que terminan ¨unos a otros”.

La palabra en el Nuevo Testamento es Koinonia y se usa por primera vez es en Hechos de manera conjugada o vivencial. El NDB dice que esta palabra se traduce: comunicación, participación, compañía, contribución, y común. La connotación de la palabra koin es la de participar de algo (genitivo) con alguien (dativo), de allí las ideas de “tener participación con” o “dar a alguien” y “compartir con alguien”. La primera indica la vida cristiana corporativa con la idea de que los creyentes participen juntos de ciertas realidades objetivas. La segunda expresa la idea de contribuir para la necesidad de los demás (2 Co. 9:13) y se acerca a la idea de dar. La última, (Hch. 2:42, Ga. 2:9, 1 Jn. 1:3) se refiere a compartir con alguien algo.

Implicaciones

 ¿Qué se requiere para convivir juntos EN un grupo pequeño de la iglesia? Pequeño porque no se puede convivir con toda la iglesia, aunque estemos reunidos el domingo, nos saludemos, conversemos, pero no lo podemos hacer con todos. Pero si puede pertenecer a un grupo más pequeño, el ministerio de la alabanza, una clase de EBD, un grupo de discipulado, un grupo de crecimiento, un grupo de oración, etc, con quienes puede intensificar la amistad, experimentar la prueba del otro, sensibilizarme con la pena de los demás, podemos llorar, convivir, sufrir, reír, y orar juntos. ¿Considera que estamos viviéndolo?

 La verdadera comunión se da cuando somos auténticos. Ser autentico implica reconocer lo que soy, lo que hago, lo que no puedo hacer. Es reconocer las virtudes y debilidades. Es la expresión genuina de lo que somos, sin apariencia, sin temor y sin esconder. Warren dice que el verdadero compañerismo ocurre cuando la gente es honesta con lo que es, lo que tiene y con lo que sucede en su vida: comparte sus penas, revela sus sentimientos, confiesa sus fracasos, manifiesta sus dudas, reconoce sus temores, admite sus debilidades y pide ayuda y oración de los demás.

Resumen:

Practicar la comunión dentro de la iglesia como parte del estilo de vida que Dios espera que la iglesia tenga mientras esté en la tierra es: amar a Dios y al prójimo como Cristo nos ama, ser honesto y sincero al decir la verdad y hacer todas las cosas con integridad de tal modo que agraden a Dios, edifican a los demás y engalane el evangelio. Vivir en comunión es ser autentico: reconocer lo que soy, lo que hago, lo que no puedo hacer. Es reconocer las virtudes y debilidades. Es la expresión genuina de lo que somos, sin apariencia, sin temor y sin esconder.

Ya que hemos entendido el significado de la palabra comunión y las maneras de expresarse, nos embarcaremos en la presentación fascinante que hace Juan sobre la comunión en la primera carta.

La comunión en la iglesia (1:1-10).

