Realidad de las paradojas en la vida pastoral IV

En lo económico el pastor y su familia experimentan escasez, injusticia e inseguridad…

Supe de la experiencia de un pastor. Este fue invitado a pastorear una iglesia que tenia un año sin pastor. Cuando lo contrataron, no pregunto ni se lo aclararon, pero comenzó recibiendo 40% de sueldo menos que lo que el pastor anterior recibia. Por supuesto, esto lo supo 5 meses después de haber comenzado el ministerio y estuvo de acuerdo con el ofrecimiento. El asunto grave acá es la falta de justicia injusticia o falta de ética de los lideres o la ignorancia del nuevo pastor. Fue 8 meses después, que los lideres conmovidos por el Espíritu Santo, y las condiciones en que estaba el pastor y su familia, decidieron aumentar un 20% de sueldo al pastor. Aun estaba 20% abajo del sueldo del pastor anterior aun cuando ya casi cumplía un año de ministerio. Durante ese primer año, cuenta el pastor que paso penurias. Hoy, dice él, “creo que todo esto era el proceso que Dios usó para prepararme para un gran ministerio y hoy lo comparto con gratitud por la fidelidad de Dios que nunca nos dejó sin comer a mi esposa, a mis hijos y a mí”.

Conocí a German en el año 1996, un joven pastor que estaba realizando un ministerio fructífero entre los pueblitos que colindan entre El Salvador y Honduras. Todas las veces que lo veía, estaba bien vestido, fue mi estudiante en Biblia en San Vicente. En el 1999, German tuvo la oportunidad de viajar a Estados Unidos, a la ciudad de Houston, desde donde se comunico conmigo y lo invite a predicar en nuestra iglesia en Abilene, Texas, a unas 6 horas en bus. Mientras se hospedaba en nuestra casa, el me compartió como realizaba el ministerio en estos humildes pueblos y que una razón del viaje era recaudar algún dinero para reconstruir el templo y algunas casitas del pueblo donde él vivía. Lo más sorprendente para mí fue el saber el sostenimiento que recia mensual por su ministerio, 300 colones, equivalente a menos de $ 40 dólares. El ministerio que German hacia era más fuerte, cansado, delicado, que el que hacían los grandes pastores en las grandes ciudades, en ese tiempo, donde recibían de $ 1000 dólares en adelante.

Hay varios aspectos que deben considerarse en este punto. Uno es la realidad de la iglesia donde el pastor es llamado. Si la iglesia no tiene la solvencia para sostener al pastor, pero si el deseo de tener un pastor y la disposición por servir a Dios, el pastor no debe negarse al ministerio por esa causa. Sin embargo, cuando la iglesia tiene la solvencia necesaria, debe actuar con justicia y ofrecer al pastor según la capacidad de la iglesia y la capacidad del pastor. Esto significa que cada pastor es un caso particular donde se toma en cuenta el número de miembros de familia, la experiencia ministerial, la preparación teológica, la posición ministerial a desempeñar, el aporte de la familia al ministerio, etc. Jamás, una iglesia debe actuar con malicia, con una actitud de cohecho, o de aprovechamiento, o ganancia deshonesta al ofrecer a un pastor menos de lo que merece o la iglesia es capaz de dar.

El ejemplo de la humildad, entrega, sencillez, disposición y conformidad de German me ha quedado gravado en mi mente y corazón. Aquí se unen los dos aspectos mencionados, la realidad de la iglesia, no podían ofrecerle más, por su condición y la disposición voluntaria de German en servir bajo estas condiciones. Esto es bellísimo, lo admiro, no hay ni aprovechamiento de la iglesia, ni del pastor, mas bien, hay una dependencia total de la gracia de Dios.

