Retomando la Misión

Luis Gomez

Josué 1

Introducción

Nicolás  Maquiavelo, uno de los primeros escritores a cerca del liderazgo, dijo, en el año 1532: “No hay nada más difícil de manejar, dudoso de tener éxito o peligroso, que ser el que tiene que dar nuevas órdenes, porque tiene como enemigos a todos los beneficiaros del viejo orden y como defensores tibios a quienes tal vez se beneficien del nuevo orden”.

  1. QUE VIENE DE DIOS

Josué escucha a Dios…

1.1. La misión que Dios encarga a Josué (1:1-4)

a. Jehová habló a Josué después que Moisés murió (v.1)

Hay algunos elementos a remarcar en esta transición no solo de liderazgo sino de responsabilidad o mando.  Una es el gran reconocimiento de Moisés como “siervo de Jehová” (v.1, 2).  El segundo es el reconocimiento de Josué como sucesor de Moisés.  Es probable que Josué  sintiera temor, dudas, miedo  e incapacidad  al saber que sobre sus hombros estaba la responsabilidad que Moisés tuvo por más de 80 años.    Por último, Dios habló y Josué escuchó atentamente lo que Dios le dijo que debía hacer.   ¡Escuchar a Dios es importante para la vida!

b. Jehová declaró la tarea que debía cumplir (v.2-4)

Dios dijo a Josué: levántate y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo a la tierra que yo les doy a los hijos de Israel.   Ya Moisés había traído al pueblo por todo el desierto por más de 40 años y en este momento se encuentran a este lado de la frontera oriental con Israel, cerca desde donde Moisés pudo divisar la tierra prometida antes de Moisés y sin haber entrado.   Casi logró la meta Moisés, introducir al pueblo judíos a la tierra prometida.  El no fracaso, cumplió lo que Dios había decidido.  La misión no está completa, y otra persona debe retomarla y completarla.

La tarea delegada a Josué no es nada fácil, es triple: llevar (introducir) al pueblo a la tierra prometida (v.2), conquistar toda la tierra que implica sacar a quienes viven en esos lugares (v.2b-4) y por último distribuir la tierra entre todo el pueblo siguiendo las instrucciones de Dios (v.6).   ¿Qué había en esta tierra según algunos espías? ¿Qué había según Dios?

1.2. La garantía que respalda la misión encargada a Josué (1:5,9)

Cumplir la misión comenzada por Moisés no es cosa fácil.  Sin embargo, lo que garantiza a Josué que él podrá terminar la obra comenzada es la presencia de Dios.  Él  prometió estar con él toda su vida, así como estuvo con Moisés.  No lo dejará por nada y le ayudará en todo.

a. El poder de Dios en su Palabra (v.5ª) “Nadie te podrá hacer frente

b. La presencia de Jehová todo el tiempo (v.5b, 9b) “Como estuve con Moisés estaré contigo”

Es la misma presencia y el mismo poder que experimentó Abraham, Jacob, José, Moisés, Josué, David, Elías, Daniel, los valientes en el horno ardiente amigos de Daniel.  Es la misma presencia y poder que se nos ha prometido a la iglesia. Así que, si Dios es cono nosotros, nadie nos puede vencer, nadie nos puede arrebatar de sus manos ya que él es mayor que todo.   ¡El garantiza la victoria, la prosperidad, la felicidad! “Para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas (v.7b), porque entonces harás prosperar tu camino y todo te saldrá bien” (v.8b).   ¿Es esto fácil, gratis, mágico?   Ilustración: Lo que cuesta alcanzar el éxito.

1.3. La demanda que trae la misión encargada a Josué (1:6-9,18)

Para cumplir la misión que Dios nos ha encargado y obtener la victorita o la prosperidad; necesitamos no solo del poder de Dios y de su presencia sino de nuestro esfuerzo y valentía.

a. Esforzarse y ser valiente (v.6, 7, 9,18) en seguir las instrucciones de Dios como lo hizo Moisés, en obedecer la palabra de Dios.  Pasos para practicar la Palabra, oírla, leerla, meditarla, memorizarla, vivirla, aplicarla en los momentos necesarios y enseñarla a quienes la necesitan.    “Cuida de hacer conforme a todo lo que en ella está escrita”  “No te apartes de ella para nada y medita en ella”.  El mayor esfuerzo consiste en regirse, vivir conforme a la Palabra que tenemos ya escrita, que es la voluntad suprema de Dios, es el manual de conducta para todo asunto de fe y práctica del hijo de Dios”.   ¡Esto asegura nuestra prosperidad y victoria!

b. Razones para esforzarnos y ser valientes: porque Dios había prometido dar la tierra a sus padres (Ge. 13:14-17). Esa orden está amparada en el poder de Dios a través de la Palabra (1:7-8).  Por último, la orden a ser valiente se basa en la presencia de Dios (1:9).

Aplicación: cristiano valiente es aquel que se esfuerza a vivir regido a la Palabra de Dios, siguiendo cada instrucción, mandamiento, obligación, doctrina, orden, enseñanza en obediencia.  Todo creyente debe estar animado con la promesa, presencia y poder de Dios.