La comunión con Dios es necesaria para la edificación plena de la iglesia como Cuerpo de Cristo. Esta tiene su base y es probada.
 ¿Cuál es la base para nuestra comunión con Dios? Es la encarnación de Jesucristo (1 Jn. 1:1-4). La obra de Cristo en la Cruz es lo que permite que tengamos comunión con Dios. ¿En qué consiste la obra de Cristo? Cp. Con Jn.1:1,14; 3:16; Ro. 5:8. a. Quien se encarnó es Dios mismo porque él existía antes de todas las cosas (v.1; Jn.1:1). b. La encarnación de Jesucristo es una realidad porque la Biblia lo afirma, y los apóstoles lo confirman (v.1b). Juan dice que “lo que hemos visto con nuestros ojos” “y palparon con las manos tocante al Verbo de vida”.
Estos dos versículos unidos con Jn.1:1,14 presentan en resumen la encarnación de Jesucristo la cual los gnósticos se propusieron en negar. Hoy mismo hay personas que niegan esta gran verdad y lo rechazan. Pablo presenta en 1 Co.15:1-4 las pruebas de su obra completa y dice que si esto no es así, es vana nuestra fe, en vano predicamos, y las escrituras no son verdad.
 El propósito de la encarnación de Jesucristo es restaurar nuestra comunión con Dios (v.2-4) y completar el gozo. ¿Por qué necesitamos tener comunión con Dios? Ro. 3:23 dice que todos somos pecadores y el pecado nos separa de Dios, nos hace enemigos de Dios, y nos condena eternamente. Y sólo con la muerte de Cristo, el único perfecto, puede darnos la oportunidad de restaurar la amistad, el compañerismo, y el contacto con Dios. Para esto murió Cristo para que tengamos paz con Dios (Ro.5:1-2).
Es tener algo en común, la encarnación de Jesús que nos une. Ser cristiano es tener amistad, una relación fresca, sincera y transparente con Dios, la familia y los demás (Jn.17:3). El cemento que consolida esta verdadera koinonía es el amor de Dios el cual no es solo sentimiento sino una convicción, algo muy profundo.
¿Qué le hace falta para vivir en paz, con gozo, y en comunión con los demás?
 Pruebas de la comunión (v.5-10). Una cosa es decir que tenemos comunión con Dios y otra cosa es demostrarla. Los vv.5-9 tienen como propósito probar a quienes viven en comunión con Dios. La comunión con Dios exige semejanza con Dios en su bondad moral, su carácter ético (v.5-7) y en la integridad (v.8-9).
En el plano horizontal, el comportamiento y la relación con otras personas lo cual implica mostrar amor hacia los miembros de la familia de la fe (1 Jn.5:1). La relación exigida es mutua o recíproca que incluye a Dios y a su pueblo. La vida cristiana es una vida de comunión. Por lo tanto, si no estamos en comunión con Dios y con los demás creyentes, no estamos viviendo correctamente la vida cristiana y si no vivimos correctamente la vida cristiana, jamás podremos alcanzar el crecimiento o edificación deseado (a).
En fin, tres son las pruebas o evidencias de que estamos en comunión con Dios y los demás.
 “Andamos en luz”
¿Cuál es el comportamiento de quienes andan en la luz de Cristo? ¿Qué cosas hace quien vive en la luz de Dios? Todo lo que hace es recto, no se esconde de nada, busca hacer lo que agrada a Dios. El carácter natural de Dios es luz y nosotros por ser sus hijos por naturaleza debemos alumbrar.
 Sin luz no hay visión, ni compañerismo. Vivir en la luz es exponerse a la presencia de Cristo. Andar en luz significa: fraternidad con otros y santidad (v.5, Jn. 3:1-21, Ef.4:17-21; 5:8-12).
 “Practicamos la verdad” (v.6)
Esta era la forma de pensar de los gnósticos, que todo lo que hacían no era pecado, por lo tanto no les impedía estar en comunión con Dios. Ninguno puede estar en comunión con Dios mientras está en tinieblas o pecado. El pecado hace división entre nosotros y Dios (Is. 59:2-8). Es por ello Juan llama la atención a los creyentes a practicar la verdad. Verdad es reconocer que pecamos. El cristiano que está en comunión con Dios practica la verdad y reconoce sus errores delante de Dios.
¿Qué dice la Biblia sobre la práctica de la verdad? ¿Cuándo decir la verdad? Practicar la verdad es lo opuesto a practicar lo malo (Jn.3:19-21).
 “Confesamos el pecado” (v.7-10)
Unos negaban que sus errores los separaran de Dios y otros negaban la presencia del pecado. ¿Por qué es importante reconocer delante de Dios nuestros errores (pecados)? 1) Porque solo así somos perdonados y limpiados por Dios. 2) Cuando somos perdonados, la amistad, la relación y la comunión con Dios es restaurada. 3) Demostramos que creemos en Dios, y en su pode y amor. 4) Nos hace honestos al reconocer nuestros errores y dependientes de Dios. 5) Y como resultado experimentamos libertad, paz, gozo y la alegría de estar bien con Dios.

Lo contrario a no confesar el pecado es autosuficiencia, herejía, mentira, ceguera, y atraemos castigo sobre nosotros mismos. La paga del pecado es muerte (Ro.6:23).
 Primera conclusión:
Hemos aprendido que la comunión de la iglesia con Dios es necesaria para la edificación como Cuerpo de Cristo. Es necesaria porque para ello Cristo murió. Además, la vida cristiana se demuestra por medio de la relación con Dios la cual evidencia en la manera en que: 1) andamos en luz, 2) practicamos la verdad y 3) confesamos que somos pecadores o los pecados delante de Dios.
¿En cuál de las tres áreas usted necesita mejorar?
“En su andar en la luz”
“En decir la verdad”
“En confesar el pecado”