Razón de las paradojas en la vida pastoral I

El por qué de las Paradojas
a la luz de la Biblia

¿Por qué (la razón) y para qué (el propósito) vienen las pruebas (realidad) cuando un cristiano, un siervo o una iglesia está haciendo las cosas bien? La premisa central a recordar a lo largo de esta reflexión es que Dios es soberano y perfecto. Dios desea demostrar que quien teme a Él puede serle fiel en cualquier circunstancia humana, ejemplo, Job. Por el otro lado, Dios desea demostrar que su voluntad no se cuestiona ni se desobedece porque esta finalmente se cumplirá a como dé lugar, ejemplo, Jonás. La relación profunda con Dios es la base fundamental para enfrentar cualquier prueba, experiencia, y/o sufrimiento. Pero entonces, ¿existen las contradicciones en la vida cristiana?

En ningún momento se debe pensar que Dios y la Biblia se contradicen, pues cada cosa que sucede: persecución, prueba, sufrimiento y dificultad que viene a los cristianos y a la iglesia obedecen al plan perfecto de Dios. Es nuestra mente, comprensión y entendimiento los que no alcanzan a descifrar con exactitud el programa y el propósito de Dios para cada uno de sus hijos. La forma de pensar del humano casi siempre es egoísta pues busca su propio beneficio, mientras que Dios es perfecto y todo lo que hace está de acuerdo al plan que tiene para la humanidad.

Así que, ¿debemos recibir con alegría las pruebas y las persecuciones, las enfermedades y las dificultades que nos vienen debido a que son parte del plan formativo de Dios? Tampoco debemos ser masoquistas, como humanos sentimos el dolor, la miseria, las aflicciones, pero esto no debe llevarnos a pecar contra Dios, sino a descubrir la enseñanza, la teología y la bendición que trae al final. Hace bien el cristiano en confiar y gozarse en Dios y sus promesas cuando se encuentre en circunstancias aparentemente contradictorias, en vez de renegar, quejarse y/o hasta sucumbir a la tentación de pecar contra Dios.

Al leer, meditar y profundizar en los siguientes pasajes podemos encontrar una respuesta hermosa de parte de Dios Stg 1: 3-5; Ro 8:28; Fil 4:4-5…. La paradoja de la prueba es el resultado positivo que Dios da a cambio de la fidelidad en medio del sufrimiento y la pesada carga.

Cuando todo parece una paradoja

Lo más reciente que investigue sobre el tema de las paradojas en el ministerio es sorprendente pero no inusual. Un amigo llamó a mi celular hace unos cinco meses y me compartió lo feliz que se sentía en la iglesia en su primer año como pastor pues lo estaban tratando súper bien y que el ministerio estaba teniendo muchos triunfos. Sin embargo, hace dos meses me volvió a llamar y me dio una noticia diferente, “Luis, tú no sabes de alguna iglesia que ande buscando pastor”, ¿Cómo? le respondí yo, ¿qué paso con la iglesia que te estaba tratando tan bien y donde solo tenías un año de pastorear? “Sabes Luis, una familia de la iglesia estaba reuniéndose en secreto con otras personas para sacarme porque uno de ellos quería ser pastor. Aprovecharon la semana en que yo no estaría para definir que yo debía renunciar. Yo al ver todo esto y evitar una división, decidí renunciar y ahora, estoy preocupado por mi esposa y dos hijos que mantener”.

Dios mueve a Felipe de una campaña fructífera y masiva en Samaria para llevarlo a compartir el evangelio a una sola persona en el desierto árido porque Dios ve más allá de lo que nosotros podemos ver. Este Eunuco llevaría el evangelio a todo un continente, lo que justifica que Felipe dejara toda una ciudad con gran población para dedicarse a una sola persona en un desierto árido (Hechos 8). Es el mismo caso con Pablo y Silas a quienes Dios les prohíbe predicar en Asia para llevarlos a una colonia romana en Filipos donde había una mujer de Asia a quien era necesario compartir el evangelio (Hechos 16:11-16). ¿No es paradójico pero al mismo tiempo maravilloso y soberana la manera como Dios trabaja?

Esto explica la manera soberana en que Dios cumple su plan aunque a nosotros nos parezca contradictorio o paradójico. Dios toma decisiones drásticas de cambios ministeriales al movernos de un lugar a otro en los momentos cuando todo parece ir bien o cuando el ministerio está dando frutos. Dios no solo es Soberano sino el Dueño de la obra, nosotros solo somos sus colaboradores y solo nos toca obedecer. Es por ello que, el ministerio es triunfante cuando somos obedientes, damos buen testimonio, cumplimos la misión, nos mantenemos en el objetivo y tenemos como único fin, presentar a Jesús como la esperanza de vida para la humanidad. Todo esto, debe darse, aun cuando no entendamos las cosas que nos suceden.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s