  1. LA CUAL ES DELEGADA A LOS LIDERES

2.1.  El pueblo escucha a Josué.  Josué ordena a los lideres prepararse con provisión (1:10-11)

Josué ordenó a los oficiales que se prepare todo el pueblo con provisiones y con convicción, valor y obediencia para entrar a la tierra prometida.   Lo que tenían que hacer era “preparaos comida, porque dentro de tres días pasaréis el Jordán para entrar a posees la tierra que Jehová vuestro Dios os da en posesión”. Tanto Josué, los líderes como todo el pueblo enfrentan una tremenda incertidumbre, duda, miedo e inseguridad sobre lo que harán, tal como lo sintieron con Moisés en (Ex. 14), lo cual exige confianza profunda y dependencia  absoluta en el poder sobrenatural de Dios.

2.2.  Josué ordena a todos a unirse para conquistar la tierra (1:12-15)

Este elemento es importante mencionar, la necesidad de cumplir con el compromiso adquirido con Dios de estar unidos hasta completar la misión.  “Acordaos” (v.13). Dos tribus y media ya habían sido heredados al oriente del Jordán y ya disfrutaban reposo, tranquilidad y libertad.  Josué les ordena a que todos los varones aptos para la conquista se prepararan y unirse al resto del pueblo para ir a conquistar todo el territorio de Canaán, luego regresarse a su tierra.

Ilustración sobre la unidad…  La guerra del oeste contra el este de USA.

  1. FINALMENTE ES APOYADA POR EL PUEBLO

3.1.  Todos con entusiasmo de corazón  se unieron al nuevo líder (v.16)

3.2.  Todos prometieron lealtad y obediencia con la garantía del respaldo divino (v.17)

Es muy importante y sabio seguir a un líder si éste da evidencia de que Dios lo aprueba, lo protege, lo guía y si éste mismo se esfuerza y es valiente en cumplir la tarea encomendada.  Por un lado está la evidencia espiritual del líder en su íntima relación con Dios y por el otro está su evidencia externa del líder en su relación con el pueblo y con el trabajo.    Cuando no se vela por esto equivale a ciegos guiados por ciegos…

Cuando una iglesia apoya a su líder desinteresada, consciente, e integralmente; sabedor de estas dos cosas: que el líder es fiel a Dios y a su ministerio, es la iglesia que experimenta abundante bendición de Dios por que ama a Dios, es leal a la tarea y obedece totalmente lo que Dios le ha mandado.

Aplicación: Párrafo sobre el articulo del devocional familiar… autoridad del líder…

Conclusión

Hands Finzel  dice que tiene esta cita  en su escritorio para recordarle lo que enfrentara como agente de cambio. Parece que el liderazgo tiene que ver mucho con  administrar el cambio, ¡aunque sea tan peligroso para la salud!, más aún en el traspaso de mando o de misión.

Retomar la misión que Dios nos ha dejado implica que los líderes debemos estar en la cabeza dando el ejemplo que la estamos cumpliendo con  obediencia.   Una vez, que el pueblo ve que los líderes tienen el respaldo de Dios  y se esfuerzan por cumplirla, se unen a ellos y con disposición se entregan a cumplir con sus propias vidas la voluntad  de Dios.

Anuncios

LIMPIÉMONOS DE LOS PECADOS

Luis Gomez

JOSUÉ 7

INTRODUCCIÓN

Un atleta no puede participar de la competencia y ganar el trofeo si está cargando una pesada carga sobre sus hombros.

El pueblo de Dios no puede prosperar ni ganar la batalla ni agradar a Dios si en su corazón hay pecado.

¿Por qué es importante que el pueblo de Dios se limpie de sus pecados para continuar en la conquista de la tierra prometida?

La lección central del cap. 7 es que por causa del pecado de uno todo el pueblo es culpado y castigado.  El pecado siempre, tarde o temprano paga mal, no deja prosperar.

1.IDENTIFICAR EL PECADO-PECADOR (V.1-21)

    1.1. EL PECADO (V.1, 11)

    a. Pero los hijos de Israel cometieron una prevaricación en cuanto al anatema (v.1).

¿Qué es prevaricación? Delito consistente en dictar a sabiendas una resolución injusta una autoridad, un juez o un funcionario. ¿Qué es anatema? tomar del anatema (cosas destinadas para la destrucción). Nos obliga a regresar al capítulo anterior donde se nos aclara lo que es el anatema.   El pecado mayor es la desobediencia.  El capitulo 6 describe el gozo de Israel por la victoria que tuvieron sobre Jericó.  Sin embargo, el cap. 7 comienza con un pero que introduce un ambiente de tristeza y derrota por la desobediencia de un solo hombre.  Dios había puesto aparte  (anatema, herem) a Jericó para destrucción (6:18-19), todo debía ser destruido excepto los objetos de valor que serán para el tesoro de Jehová. Ningún soldado de Israel debía tomar para sí nada de lo que había en Jericó.

Es interesante que solo una persona de todo el ejército cayera en la tentación de desobedecer la orden de Dios.  Más sorprendente es la justicia y santidad de Dios al no pasar por alto el pecado de uno solo.   Lo delicado es que por el pecado de uno, la ira de Dios se encendió en contra de toda la nación.  Este principio es explicado en toda la Biblia, que por el pecado de uno, la maldición y el castigo alcanza a todo el pueblo.  Solo cuando el pecado es eliminado, Dios desata las bendiciones que ha detenido.

     b. Israel ha pecado, y aun han quebrantado mi pacto que yo les mandé; y también han tomado del anatema, y hasta han hurtado, han mentido y aun lo han guardado entre sus cosas”

Este concepto lo explica Dios mismo en el (v.11) donde se hace una lista de pecados por los que culpa no solo Acán sino a todo Israel.  Israel había pecado, al violar el pacto, de tomar del anatema (cosas destinadas para la destrucción), robar, mentir, y esconder lo robado entre sus cosas (7:21).  Entonces, la prevaricación, o el pecado cometido por Acán alcanzan a Israel  dejándolo en estado de maldición y castigo.  El pecado mayor es la desobediencia del cual se desprende muchos más.

