Tercer elemento de la Edificacion de la Iglesia, parte II

Dios es Amor

1 Juan 4:7-9 afirma que Dios es amor, implica que hablar del amor verdadero es hablar de Dios y hablar de Dios es hablar del amor. El amor es uno de los atributos divinos más comunicable y conocido de Dios. El amor de Dios forma parte de la enseñanza de Jesús (Mt. 6:24). 1 Es la expresión total de la misericordia de Dios (Lc.17:7). La perfecta demostración del amor de Dios se halla en Jesucristo (Rm.5:8; Jn.3:16; 1 Jn. 4:9). El amor de Dios es personal, selectivo, voluntario, espontáneo, fiel, justo, exclusivo y redentor. Tanto la naturaleza y la esencia de Dios es amor. Juan dice: “Dios es amor” Dios “”. La razón para escribir esta oración en el idioma griego es para enfatizar el significado del verbo “estín” que viene del verbo “eimí”. Cuando se usa este verbo en referencia a un atributo de Dios, es un verbo universal, incuestionable, y aceptado. Entonces podemos decir, Dios es amor y lo que él engendra es amor, lo que él da es amor, y todo lo que él hace es por amor; independientemente de la forma como el ser humano lo vea y lo interprete. La relación entre el Padre y Cristo es de amor (Jn. 3:35; 15:9; Col. 1:13).
El amor de Dios para la humanidad se ha revelado y está revelado por medio de innumerables formas, actos, milagros, hechos y favores (Heb.1:3, Marcos 1:41). Sin embargo, la expresión más sublime y completa del amor de Dios está en (1 Juan 4: 9-14; Fil.2:5-8). Dios no ha adquirido el amor, ni lo mantiene por esfuerzo, porque él es la fuente inagotable de todo el amor. ¿Quién inventó el amor? ¿Quién ha demostrado el verdadero amor? ¿De dónde se deriva todo afecto de amor? El amor es el motivo primordial de Dios y toda la creación fue hecha para satisfacer su amor. El mundo, el hombre, la mujer, y todo lo que hay en la tierra fueron creados por amor y para amar. Recibió el amor de Dios, sigue recibiendo el amor de Dios y debe existir para satisfacer el amor de Dios. El amor de Dios es infinito y perfecto (Salmo 85:10). La santidad de Dios condena el pecado mientras que el amor procura salvar al pecador. Todo lo que no es amor sólo busca el mal o lo que no sirve para los demás, pero el amor sólo busca el bienestar, lo mejor para los demás. Dios ha demostrado que es amor en esencia y naturaleza al encarnarse en Jesús para morir por nuestros pecados (Ef. 2:1, 4, 5,8, Jn 3:16; Ro.5:8; 1 Jn.3:16).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s