Sin embargo, hay un último aspecto que no debe dejarse de mencionar, el cual ha sido dañino en el ejercicio e identidad ministerial por lo cual muchos colegas han fracasado. Es la actitud avara de algunos consiervos, que deshonran el nombre de Dios, denigran el evangelio y manchan la ética pastoral. He conocido a consiervos que solo aceptan un ministerio si encuentran oportunidad de ganar más, o si hay oportunidad de vivir mejor. Ven el ministerio no como el llamado de Dios a servir sino como la oportunidad para vivir mejor. Esta falsa teología ha sido infiltrada por Satanás hasta desarrollar en muchos una actitud de superioridad, y de plusvalía que pocas iglesias pueden llegar a tenerlos como sus pastores. Se han auto valorado tan alto que cuando los buscan ponen precio al ministerio como que si fuera un cantante u orador secular.

Esto, la actitud avara, es pecado, es entender incorrectamente el llamado al ministerio, la Biblia llama a esto, ganancia deshonesta y pecado que cometen los asalariados. Tristemente, hay muchos que actúan así, pero de igual forma, las consecuencias, el fracaso, la desilusión y las insatisfacciones son muchas, sin contar con el pago que Dios dará a cada uno por su mal proceder

Esta es otra de las paradojas en la actitud ministerial. Hay pastores que están gastándose en el ministerio hasta casi morir de cansancio, escasez y miseria pero con gozo, conformidad y convicción del llamado, son casi anónimos, y no tienen ni lo necesario para sobrevivir. ¿Dónde está Dios? ¿Por qué permite que suceda esto? Dios siempre es fiel, los sostiene, pero quienes estamos fallando somos los que tenemos más, o las iglesia madres, o las mismas iglesias que teniendo capacidad, prefieren ahorrar, guardar, edificar templos, en vez de sostener mejor al siervo de Dios. Por otro lado, hay “pastorones” considerados casi dueños de las iglesias que han dejado afuera Dios, y que ministerialmente hacen poco. Conocí a un pastor que solo predicaba el domingo, lo hacía en seria, algunos domingos solo repasaba, otras veces el estudio lo bajaba del internet, pero su pago mensual era 20 veces mayor que el de German que predicaba, visitaba, aconsejaba, evangelizaba, ayudaba a la gente trasladándola de un lugar a otro, enseñaba, se reunía a nivel de circuito de zona, cada semana. Metía más de 100 horas de trabajo por semana por solo 80 colones.

¿Cuál es la enseñanza de fondo de esta realidad de las paradojas en el ministerio? La siguiente sección de este enfoque, será descubrir el ¿porqué? de las paradojas y el ¿para qué? A la luz de la Biblia. ¿Es Dios injusto? ¿Son injustas algunas iglesias? ¿Son avaros o aprovechados o vividores algunos pastores? ¿Son tontos, dejados, conformistas, descuidados algunos pastores? ¿Qué hay de fondo en toda esta reflexión sobre las paradojas en la vida del pastor? ¿Qué piensan las esposas y los hijos, deben conformarse, deben quejarse o simplemente esperar en Dios?

Anuncios

Un pensamiento en “Realidad de las paradojas en la vida pastoral IV

  1. Gracias por esta oportunidad personalmente soy amigo de Isau y fuimos companeros de trabajo hace un tiempo en VM ,la razon de escribirle es para decirle lo siguiente:mi papa fue pastor y lucho duro muchos anos para la obra (SDA) no importa el nombre !! nosabe que sentimiento me da leer este articulo pues yo como hijo de pastor se lo que se eiente estar en penurias ,mal vestido ,mal comido si quiere decir pero satisfecho por la entrega que el hizo en su ministerio en ese entonces ;trabaje en unoraganismo cristiano y nunca logre entender todo esto !! pero el senor en su ran misericordia nos bendecia !!nunca falto comida en la mesa ,siempre habia alguien en casa que llegaba poruqe tenia hambre u otra necesidad .
    Lo que me duele es la forma como los altos dirigentes manipulan con buenos carros y buenas casas y ven de menos a loque estan de lleno en el campo y algunos no les importo saber las condiciones en las que viviamos lo unico que les interesaba era saber cuentos nuevos miembros habian para hacer sus numeros y tratar de vivir mejor!!
    gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s