      1.2. EL PECADOR (V.1, 11,13b)

      a. Acán, hijo de Carmí, de la tribu de Judá, tomó del anatema (v.1).b.

      b. Israel ha pecado (v.11) ¿En qué forma ha pecado? Han quebrantado el   pacto con Dios. “Hicieron un trato de no tomar nada del anatema” (6:18-19).

c. Anatema hay en medio de ti (v.13b).

     1.3. PROCESO DE CONFRONTACION  (V.14-21)a

        a.Reconocer que algo anda mal en el pueblo (v.2-12) “Fueron derrotados”, hay desaliento, desánimo, y tristeza porque la bendición de Dios se había apartado de ellos.  En 7 años de conquista no habían probado derrota, 36 de sus hombres murieron contra Hai, y fueron derrotados.  ¿Por qué ha pasado esto?  Lea, v.6-9.  Pero Dios no es culpable aunque pareciera que Josué culpa a Dios. Algo malo debe estar pasando para que Dios decida alejarse de Israel y detener las bendiciones, pues en el 6:27 dice que Jehová estaba con Josué y en el 7:12 le dice, “ni estaré más con vosotros” ¿Qué podrá ser?

        b. Consagrar sus vidas a Dios (v.13) “todo el pueblo”  No habrá victoria a menos que se esté solvente como pueblo.

        c. Reunir a todo el pueblo para identificar al ofensor (v.14)  “aparentemente, el mecanismo usado fue el echar suerte que en ese tiempo era una manera de conocer la voluntad de Dios” (v.16-18).   Recuerda el caso de Jonás…

  1. Escoge la tribu culpable de entre las doce (v.16)  Judá
  2. Escoge a la casa culpable de la tribu de Judá (v.17) Zera
  3. Escoge a la familia culpable de la casa de Zera (v.17)  Zabdi
  4. Escoge al varón anatema de los varones de Zabdi (v.19) Acán
  5. Confrontar a Acán por el pecado: “Hijo mío, da gloria a Jehová el Dios de Israel, y dale alabanza y declárame ahora lo que has hecho, no me lo encubras” (v.19). Porque yo ya sé todo lo que hiciste porque Dios ya me lo hizo saber (v.11).
  6. Reconocer el pecado de manera individual: Acán respondió diciendo: “Verdaderamente yo he pecado contra Jehová el Dios de Israel, y así y así he hecho” y el v.21 describe paso a paso como cometió el pecado: vio, codicio y tomo, son los ingredientes del pecado de desobediencia de Adán y Eva Génesis 3 y David en Salmo 32:1-5.

             & Principio: Dios es alabado, honrado y glorificado cuando reconocemos nuestra culpabilidad y confesamos con nuestra boca el pecado. Es el principio de la restauración y de la victoria. Mientras no pase esto, todo lo que hagamos no glorifica ni honra a Dios.  ¡Cuidado con la religiosidad, apariencia, complicidad

2. ELIMINAR EL PECADO-PECADOR (V.12-26)

2.1. ES NECESARIO PARA APLACAR LA IRA DE DIOS (V.1, 26)

a. “Y la ira de Jehová se encendió contra los hijos de Israel” (v.1b)

b. “Y Jehová se volvió del ardor de su ira” (v.26) “se apagó”

Al comparar este texto con el 8:29 parece que solo cuando era eliminado el culpable y era sepultado bajo un montón de piedras, era considerado resuelto el asunto y la ira de Dios era aplacada.   Esta disciplina y castigo publico en contra de Acán y su familia tenía el propósito de que el pueblo de Israel no volviera a cometer semejante pecado, ni desobedecer las órdenes de Dios, autoridad superior y suprema.

2.2. ES NECESARIO PARA ASEGURAR EL TRIUNFO (v.2-6, 12-13)a. 

a. “Israel huyó delante de Hai… y los derrotaron” (v.2-6)

b. “…No podrás hacer frente  a sus enemigos… hasta que hayas quitado el anatema de en medio de vosotros” (v.13).

Apartarse de la actitud incorrecta de Josué y del pueblo y del pecado que existía en el pueblo era necesario para asegurar el triunfo.  Josué ignoraba el pecado de Acán escondido, y proyectarse para la siguiente batalla sin antes evaluar el estado del pueblo es una acción poco sabia.   Por otro lado, reaccionar en ignorancia o enojo ante la derrota del pueblo es otra acción poco sabia de parte de Josué.  Por último, desanimarse, decepcionarse por una perdida en siete años, es falta de confianza en Dios quien nunca les ha fallado y es poca humildad en no reconocer que por su arrogancia cayeron ante Hai al subestimar el enemigo.

         Principio: La victoria de hoy no me hace inmune a la derrota de mañana, es necesario cada día depender de Dios para ganar cada batalla día a día.  Cada batalla es una batalla.   La garantía de nuestro fracaso se da cuando queremos vencer sin depender de Dios.

    2.3. SOLO ASÍ, HABRA LIMPIEZA, SANTIDAD, COMUNION Y BENDICIÓN.a

a. Levántate y santifica al pueblo, santificaos mañana (v.13)

b. Acán reconoció su pecado contra Jehová (v.20)… Aunque no se ve arrepentimiento. Dios los tres pasos como se peca: ver, codiciar y tomar.  Tres cosas robo, el manto, 200 siclos de plata, y un lingote de oro de 50 siclos.

c. Llevaron a Acán, su familia y bienes al valle de Acor y todo el pueblo

los apedreó y luego los quemó (v.24-25). Acán significa conflictivo y fue enterrado en el Valle de Acor que significa, Valle del conflicto. Esta disciplina y castigo publico en contra de Acán y su familia tenía el propósito de que el pueblo de Israel no volviera a cometer semejante pecado, ni desobedecer las órdenes de Dios, autoridad superior y suprema.

Principio: El confesar los pecados asegura la misericordia y la bendición de Dios mas no nos exime  de sufrir las consecuencias de nuestros errores.

CONCLUSIÓN

Dios no tolera, ni acepta, ni se agrada por el pecado en ninguna circunstancia.  Dios no tolera el pecado, más por su misericordia, ama y perdona al pecador que reconoce su error y lo confiesa delante de él.

No importan la magnitud  del pecado, el tiempo, el lugar y la forma como lo cometió, porque Dios en su amor lo perdona si tan solo lo reconoce y lo confiesa delante de él.

Por el contrario, se debe recordar que el pecado, tarde o temprano da a luz, y siempre trae males, y esto son más dolorosos cuando no se ha confesado.  Así que, lo mejor que debemos hacer si es que deseamos agradar a Dios y algún día triunfar es eliminar el pecado antes que este nos elimine.

2 Cor. 7:1  “Así que, amados, limpiémonos de toda contaminación, perfeccionando la santidad”  y alcanzaremos la misericordia de Dios.

El porqué de todo

Día 4

Toda la obra del Señor tiene un propósito.

Texto para recordar

Porque de Él y por El y para El son todas las cosas. A Él sea la gloria por siempre.

Ro. 11:36.

******

¿Dónde puedo estar más consciente de la gloria de Dios en mi diario vivir?

Punto de partida: Todo es para Él. El objetivo inicial y final del universo es mostrar la gloria de Dios (Sal. 19:1-2).  ¿Qué es la gloria de Dios y donde la podemos ver?

  1. Dios ha revelado su gloria a personas en diferentes circunstancias. En el Edén, en una Zarza, en el tabernáculo, en el templo, por medio de Jesús y hoy por medio de la Iglesia. Se presento como fuego, nubes, truenos, relámpagos, humo y luz brillante.  Ap. 21:23 describe la ciudad donde la gloria de Dios será todo lo que se necesita.
  2. La gloria de Dios se ve mejor en Jesucristo. He. 1:3, 2 Co. 4:6b, Jn. 1:14.  En otras palabras, vivir para la gloria de Dios es el mayor logro que podemos alcanzar en este mundo.  Dios posee gloria por naturaleza y nuestro deber es reconocerla (1 Cro. 16:24, Sal. 29:1, 66:2, 96:7). ¿Por qué? ¿Qué pasa cuando rehusamos reconocer la gloria de Dios?
  3. ¿Cómo dar gloria a Dios? Juan 17:4 para Jesús este fue su propósito.  Nosotros, damos gloria a Dios cuando lo adoramos.  La adoración es más que alabanza, oración y canto, es un estilo de vida que implica gozar a Dios, amarlo y entregarle nuestra vida para que la use de acuerdo a sus propósitos.

También, glorificamos a Dios cuando amamos a los demás creyentes (Ro. 15:7, 1 Jn. 4:14).  Es aprender a amar como Dios ha amado (Jn. 13:34-35).  Glorificamos a Dios cuando nos asemejamos a Jesús (2 Co. 3:18, Fil. 1:11). Glorificamos a Dios cuando servimos a los demás con nuestros dones (1 Pe. 4:10-11).  Finalmente, glorificamos a Dios cuando testificamos de Cristo a los demás (2 Co. 4:15).

E  Así que, ¿para qué vivir?  Vivir para dar gloria a Dios requiere cambios en las prioridades, en los planes, relaciones y todo.  Jesús es quien nos da todo lo que necesitamos para vivir, esto requiere una decisión (Jn. 1:11,12).  Primero creer que Dios nos ama, segundo, aceptar a Jesús como Salvador y Señor.    ¡Vamos, cuál es su decisión!

La vida es una asignación temporal.

Día 3

Este mundo no es mi hogar

Texto para recordar

Asique no nos fijemos en lo visible sino en lo invisible, ya que lo que se ve es pasajero, mientras que lo que no se ve es eterno

2 Co. 4:18

*****

¿Cómo es descrita la vida?

Como un vapor, uno que corre rápido, un soplo de aliento, y un rastro de humo.   Lea Job 8:9…  es como una sombra.

¿Cómo hacer buen uso de la vida?

La vida comparada con la eternidad, es extremadamente breve. La tierra donde vivimos es tan solo una residencia temporal.  Esto nos obliga a ver la vida con los ojos de Dios.

¿Qué quiso decir David en el Salmo 39:4, 119:19? ¿Estará pensando en lo mismo que Pedro en el 1:17?  ¿A qué concluimos sobre la duración de la vida y como usarla?

¿Ha pensado usted como cristiano que deberíamos portar una green card (tarjeta verde) o blue card (tarjeta celeste) espiritual para recordarnos que estamos de paso en este país, no somos de acá, nuestra ciudadanía está en los cielos, y que somos extranjeros? Deberíamos pensar, sentir y actuar sobre la vida de una manera muy diferente a los no cristianos (Fil. 3:19-20).  ¿Cómo piensa, siente y actúa una persona que solo esta de paseo en otro país, lugar o familiar?

¿Por qué será que muchos no vivimos como lo que somos, extranjeros en esta tierra, ciudadanos de los cielos, representantes del reino de CristoCuando entendamos esta verdad, dejaremos de pensar tan materialista y egoístamente.  La Biblia dice que cuando no vivimos como ciudadanos del cielo, nos parecemos a los de este mundo, quienes son enemigos de Dios (Stg. 4:4).  Es como traicionar a nuestra función (2 Co. 5:20), y al Rey.  Se nos pide comportarnos como lo que somos (1 Pe. 2:11, 1 Co. 7:31).

Pero entonces, ¿Para qué Dios permite que vivamos incomodidades, y hasta tristezas que impiden que lleguemos a ser totalmente felices?  Porque la tierra no es nuestro hogar, fuimos creados para algo mejor, la eternidad.  Ej. Un pez no puede vivir en la tierra porque fue creado para vivir en el agua, un águila no será feliz si no se le permite volar.

Así que, repitamos 2 Co. 4:18.  Si quiere ver el salón de la fama de Dios lea He. 11:13,16, Ellos vivieron como extranjeros en la tierra, usaron su vida para hacer tesoros en el cielo.  El cielo es tu casa eterna, allá será totalmente feliz.

Creados para Vivir por Siempre

Dia 1

La vida es mucho más que vivir el momento.

Texto para recordar

“El mundo se acaba con sus malos deseos, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre” 1 Jn.2:17.

Pregunta de reflexión

Si he sido creado para vivir para siempre, ¿Qué debo dejar de hacer y que debo comenzar a hacer?

Preguntas de reflexión y discusión en grupo.

Punto de partida. – ¿Qué es la vida?  La vida es más que vivir, es solo un ensayo, una práctica de lo que será en la eternidad.  La tierra es el escenario, la escuela y el lugar de preparación de la vida que estaremos con Cristo.  Acá como máximo se vive 100 años, pero en la eternidad viviremos para siempre.  Lea lo que dice Ecle. 3:11… Dios nos ha hecho eterno. Tu corazón dejara de palpitar algún día, tus ojos ya no se abrirán, eso anunciara el fin de tu vida en la tierra, pero no es el fin de tu ser… 2 Co 5:1, ¿Qué significa?  La vida eterna solo nos da dos opciones: el cielo o el infierno, y la relación con Dios en la tierra determina el tipo de relación que tendrás en la eternidad.

¿Por qué la vida es más que vivir un momento, el aquí y el ahora?  ¿Qué es la vida entonces?  Es una preparación para la eternidad.   Si es así, ¿Qué debe comenzar a hacer?

¿Qué pasa cuando se vive a la luz de los principios de la eternidad? ¿Cómo las cosas comienzan a cambiar cuando vivimos, pensamos y hacemos las cosas bajo la perspectiva de la eternidad?  Se hace buen uso del dinero, tiempo, relaciones, prioridades… Fil. 3:7.

La muerte física no es el fin sino el comienzo de una eternidad, de sufrimiento o de felicidad, según la decisión que hayas tomado en la tierra. ¿Cómo será la eternidad con Dios? 1 Co. 2:9, Mt 25:34. ¿En qué momentos, las personas piensan en la eternidad?  Heb. 13:14, 2 Co. 5:6

¿Qué cosas necesito dejar de hacer y qué cosas debo comenzar a hacer a partir del entendimiento de que debo prepararme para la vida eternal que pasare con mi Cristo?

Matthew Henry escribió: “La responsabilidad de cada día debiera ser prepararnos para nuestro día final”, ¿Está preparado para la eternidad con Cristo?

 

Obligaciones en nuestra relación con Dios

Luis Gomez

Col. 4:2-6,12

Introducción

¿Cuál es una dieta balanceada para tener una buena salud? ¿Cuál es la dieta de un cristiano para mantener salud espiritual para una fresca relación con Dios?

  1. Alimentarnos de su Palabra (3:16-17) (Es el pan espiritual)

El v.16 dice: “La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría”.   Cuando una persona se convierte a Cristo y decide poner como prioridad el leer y estudiar la Biblia, el fruto llegará de manera espontánea.

  1. 1. La palabra de Cristo nos orienta, nos guía, nos enseña y unos a otros podemos enseñar con el ejemplo, la vida y la Palabra. La palabra nos exhorta, corrige, consuela, y nos prepara para que podamos orientar, aconsejar, y exhortar a otros en tiempos de crisis.                                                                                                               1.2. Cuando estamos llenos (controlados) por la palabra de Dios, nuestra vida es de constante agradecimiento a Dios, le cantamos, le oramos, y somos de bendición a los demás. La palabra de Dios nos ayuda a saber hablar, usar mejor la lengua. Cuando esta palabra nos controla, estamos satisfechos en todo lo que hacemos, tenemos y pensamos.
  2. 3. El v.17 Para que abunde la Palabra de Dios debemos hacer algo, Dt. 28:1 “Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardarla y ponerla por obra, “.    ¿Por qué es necesario oír la Palabra atentamente?  1) Porque es la Palabra de Dios.   2) La Palabra de Dios es vida y sostén (Jn. 15:15, Salmo 19, Josué 1:7-9). 3) Porque en la Palabra de Dios se determina nuestro destino (Salmo 1; Juan 5:39).   Así que, si quiere abundar en la Palabra de Dios, debe oírla para obedecerla, leerla para conocerla, memorizarla para recordarla, estudiarla para disfrutarla, obedecerla para compartirla.

           Aplicación:  Para conocer a Dios se debe leer la Biblia, y para recordarla se debe memorizar, y para enseñarla se debe obedecer o vivir primero.    Haga un plan de lectura.

  1. Perseverar en la Oración (4:2-4) (es la respiración espiritual)

San Pablo ha presentado varias obligaciones sobre la vida cristiana desde el cap. 3: sobre el deber dentro del matrimonio, en el trabajo, y en la iglesia.  Hoy nos habla acerca de la relación personal con Dios.  El escritor inglés, John Stott, en su libro “Los problemas del liderazgo cristiano”, pg. 24-32 cataloga a esta relación con Dios como una disciplina descuidada.   Muy poco pasamos a solas con Dios.

Dan y Cindy Hansen en su libro “Devocionales para grupos juveniles en camino”, pg.53 hacen un fuerte llamado a hacer un balance basados entre lo importante y lo urgente en Lucas 10:38-42 donde María escoge la parte más importante que es “estar cerca de Jesús”, escuchar su palabra, mientras que Martha escoge lo urgente que es darle de comer a Jesús.   Dan y Cindy nos hacen las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo está el balance entre la lectura de la Biblia y el mirar la televisión?
  • ¿Cómo está el balance entre el tiempo que pasa hablando con Dios y el tiempo que pasa hablando con sus amigos por el celular?

*  ¿Cómo está el balance entre el tiempo invertido en la iglesia y el tiempo que pasa con su familia?

Aplicación:  El estar con Dios y perseverar en oración no solo fortalece la relación con Dios, sino que tenemos la oportunidad de orar por la familia, la iglesia y los necesitados.

2.1.“Perseverar en la oración” (4:2) es incorporar en nuestro menú diario una buena dosis de oración para estar fuertes espiritualmente.    1 Tes. 5:17 dice: “Orad sin cesar” y Fil. 4:6 “Por nada estéis afanados, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración, ruego y acciones de gracia”. El verbo “perseverar” es un participio presente, implica una acción continua, como un hábito espiritual.    La misma palabra “perseverar” implica que esto no será fácil, requiere esfuerzo, y vigilar que las oraciones están acompañadas de   acciones de gracias.

2.2. El v. 3 Cuando ya es un hábito, nos permite orar por otros. Todos necesitamos orar unos por otros, y Pablo confiesa que necesita el apoyo de todos en oración para cumplir el ministerio. La oración de fe y persistencia ayudará a Pablo a saber hablar aun estando en la cárcel.    La iglesia que ora es fuerte, invencible, triunfante y crece integralmente.  Una familia que aprende a orar, que vive perseverando en la oración, le dará solidez y triunfos.

            Aplicación:  El propósito de insistir en la oración es para que se convierta en un hábito o disciplina espiritual.   ¿Cuánto estoy perseverando en la oración?

  1. Andad sabiamente (4:5-6) (Fe en acción: obediencia)

Una persona que cada día se alimenta de la Palabra de Dios y mantiene una estrecha relación con Dios por medio de la oración, con seguridad sabrá como conducirse.

3.2. La palabra “andad” puede traducirse como “vivid” “conducirse” “comportarse” y el adjetivo que califica el andar es “sabiamente”.   1:7 dice que el principio de la sabiduría es el temor de Jehová.   Si nos conducimos bajo el temor de Jehová, él dirigirá nuestros pasos, nuestro caminar.    “El ángel de Jehová acampa alrededor de los que te temen y los defiende”. Hay otros textos en Proverbios que hablan sobre el andar, 3:35 “los sabios heredaran honra” 4:7 “sobre todas las cosas, adquiere sabiduría”, 9:6 “andad por el camino de la inteligencia”, 10:1 “el hijo sabio alegra al padre”, 13:1 “el hijo sabio recibe el consejo del padre”, 16:16 “mejor es adquirir sabiduría que oro preciado, adquirir inteligencia vale más que la plata”.

La verdadera sabiduría no es la cualidad de un inteligente como virtud natural, sino que es la que se recibe cuando reconoce a Jesucristo como su Salvador (Prov. 1:7; Stg. 1:5-6. 2) Es la capacidad sobrenatural que se tiene de Dios para tomar las mejores decisiones, hacer las mejores acciones y actuar de tal manera que Dios es honrado.

3.2. Maneras de evaluar el buen comportamiento: 1) En la forma que hablamos, reaccionamos, respondemos y actuamos. (v.4).   El reto está en hacer aquellas cosas que no son agradables, no nos gustan, pero que son las que Dios quiere que hagamos. Ser buen cristiano entre los cristianos, ser buen amigo entre los amigos, saludar a quienes nos saludan, felicitar a quienes nos elogian, no tiene mayor mérito ni exigencia.  El auténtico reto está en ser buenos cristianos delante de quienes se burlan de nosotros, quienes nos critican por todo, ante quienes nos insultan, nos rechazan y nos provocan.

2) En la forma que usamos el tiempo. (v.5).  “redimiendo el tiempo”, redimir, usar, aprovechar, optimizar bien el tiempo se relaciona con administrar, usarlo de buena manera, “rescatarlo aun cuando ya parece perdido”.  Usar bien el tiempo es cuando nos alcanza para todo sin dejar de cumplir todas nuestras obligaciones bajo un orden de prioridad.   Desperdiciar el tiempo es cuando hacemos cosas que no tienen retribución espiritual o eterna. Según Pablo en Efesios 5:16-17, quien lo usa de esta manera es insensato, mientras que Salomón en Prov. 9:6 les llama “peti” necios, simples, o insensatos.

         3) Finalmente, el andar sabio es demostrado en la forma que hablamos (v.6).    “sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis como debéis responder a cada uno”.   Un lenguaje adecuado, honesto porque es sencillo, sabio porque piensa antes de hablar, espiritual porque deja que el Espíritu lo guie e ilumine las palabras a decir y bíblico porque se apoya en la Biblia para hablar. Que sus palabras edifiquen, animen, den gracia, respeto, motivación, honestas, sinceras y orientadoras.

Conclusión

Si cada cristiano acepta el reto de orar como un hábito espiritual, la iglesia será bendecida. Cuando la Palabra de Dios abunda en cada corazón, y es controlado por el Espíritu Santo bendecirá a los demás cada vez que hable.

El reto hoy es: Lea la Palabra y ore a Dios cada día para mantener una relación fresca con Dios; así podrá tener un comportamiento sabio, bíblico y espiritual como corresponde a un hijo de Dios.

Obligaciones en nuestra relación con Dios

Luis Gomez

Col. 4:2-6,12

Introducción

¿Cuál es una dieta balanceada para tener una buena salud? ¿Cuál es la dieta de un cristiano para mantener salud espiritual por medio de una fresca relación con Dios?

  1. Alimentarnos de su Palabra (3:16-17) (Es el pan espiritual)

El v.16 dice: “La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría”.   Cuando una persona se convierte a Cristo y decide poner como prioridad el leer y estudiar la Biblia para que abunde en su corazón, el fruto llegara de manera espontánea.   La palabra de Cristo nos orienta, nos guía, nos enseña y unos a otros podemos enseñar con el ejemplo, la vida y la Palabra. La palabra nos exhorta, nos corrige, nos consuela, y nos prepara para que podamos orientarnos, aconsejarnos, exhortarnos, y orientarnos unos a otros en tiempos de crisis.

Cuando estamos llenos (controlados) por la palabra de Dios, nuestra vida es de constante agradecimiento a Dios, le cantamos, le oramos, y somos de bendición a los demás. La palabra de Dios nos ayuda a saber hablar, usar mejor la lengua.  Cuando esta palabra nos controla, estamos satisfechos en todo lo que hacemos, tenemos y pensamos.

El v.17 Para que abunde la Palabra de Dios debemos hacer algo, Deuteronomio 28:1 “Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardarla y ponerla por obra, “.    ¿Por qué es necesario oír la Palabra atentamente?  1) Porque es la Palabra de Dios.   2) La palabra de Dios es vida y sostén (Jn. 15:15, salmo 19, Josué 1:7-9). 3) Porque en la Palabra de Dios se determina nuestro destino (Salmo 1; Juan 5:39).   Así que, si quiere abundar en la Palabra de Dios, debe oírla para obedecerla, leerla para conocerla, memorizarla para recordarla, estudiarla para disfrutarla, obedecerla para compartirla.

2. Perseverar en la Oración (4:2-4) (es la respiración espiritual)

Desde el capítulo 3, San Pablo ha presentado varias obligaciones que tiene la vida cristiana.  Nos ha hablado sobre el deber dentro del matrimonio, en el trabajo, y en la iglesia.  En esta séptima obligación, nos habla acerca de la relación personal con Dios.  El escritor inglés, John Stott, en su libro “Los problemas del liderazgo cristiano”, pg. 24-32 cataloga a esta relación con Dios como una disciplina descuidada.   Muy poco pasamos a solas con Dios.   Si no hacemos un balance entre lo que queremos hacer y lo que no pudimos hacer, entre el afán y la ocupación, que nos estamos aniquilando a nosotros mismos; el balance consiste en pasar tiempo con Dios.  Necesitamos hacer un alto a nuestra vida para pensar, meditar, y reflexionar en Dios, su amor, provisión, grandeza, poder, soberanía, sus obras y sus promesas.

Dan y Cindy Hansen en su libro “Devocionales para grupos juveniles en camino”, pg.53 hacen un fuerte llamado a hacer un balance basados en Lucas 10:38-42 donde María escoge la parte mas importante que es estar cerca de Jesús, escuchar su palabra, mientras que Martha escoge lo urgente que es darle de comer a Jesús.   Dan y Cindy nos hacen las siguientes preguntas:

1) ¿Cómo está el balance entre la lectura de la Biblia y el mirar la televisión?

2) ¿Cómo está el balance entre el tiempo que pasa hablando con Dios y el tiempo que pasa hablando con sus amigos por el celular?

3) ¿Cómo está el balance entre el tiempo invertido en la iglesia y el tiempo que pasa con su familia?

Aplicación:  El estar con Dios, perseverar en una vida de oración, el orar por toda su familia, la iglesia, los necesitados, es importante

“Perseverar en la oración” (4:2) es incorporar en nuestro menú diario una buena dosis de oración para estar fuertes espiritualmente.    1 Tes. 5:17 dice: “Orad sin cesar” y Fil. 4:6 “Por nada estéis afanados, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración, ruego y acciones de gracia”.    El verbo “perseverar” es un participio presente, implica una acción que se hace continuamente, como un hábito espiritual.    La misma palabra “perseverar” implica que esto no será fácil, requiere esfuerzo, y vigilar que las oraciones están acompañadas de   acciones de gracias.

El v. 3 nos exhorta a orar por otros, en este caso por los siervos, misioneros, pastores, predicadores, maestros en Biblia de todo el mundo para que se abran puertas grandes, oportunidades para hablar con valor, energía, autoridad, y elocuencia.     Todos necesitamos orar los unos por los otros, y Pablo confiesa que necesita el apoyo de todos en oración para cumplir el ministerio.    La oración de fe y persistente es la ayudara a Pablo para saber hablar aun estando en la cárcel.    La iglesia que ora es fuerte, invencible, triunfante y crece integralmente.  Una familia que aprende a orar, que vive perseverando en la oración, le dará solidez y triunfos.  Acerca de la oración, nadie es campeón, todos somos aprendices.

           Aplicación:  El propósito de insistir en la oración es hasta que esta llegue a ser un habito o disciplina espiritual.   ¿Cuánto estoy perseverando en la oración?

  1. Andad sabiamente (4:5-6) (Fe puesta en acción: obediencia)

La última obligación que nos da el apóstol Pablo está en estos versículos.   Es el resultado de tener una vida que se alimenta de la Palabra y de la oración.  Una persona que cada día se alimenta de la Palabra de Dios y mantiene una estrecha relación con Dios por medio de la oración, con seguridad sabrá como conducirse.

La palabra “andad” puede traducirse como “vivid” “conducirse” “comportarse” y el adjetivo que califica el andar es “sabiamente”.   Prov. 1:7 dice que el principio de la sabiduría es el temor de Jehová.   Quiere decir entonces que, si nos conducimos bajo el temor de Jehová, él dirigirá nuestros pasos, nuestro caminar.    “El ángel de Jehová acampa alrededor de los que te temen y los defiende”. Hay otros textos en Proverbios que hablan sobre el andar, 3:35 “los sabios heredaran honra” 4:7 “sobre todas las cosas, adquiere sabiduría”, 9:6 “andad por el camino de la inteligencia”, 10:1 “el hijo sabio alegra al padre”, 13:1 “el hijo sabio recibe el consejo del padre”, 16:16 “mejor es adquirir sabiduría que oro preciado, adquirir inteligencia vale más que la plata”.

¿Qué es ser y vivir como sabio?  1) La verdadera sabiduría no es la cualidad de un inteligente como virtud natural, sino que es la que se recibe cuando reconoce a Jesucristo como su Salvador (Prov. 1:7; Stg. 1:5-6. 2) Es la capacidad sobrenatural que se tiene de Dios para tomar las mejores decisiones, para hacer las mejores acciones y para actuar de tal manera que Dios es honrado.   Todo lo que se siente, piensa y se hace o se dice honra a Dios y se hace en el nombre de Cristo, basado en la Biblia.

Tres maneras de evaluar el buen comportamiento:  1) En la forma que hablamos, reaccionamos, respondemos y actuamos. (v.4).   El reto está en hacer aquellas cosas que no son agradables, no nos gustan por estar en contra de lo que somos, pero que son las cosas que Dios quiere que hagamos. El andar sabiamente es tener un comportamiento recto, un testimonio con los de adentro y con los de afuera.   Ser buen cristiano entre los cristianos, ser buen amigo entre los amigos, saludar a quienes nos saludan, felicitar a quienes nos elogian, no tiene mayor mérito ni exigencia.  El auténtico reto está en ser buenos cristianos delante de quienes se burlan de nosotros, quienes nos critican por todo, ante quienes nos insultan, nos rechazan y nos provocan.

2) En la forma que usamos el tiempo. (v.5).   La palabra “redimiendo el tiempo”, redimir, usar, aprovechar, optimizar bien el tiempo se relaciona con administrar, implica, saberlo usar, administrarlo de buena manera, “rescatarlo aun cuando ya parece perdido”.  Usar bien el tiempo es cuando nos alcanza para todo sin dejar de cumplir todas nuestras obligaciones bajo un orden de prioridad.   Desperdiciar el tiempo es cuando hacemos cosas que no tienen retribución espiritual o eterna. Según Pablo en Efesios 5:16-17, quien lo usa de esta manera es insensato, mientras que Salomón en Prov. 9:6 les llama “peti” necios, simples, o insensatos.  Úsemelo para buenas cosas que agraden a Dios.

         3) Finalmente, el andar sabio es demostrado en la forma que hablamos (v.6).  Es tener un lenguaje que edifique.  ¿Cómo dice el versículo?  “sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis como debéis responder a cada uno”.   Tiene que ver con un lenguaje adecuado, como corresponde a un hijo de Dios, honesto, limpio, sin malicia, bíblico, sabio, y espiritual.  Honesto porque es sencillo, sabio porque piensa antes de hablar, espiritual porque deja que el Espíritu lo guíe e ilumine las palabras a decir y bíblico porque se apoya en la Biblia para hablar. Busca que sus palabras edifiquen, animen, sazonadas con amor, gracia, respeto, motivación, no ofensivas, honestas, sinceras y orientadoras.

Conclusión

Si cada cristiano acepta el reto de hacer de la oración un habito espiritual y la práctica con seguridad, la iglesia será bendecida en todo sentido.   Cuando la Palabra de Dios abunda en nuestros corazones, cuando estamos controlados por el Espíritu Santo y desarrollamos sabiduría divina; en todo momento, en cada circunstancia, ante toda persona y para cada necesidad; nuestra palabra siembre será de bendición.

El reto para poner en acción: aliméntese  con de la Palabra y la oración cada día para mantener una relación fresca con Dios; pues esto le permitirá tener un comportamiento sabio, bíblico y espiritual como corresponde a un hijo de Dios.